Lunes, 06.04.2020 - 01:45 h

Mahou asume una hucha de 18 millones para afrontar sus disputas con Hacienda

Lleva una década enfrentada con el Fisco por el pago de impuestos. Ahora mantiene abiertos a inspección los ejercicios comprendidos entre 2012 y 2016.

El grupo cervecero cerró el último año con un beneficio neto de 134 millones de euros, un 6% menos que en 2015, pese a que sus ventas repuntaron hasta los 1.220 millones.

Botella de Mahou.

Es una historia que viene de lejos. Hace más de una década, Hacienda abrió actas a Mahou por valor de 121 millones de euros porque no estaba de acuerdo con la cervecera en su interpretación fiscal. Desde entonces, esa disparidad de criterios ha vivido mil batallas. Pagos al Fisco, recursos ante la Audiencia Nacional, ante el Tribunal Supremo y, de nuevo, ejercicios abiertos a inspección fiscal.

La compañía dueña de Mahou, San Miguel, Alhambra y Solán de Cabras, entre otras marcas, explica en su memoria del ejercicio 2016 que tiene abiertos a inspección fiscal los ejercicios comprendidos entre 2012 y 2015, en relación con el Impuesto sobre Sociedades. A ellos, se suman los ejercicios que abarcan entre 2013 y 2016, en referencia a diferentes gravámenes como el IVA o los Impuestos Especiales sobre el alcohol.

Para hacer frente a posibles pagos al fisco, la empresa mantiene provisiones por importe de 18,2 millones de euros, relacionadas con riesgos y responsabilidades. Es una cifra inferior a la que tenía hace un año, cuando esas provisiones superaban los 21 millones.Riesgos interpretativos

La cervecera explica que esa ‘hucha’ incluye “provisiones fundamentalmente para hacer frente a contingencias probables o ciertas, en relación con resoluciones de actuaciones recurridas por Mahou”, según detalla en la memoria que ha remitido al Registro Mercantil. “Cada año, por prudencia valorativa, se contingentan los riesgos interpretativos y, en el caso de que se produzca disconformidad, esperamos que los tribunales sigan dando la razón a nuestra compañía. Esas contingencias son las que recogen nuestras cuentas”, señala un portavoz de la empresa.

¿Cómo está ahora la situación de Mahou con Hacienda? La compañía detalla en su memoria que, en marzo de 2013, se le notificó la inspección sobre varios impuestos de los cinco ejercicios anteriores, relativas a Mahou y a San Miguel. Esta última sociedad, la que da nombre a una de sus principales marcas, fue absorbida por la propia Mahou en el ejercicio 2010.

Desde entonces, hay varios procesos que van en paralelo (por ejemplo, en 2014 tuvo que abonar al fisco actas por importe total de de 17,1 millones de euros) y que aún están pendientes de recurso. En el caso de la antigua sociedad Mahou, está a la espera de saber el resultado de sus apelaciones ante el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), por su impuesto sobre Sociedades; y de la Audiencia Nacional (por el IVA).

Con San Miguel, otro tanto. Uno de esos procesos, sobre su Impuesto sobre Sociedades, está recurrido ante el TEAC. Otros dos están centrados en los Impuestos Especiales, los que soporta el alcohol. Ahí, la Audiencia Nacional falló a su favor en relación a actas firmadas en disconformidad por importe de 8,1 millones de euros. “Con fecha de 22 de Junio de 2016 se recibió fallo favorable de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo inadmitiencio el recurso de casación interpuesto por el abogado del Estado y condenando a costas a la Administración, refutando el fallo de la Audiencia Nacional sobre la anulación de las actas incoadas”, detalla Mahou en su memoria.

Y hay una tercera vía aún abierta. La inspección sobre los Impuestos Especiales de San Miguel entre 2011 y 2012 que “finalizaron en abril de 2015 con la firma en disconformidad (...) que asciende a la cantidad de 2,8 millones de euros de cuota y 450.000 euros en concepto de intereses”. La cervecera los pagó y ha vuelto a interponer recurso ante el TEAC, del que aún no hay decisión.Discrepancias

“Como cualquier gran empresa, estamos sometidos a actuaciones de inspección y comprobación de forma periódica y, como consecuencia de ello, puedan llegar a producirse en algún caso actas en disconformidad, en las que nuestra compañía y los equipos de inspección discrepen únicamente por criterios interpretativos de la norma y ambos deban de ser arbitrados por instancias superiores.”, argumenta la empresa. En 2016, Mahou pagó por Impuesto de Sociedades 49,5 millones de euros. Un año antes fueron 51,6 millones.

Al margen de sus temas fiscales. Mahou detalla cómo le va el negocio. Las ventas bien, sobre todo en España, pero el beneficio se ha resentido. En 2016, el grupo de bebidas incrementó su volumen de ingresos un 3,6%, hasta 1.220,5 millones de euros. Sin embargo, el beneficio se recortó un 6,1%, hasta 134,9 millones debido a un cambio de criterio contable en la amortización de los fondos de comercio.

Para este año, prudencia. Mahou está intentando llevar sus ventas ante un segmento de valor añadido, habla de “premiunización”. “Haremos fuertes inversiones en el mercado con visión de largo plazo, motivo por el cual no esperamos una mejoría en los resultados de este ejercicio”, reconoce en su memoria.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING