Liberbank apremia el plan para erradicar dudas cuando CNMV levante los cortos

La entidad busca completar la mega ampliación de 500 millones y la venta de la cartera de 800 millones que se disputan KKR y Bain Capital antes de noviembre.

La colocación de títulos arrancará formalmente al día siguiente de su aprobación en la junta de accionistas el próximo día 9.

La CNMV suspende la cotización de Liberbank

Extirpar de raíz las dudas o, al menos, dejar sin argumentos a los inversores especuladores es la máxima con la que trabaja Liberbank de cara al momento en el que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) retire la restricción sobre las posiciones bajistas. Sus cartas: imprimir máximo ritmo a la mega ampliación de capital de 500 millones de euros y en la adjudicación de la cartera de 800 millones en activos inmobiliarios. El objetivo: completarlos ambos antes de noviembre.

El calendario es frenético para ambas decisiones. La operación de capital arrancará previsiblemente al día siguiente de que la junta de accionistas, convocada para el próximo día 9 de octubre, la apruebe, con el inicio de la negociación de los derechos y pasado el preceptivo plazo de quince días y con el precio fijado, llegará la suscripción.

En paralelo o, incluso antes, adjudicará la cartera inmobiliaria por la que pugnan Bain y KKR. La entidad contrató a Alantra para colocar 1.200 millones y, tras la pertinente prospección de mercado, ajustó a los 800 millones actualmente en el escaparate, cifra que coincide con la que el banco se comprometió a sacar del balance antes de sellar el ejercicio. A final de este mismo mes de septiembre recibirá las ofertas vinculantes y la concesión se llevará poco tiempo después.

Su cierre trasladará un mensaje de decisión en la estrategia de acelerar la desinversión en el ladrillo, cuando la CNMV desproteja la cotización -su prórroga al veto en las posiciones bajistas sobre el título se extenderá hasta que Liberbank haya completado el refuerzo del capital hacia finales de octubre-.Especulaciones sobre su futuro

Al banco le sobrevuelan intensos rumores sobre una eventual operación corporativa, que la prórroga de CNMV ha avivado, si cabe, transmitiendo cierta percepción de fragilidad en la entidad. Su paraguas le permitirá, no obstante, ejecutar la ampliación sin riesgo de que un ataque especulativo derrumbe la cotización convirtiendo en inviable la transacción. Y en la entidad confían que en la sesión siguiente a ese día ‘D’, se disuelvan o minimicen los argumentos bajistas.

La estabilidad de la cotización es clave porque el proyecto es captar 500 millones y la capitalización del banco ronda ahora los 774 millones, después de descenso acusado por la cotización anticipando la dilución de precio que traerá la operación. Cuando menos capitalice mayor será el esfuerzo, en términos de dilución accionarial, que deberá acometer para levantar los recursos. Y, puesto que se trata de un valor con poca liquidez, por su estrecho free float, las posiciones especulativas son susceptibles de mover la cotización.

El ‘núcleo duro’ se ha comprometido con la operación. El fondo Oceanwood Capital, el inversor mexicano Ernesto Tinajero (a través de la sociedad Aivilo Spain) y Masaveu, dueños del 25% del capital suscribirán su cuota en la operación. Y la Fundación bancaria buscará minimizar la dilución de su 43,8% sin gastar dinero -venderá títulos y los derechos para recomprar después acciones de nueva emisión-.

Con la operación llevará el capital fully loaded, el más exigente, al 11,6% con cifras de junio. Se refuerza para subir la provisiones en el ladrillo, sin sufrir sustos en materia de solvencia, y aplicar un plan más ambicioso en la reducción de los activos dañados. Quiere reducir la morosidad desde el 11,3% al 9% este año y al 3,5% en 2019.

Ahora en portada

Comentarios