Soler critica la financiación de Zapatero que "no cambió el statu quo" y mantuvo a valencianos "a la cola de recursos"

Asume la deuda generada por "los disparates" del PP en la Generalitat la asume pero "ni hablar" de la acumulada por la infrafinaciación

Soler critica la financiación de Zapatero que "no cambió el statu quo" y mantuvo a valencianos "a la cola de recursos"

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha criticado este lunes la reforma del sistema de financiación que promovió el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2009 porque "no solucionó el problema de fondo", que es "un statu quo donde los valencianos siempre estamos a la cola en los recursos per cápita".

Así lo ha indicado Soler en un desayuno informativo organizado por el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, en donde ha reivindicado un nuevo sistema de financiación "empezando desde cero" y basado en "las necesidades de las personas". Asimismo, ha criticado que la comunidad de Madrid hace "dumping fiscal" ya que "aprovecha" su capitalidad, iniciada por "decisiones políticas", para introducir beneficios fiscales que atraen a las grandes fortunas y grandes compañías empresas, lo que a su juicio, supone competencia desleal frente a otras autonomías.

En su intervención, Soler ha criticado que el modelo de financiación de 2002, promovido durante la época de Eduardo Zaplana, "olvidó cosas tan fundamentales como la evolución demográfica de las comunidades autónomas" que, aunque sí se recogió en la reforma de 2009 del ejecutivo de Rodríguez Zapatero, ésta "no solucionó el problema de fondo".

A su juicio, el modelo del gobierno socialista "no cambió el sistema" porque mantuvo el statu quo, que es lo que el actual Consell reclama. "Mejoró un 4% los ingresos de las CCAA peor financiadas, pero no solucionó el problema de fondo, que es un statu quo donde los valencianos siempre estamos en la cola en los recursos per cápita como si una maldición divina hubiera venido a castigarnos", ha reprobado el titular de Hacienda.

"Eso no estamos dispuestos a admitirlo", ha reivindicado Soler, quien ha advertido de que si el statu quo se mantiene, la reforma de la financiación se cerrará "en falso". Por ello, ha pedido "empezar de cero" y con unos criterios basados en "las necesidades de las personas". "Si se hace así, todas las comunidades autónomas ganarán", ha subrayado el conseller.

TABÚ

Soler ha indicado que ha habido un reparto de la obligaciones del Estado entre las tres administraciones --estatal, autonómica y municipal--, pero ha lamentado que no se ha hecho una reflexión en paralelo de los recursos que son necesarios para financiar esa distribución competencial porque "hay un tabú, que son los recursos de la administración central que no se pueden tocar", ha denunciado.

A su juicio, esta reflexión hay que ponerla encima de la mesa porque es la única manera para, no solo aplicar los principios constitucionales de equidad y suficiencia, sino "de estabilidad institucional".

Asimismo, ha remarcado que el Consell no puede hacerse cargo de toda la deuda histórica de la Comunitat, cifrada en unos 40.000 millones de euros. Por ello, ha indicado que la deuda que pueda haber sido generada por "los disparates" de los antiguos gobiernos del PP en la Generalitat la asume, pero la acumulada por la infrafinaciación "ni hablar".

"Es injusto, es ilegal, y es anticonstitucional hacer cargar sobre los valencianos una deuda por una infrafinanciación que se nos ha impuesto. Eso no es jugar limpio con nosotros y si no arreglamos esto, por muchos sistemas de financiación nuevos que haya siempre tendremos la losa de la deuda acumulada", ha remarcado Soler, que ha explicado que los técnicos de la Conselleria están haciendo cálculos sobre la parte generada por los antiguos gobiernos valencianos.

EL FLA, "EL MÁS GRANDE EROSIONADOR"

Asimismo, el conseller ha criticado la existencia del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) porque ha alertado de que la Generalitat "no puede depender de un préstamo que llega cuando quiere el señor ministro". De hecho, ha remarcado que estos fondos son "el erosionador más grande de la autonomía financiera".

"Eso es una barbaridad, no hay país civilizado que viva con la incertidumbre de si puede pagar o no a los proveedores", ha reprobado para remarcar que "se tienen que acabar" porque su departamento necesita poder planificar la Tesorería para "hacer uso del mandato constitucional de la autonomía política, porgue sin autonomía financiera no hay autonomía política".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios