Rosell 'incendia' a la CEOE: "Hay muchos espacios entre la sumisión y la secesión"

La referencia a la 'sumisión' del presidente enfurece al ala más crítica de la Junta Directiva de la organización y dispara la tensión interna en la organización.

Los empresarios fuerzan a Rosell a cambiar hasta en dos ocasiones el comunicado con la posición de CEOE ante el 1-O y exigen su lectura en público antes de aprobar su difusión. 

Rosell, dispuesto a que los salarios más bajos suban más que el resto

La Junta Directiva de CEOE vivió este miércoles una de las sesiones más tensas que se recuerdan. Se debatía la posición oficial de la organización ante la situación creada por la convocatoria del referéndum ilegal en Cataluña el próximo 1-O en un contexto que ya venía algo caldeado por las críticas desde algunos sectores al supuesto silencio de los empresarios catalanes sobre el asunto.

Te interesa leer: Margallo: "No entiendo la posición tibia de los empresarios catalanes sobre el 1-O"

Según el relato de uno de los empresarios presentes en la reunión, el primero en tomar la palabra fue el presidente de la patronal catalana, Fomento del Trabajo, Joaquín Gay de Montellá, que además de desgranar las principales conclusiones del informe jurídico elaborado por su organización, cuyas conclusiones indican que la Ley del Referéndum constituye un "golpe de Estado jurídico", provocó el primer runrún entre los miembros de la Junta al atribuir en parte la situación actual al clima creado por la sentencia del Tribunal Constitucional que declaró ilegales diversas disposiciones del Estatut de Cataluña.

No fue la suya, sin embargo, la intervención que desató las hostilidades en la Junta de CEOE sino la posterior del presidente de la organización, Juan Rosell, que tras expresar su respaldo a los empresarios catalanes y reafirmar el compromiso de CEOE con la legalidad vigente y la Constitución, expresó su deseo de una solución rápida y constructiva de este guisa: "Entre la sumisión y la sucesión hay muchos espacios".

La aparición de la palabra 'sumisión' en la sentencia utilizada por Rosell convirtió el runrún en indignación y las manos se empezaron a alzar para pedir la palabra. "Creo que nunca había visto tantas intervenciones en una Junta de CEOE", admitía ayer uno de los presentes.

Las intervenciones se sucedieron. Entre las más encendidas estuvo la del presidente de la Confederación Nacional de Construcción (CNC), Juan Lazcano, una de las voces críticas con Rosell en el seno de la CEOE, que exigió un posicionamiento claro y sin matices de la organización al lado de la defensa de la legalidad y contra la deriva del Govern de la Generalitat.

En un tono abiertamente crítico se expresaron también el presidente de la patronal madrileña CEIM, Juan Pablo Lázaro, y el ex ministro de Agricultura con la UCD y presidente de la Asociación Nacional de Constructores Independientes (ANCI), Jaime Lamo de Espinosa, según fuentes de la organización empresarial. En muchas de estas intervenciones críticas se hizo referencia a la palabra 'sumisión'.

La tensión se elevó hasta cotas tales que fue el vicepresidente de la organización y rival de Rosell para la reelección en las elecciones de CEOE en 2014, Antonio Garamendi, el que tuvo que salir a apaciguar un poco los ánimos, labor en la que también recibió la ayuda de otros representantes empresariales como el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara.Tres borradores hasta llegar al consenso

En este clima, el objetivo principal de la reunión, fijar una posición común sobre el tema catalán para trasladarla a la opinión pública, tardó en alcanzarse. Sucedió antes un hecho sin precedentes, según uno de los asistentes a la reunión. La Junta Directiva obligó a la mesa a leer en público el contenido del comunicado que se iba a lanzar a los medios en nombre de CEOE antes de aprobar su difusión.

El escrito tuvo que ser corregido hasta en dos ocasiones antes de convertirse en el comunicado de tres puntos que a media mañana llegó a las redacciones de los medios de comunicación y que se puede consultar en este enlace.

El escrito subraya el compromiso de los empresarios "con la legalidad y el cumplimiento estricto de las leyes y la Constitución española", e incluso con la legislación internacional, según la fórmula 'reforzada' que la Junta propuso a la dirección de CEOE.

En su segundo punto, expresa de forma explícita su apoyo a "todas las acciones que se consideren necesarias llevar a cabo con el objetivo de cumplir la legalidad vigente".

El tercero es el más 'rosseliano'. Identifica la existencia de "un problema político de gran envergadura que debe afrontarse con la mayor urgencia posible y sentido constructivo para que no afecte a la convivencia social y prosperidad económica", en una referencia evidente a la responsabilidad tanto de la Generalitat como del Gobierno en la resolución del conflicto.

Sorprende la ausencia de toda referencia en el comunicado que fija la posición oficial de CEOE sobre la cuestión catalana a un apoyo explícito a la situación que están viviendo los empresarios catalanes. Según las fuentes consultadas hubo voces en la reunión de ayer que cuestionaron una referencia tan generalizada ante la evidencia de que hay empresarios que apoyan el proceso.

Ahora en portada

Comentarios