Pros y contras de Madrid y Barcelona para aprovechar el 'Brexit' de la City

Madrid ofrece dos millones de metros cuadrados para nuevas oficinas, pero la oferta de alta calidad es muy limitada. Ha apostado por incentivos fiscales y tiene tradición financiera.

'The New York Times' apuesta por la calidad de vida de Barcelona. No tiene tradición financiera, pero si oficinas baratas en el centro y centros educativos británicos de alto nivel.

Pros y contras de Madrid y Barcelona para aprovechar el 'Brexit' de la City

El banco estadounidense Citibank, con más de 3.300 oficinas en el mundo, ha decidido trasladar parte de las operaciones de banca de inversión que desarrolla en Londres a otra a capital europea, que todavía está por decidir.

El paso de la entidad, que podría ser de mayor envergadura, supone una respuesta contundente a la salida del Reino Unido de la Unión Europea y se une al de otras grandes entidades y multinacionales que ya han anunciado su intención de reubicar sus negocios.

UBS reconocía recientemente que estaba valorando trasladar su sede de Londres a Fráncfort o a Madrid y todo apunta que, finalmente, se decantará por la capital española para ubicar su principal centro de banca de inversión en la Unión Europea (UE) y trasladar allí a 300 banqueros de inversión y expertos en mercados que ahora trabajan en la City.

Te puede interesar: Theresa May intenta calmar a una banca... que inicia su propio Brexit

Mientras, agencias como Lloyds, JP Morgan y Bank of America ya han decidido trasladar parte de sus efectivos al continente e, incluso, mover algunas unidades de vuelta a Nueva York y Goldman Sachs ya ha anunciado que 1.000 de sus empleados pasarán de Londres a Fráncfort.

Ninguna gran capital europea está dispuesta a dejar escapar el botín que supone ubicar a los principales bancos, empresas y agencias que ahora están en la capital británica. Tampoco quieren dejar ir esta oportunidad Madrid y Barcelona, dos ciudades que parten con posibilidades y atractivos suficiente para captar parte de este millonario negocio.

La industria financiera de Reino Unido emplea a 1,1 millones de personas y genera ingresos anuales que superan los 230.000 millones de euros, según un informe de Oliver Wyman. Para el Reino Unido, la City supone un 3% del PIB y cerca de un 12% de todos los impuestos recaudados. El centro financiero acoge más de 250 bancos internacionales, que dan trabajo a casi 300.000 personas.

La City representa el 36% de la industria financiera de la Unión Europea y Londres es responsable del 60% de las transacciones financieras internacionales de los 27 y por esta razón todos los dirigentes europeos trabajan por atraer a estas compañías y Londres para mantenerlas con menos impuestos.

¿Pero quién tiene más posibilidades? ¿Tienen Madrid y Barcelona las condiciones necesarias? ¿Qué capital española ofrece más?

Fráncfort, París, Dublín, Ámsterdam, Milán, Luxemburgo, Barcelona o Madrid, junto con otras capitales europeas con menos posibilidades, tratan de convertirse en la nueva City y ser el emplazamiento de algunas de las instituciones europeas que estaban en el Reino Unido. 

Sin embargo, todo parece apuntar que, a partir de ahora, no habrá una sola City, sino varias. Las empresas y negocios se irán repartiendo y ubicando en los lugares que consideren más atractivos para su especialidad.

Dublín, que cuenta con escasa oferta de inmuebles para asumir un número grande de empresas, ya acoge proporcionalmente un número importante de empresas financieras, tecnológicas y, sobre todo, aseguradoras. Es posible que el idioma logre atraer a compañías estadounidenses.

La capital irlandesa tiene a su favor uno de los Impuestos de Sociedades más bajos de la Unión Europea. Una táctica que ha derivado en un toque de atención por parte de las autoridades comunitarias. Es conocido el caso de Apple, que logró tributar 0,005 en 2014 gracias a las concesiones fiscales concedidas por el fisco irlandés. Por su parte, Irlanda no se ha mostrado favorable a reformar sus tasas impositivas, ya que supondría espantar a las empresas que tienen su sede allí. Cercanía, idioma y bajas cargas impositivas están del lado de Dublín.

Mientras, París y Fráncfort trabajan para recibir empresas de finanzas y tecnológicas. La ciudad alemana se posiciona como la capital financiera de Alemania y parte como la mejor colocada para atraer a los bancos de inversión que decidan irse de la City. A favor de Fráncfort está el simbolismo que aporta la sede del Banco Central Europeo (BCE), ya que se encuentra en la ciudad teutona. 

En España, tanto Madrid como Barcelona están en disposición de competir en regulación financiera, ofrecen interesantes incentivos y tienen inmuebles pensados para oficinas con precios muy asequibles. Además, destacan en capacidad logística, sus aeropuertos están más que preparados para trasladar a millones de pasajeros y, como no, presentan la mejor oferta de clima y ocio.

"Madrid y Barcelona serían dos de las ciudades del mundo que resultarían beneficiadas cuando Londres deje de ser una megacapital financiera", asegura Ramón Alfonso Mata, profesor de Economía mundial y española de la Universitat Abat Oliba CEU, mencionando un reciente informe de PriceWaterhouseCoopers.

Señala que Fráncfort y París parten con ventaja con respecto al resto de las ciudades europeas, ya que tienen "cierta capitalidad financiera", sobre todo la primera, y básicamente porque están más en el centro de Europa.

"Madrid y Barcelona tienen como factores a favor que España tiene la infraestructura y la capacidad necesaria para recibir este tipo de inversiones, negocios e instituciones", asegura.

Destaca que otros factores a favor de Madrid y Barcelona son que las dos tienen suficiente desarrollo inmobiliario para ofrecer oficinas y el adecuado desarrollo tecnológico. Además ambas tienen aeropuertos de gran capacidad y estaciones de ferrocarril bien ubicadas. "Básicamente tienen la infraestructura necesaria para recibir a estas empresas", señala el profesor, que destaca que Madrid y Barcelona tienen también a su favor el transporte público, que brinda la posibilidad de desplazarse rápidamente por la ciudad.

Alfonso Mata advierte que un factor que podría jugar a favor de las dos ciudades españoles será la voluntad del Gobierno para recibir este tipo de inversion. "Alemania lo ha hecho y se ha comprometido a ofrecer recursos y París lo hará, tras las elecciones. En el caso de España, faltaría brindar ese compromiso y evitar que ubicarse sea un calvario burocrático", concluye.A favor de Madrid

Al detalle, pese a que muchas de las propuestas de Madrid y Barcelona son similares, no están en disposición en ofrecer exactamente lo mismo y cada una tiene sus defensores y sus detractores. 

Madrid podría convertirse en el destino para los fondos y las empresas que tienen la mirada puesta en el mercado latinoamericano y por la capital española ha apostado JP Morgan.

La Comunidad de Madrid tiene la menor carga impositiva de toda España para los ciudadanos (IRPF, Sucesiones y Donaciones, Patrimonio, ITP y AJD), según destacan los responsables del Gobierno autonómico.

JP Morgan ha considerado Madrid el lugar idóneo para establecer la City en la UE. El analista senior de la firma Kian Abouhossein destacaba recientemente los atractivos de la capital española, a la que situaba por delante de otros ciudades hipotéticamente favoritas,

Sin embargo, la firma estadounidense aseguraba que debía considerar numerosas variables para tomar las relación definitiva, aunque destacaba un factor muy favorable para Madrid: las oficinas vacantes.

Mientras París tiene un 7% de oficinas vacantes y Fráncfort un 12%, en Madrid este ratio se eleva a más de 15%, según datos de la consultora inmobiliaria CBRE, un porcentaje muy similar al de Barcelona.

Te puede interesar: Así afecta el 'Brexit' a las empresas españolas que invirtieron en Reino Unido

Sin embargo, otros informes destacan que hay pocas oficinas de la calidad necesarias y que en el centro de Madrid no existe oferta suficiente. Así, según la consultora JLL, sólo el 11,6% de los edi­fi­cios del centro de Madrid cum­plen los re­qui­sitos para al­bergar a los grandes bancos y empresas in­ter­na­cio­na­les. El stock total de oficinas de Madrid se eleva a 18 millones de metros cuadrados y hay más de dos millones de metros cuadrados desocupados en la capital, de los que sólo el 8% es de alta calidad, según la citada consultora.

En Madrid, la ma­yoría de las ofi­cinas de má­xima ca­lidad aptas para al­bergar a un gran banco in­ter­na­cional se si­túan entre el Paseo de la Castellana y la Estación de Chamartín, pero muchas podrían requerir reformas estructurales.

La capital madrileña también destaca en el precio de los alquileres. El precio de las oficinas de Madrid es mucho más competitivo que el de sus homólogos europeos.

Durante los dos próximos años, la mayor parte de desarrollos de nuevas oficinas se llevará a cabo en la capital de España, que acapara el 65% del total, con 239.579 metros cuadrados, según Aguirre Newman. Esta cifra es prácticamente el doble de la que se maneja para Barcelona, donde se proyectan 128.550 metros cuadrados en los próximos 24 meses.

Además, Madrid acoge el quinto aeropuerto con más actividad de Europa, capaz de responder a los picos de actividad en casi cualquier época del año. Por delante de él se encuentran Heathrow (Londres), De Gaulle (París), Frankfurt Main (Fráncfort) y Schiphol (Ámsterdam).

Te puede interesar: ¡Brexisitiremos! El adiós de UK puede ser una oportunidad para el futuro del euro

Por su parte, el economista Daniel Lacalle, que tendrá como misión atraer a empresas de la City para que se ubiquen en Madrid e intentar convertir a la capital española en el nuevo centro financiero europeo, admitía en una reciente entrevista en El Español que muchas de las empresas y fondos que están ahora en Londres "querrán seguir teniendo una pata en Europa, pero sin abandonar sus oficinas en la City"

Aseguraba que desde el punto de vista fiscal Madrid compite bien con otras ciudades europeas, aunque no con Londres, ya que ofrece mejores condiciones en cuanto a los tributos de Sociedades. Pese a todo, destacaba que Madrid supera a la City en relación al impuesto sobre la renta, lo que supone un atractivo fiscal para los profesionales que quieran venir a Madrid.

Como aspecto negativo, pero mejorable, es que en la actualidad "tienen que superar una burocracia kafkiana" para instalarse aquí.

Nieves Carmona, profesora de la Universidad Francisco de Vitoria, señala que muchas entidades, sobre todo las que tienen que ver con banca de inversión, se van a ver obligadas a traladar parte de sus activos, pero en principio Madrid y Barcelona no se encuentran entre las más atractivas para ubicar a las empresas que dejen la City.

Carmona asegura que vengan a España o se vayan a otro país va a depender de las ventajas fiscales que ofrezcan los gobiernos y, en este sentido, destaca que Madrid coge ventaja frente a Barcelona.

"La Comunidad de Madrid ya ha creado un oficina específica dirigida por el economista Daniel Lacalle y una de las propuestas esta oficina es reducir el tipo marginal máximo en el IRPF para directivos y profesionales con alta cualificación", destaca.

"Mientras Barcelona presenta una ventaja frente a Madrid que aparece en una lista de una consultora de bancas como una de las más atractivas en lo referente a calidad de vida. Y una de las cosas que se señala que hay un número muy elevado de colegios británicos de alto nivel", asegura Carmona.

Además, asegura que uno de los aspectos negativos es todo lo que tiene que ver con el independentismo y con la salida de empresas españolas de Cataluña. "Un factor que a la hora de decidirse puede echar para atrás a más de una empresa de la City", advierte.A favor de Barcelona

Altos cargos de la Generalitat de Cataluña, también sucede en Madrid, buscan que un buen número de empresas de la City se ubiquen en la Ciudad Condal. Los precios de las oficinas son un gran atractivo y son ocho veces más baratos que los de Londres. Otra ventaja, además de un precio de la vivienda y oficinas muy asequible, es una amplia oferta de escuelas y centros educativos británicos de alto nivel y un aeropuerto a 15 minutos del centro de la ciudad.

También The New York Times apostaba a mediados del año pasado por Barcelona y dejaba fuera de la competición a Madrid. En una información, basada en encuestas a grandes directivos, la Ciudad Condal obtenía 23 puntos y era muy bien valorada por la oferta cultural, los restaurantes, el sol, la vida nocturna, la proximidad al buen paisaje y las playas del Mediterráneo o un buen aeropuerto. Sin embargo, quedaba en la última posición del ranking a causa de la poca facilidad para el inglés y el entorno regulador, entre otros.

El profesor Ramón Alfonso Mata asegura que uno de los aspectos más interesantes que ofrece Barcelona para atraer a compañías de la City es que es un sitio muy agradable para vivir, sin embargo, se ve fuertemente penalizada por la poca tradición financiera que tiene.

"No es la sede de ningún gran grupo. Mientras Madrid juega con cierta ventaja porque tiene un núcleo mayor de profesionales de finanzas y, además, tiene la ventaja de la capitalidad", señala, indicidendo en que Barcelona tiene capacidad inmobiliaria y tecnológica pero debería empezar casi de cero por su escaso historial financiero.

Mientras, Ramon Ribera-Fumaz, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya, destaca que Madrid y Barcelona aportan con respecto a otras capitales europeas costes de vida menores con calidad, precios inmobiliarios todavía por debajo de otras grandes capitales, buenos sistemas de educación superior en negocios, finanzas y STEM (matemáticas, tecnologia y ciencia). En este último destaca que está un poco por encima Barcelona.

Asegura que Madrid destaca en la existencia de un sector financiero, aunque no al nivel de otras capitales europeas, mientras Barcelona es un polo de atracción talento tecnológico, aunque no al nivel de otras capitales europeas.¿Londres, paraíso fiscal?

Claro está, que Londres también tiene tiempo para convencer a las grandes compañías y entidades bancarias para que no se marchen de la City. Theresa May ya ha avisado de su disponibilidad de entablar batalla con la Unión Europea si ésta no se muestra proclive a firmar nuevos tratados comerciales. En ese caso, Londres podría conceder un mayor número de ventajas fiscales de las que ya ofrece.

La decisión es realizar un Brexit duro, anunciado a bombo y platillo. Sin embargo, la justicia británica dictaminó que el Gobierno de May no puede ser el único responsable de conducir la salida del país del bloque comunitario. Será el Parlamento el órgano responsable de dirimir el plan a seguir, lo que podría reblandecer el Brexit y ser menos perjudicial para las compañías.

Philip Hammond, ministro de economía del país, avisó de que tomarán las medidas necesarias para ser competitivos. Hacía referencia a posibles castigos de la UE, advirtiendo así de que la mano dura tendría respuesta inmediata.

Si se bajan impuestos, el país podría retener a los bancos, pero podría desequilibrar sus balances fiscales. Además, tras el escándalo de los Papeles de Panamá, las instituciones europeas están intentando llegar a un acuerdo para poner un cerco sobre éstas prácticas.

Ahora en portada

Comentarios