Cuatro países de la UE figuran entre los paraísos fiscales más agresivos del mundo

Holanda, Irlanda, Luxemburgo y Chipre aparecen en el 'top 15' de las naciones donde más se fomenta la evasión y elusión fiscal empresarial, según un informe de Oxfam.

Estas prácticas generan más de 7,6 billones de dólares al año, o lo que es lo mismo, unas pérdidas de 190.000 millones de dólares anuales en cuanto a ingresos fiscales se refiere.

Holanda es uno de los principales paraísos fiscales del mundo.
Holanda es uno de los principales paraísos fiscales del mundo.

No son países de difícil pronunciación y que cuesta situar en el mapa. A la hora de asociar paraísos fiscales uno inmediatamente se remonta a destinos exóticos o lejanos... pero algunos están mucho más cerca de lo que pensamos. Según un informe de la ONG Oxfam, entre los 15 puntos del planeta donde es más fácil lavar dinero, encubrir capitales y evadir impuestos se sitúan estados miembros de la UE.

El estudio especializada ha consistido en una minuciosa investigación por parte de sus técnicos, quienes principalmente han evaluado tres premisas a la hora de analizar cuáles son los estados más agresivos en esta materia: el tipo nominal en el impuesto de sociedades, los incentivos fiscales ofrecidos y la falta de compromiso ante las iniciativas internacionales contra la evasión fiscal.

"Los paraísos fiscales son la máxima expresión de la competencia a la baja en la fiscalidad empresarial a nivel mundial. Hay paraísos fiscales en todas las regiones del mundo, sin excepción. Estos países facilitan los mecanismos más extremos de evasión y elusión fiscal empresarial, alimentando una competencia fiscal agresiva sin límite", destaca el trabajo.

Países Bajos, Irlanda, Luxembugo y Chipre conforman el top 15 de las naciones con una estructura legal que da lugar a los paraísos fiscales más salvajes del mundo. A éstos se suma otro 'vecino ilustre', Suiza. En la lista también aparecen otros territorios, a los que sí estamos más habituados a asociar con estas prácticas, que son Islas Bermudas, Islas Caimán, Singapur, Curazao, Hong Kong, Islas Bahamas, Jersey, Barbados, Mauricio e Islas Vírgenes Británicas.

"La utilización de estos paraísos fiscales por parte de grandes multinacionales es una de las principales vías para la fuga de ingresos fiscales vitales. Se han convertido en una práctica empresarial habitual para un gran número de grandes empresas. Un estudio de Oxfam ha revelado que el 90% de las mayores empresas del mundo tienen presencia en al menos un paraíso fiscal", ha indicado el informe.

El mismo agrega: "Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), las grandes multinacionales tienen, de media, al menos 70 filiales cada una en paraísos fiscales, lo cual permite que el tipo efectivo al que realmente tributan como grupo empresarial sea menor que el de multinacionales sin con filiales en paraísos fiscales".

Oxfam viene realizando periódicos informes sobre los desvíos de fondos a paraísos fiscales. Considera que nueve de cada diez multinacionales tiene presencia en al menos un paraíso fiscal. El volumen de capitales 'refugiados' en esos lugares cobra tal dimensión que los paraísos fiscales ocultan ya más dinero que el PIB de Reino Unido y Alemania juntos, por ejemplo.Más de 7,6 billones de dólares al año

El fenómeno mueve cifras auténticamente siderales: en total, más de 7,6 billones de dólares al año, o lo que es lo mismo, unas pérdidas de 190.000 millones de dólares anuales en cuanto a ingresos fiscales se refiere.

Las prácticas de evasión y elusión fiscal afectan a países de diversa envergadura. cSe estima que los países en desarrollo pierden cada año 100.000 millones de dólares como consecuencia de la evasión de impuestos por parte de las grandes empresas", denuncia en su informe. En total, 190.000 millones de dólares se escapan del control fiscal de los países gracias a los llamados paraísos fiscales.

La pregunta inevitable que surge cada año cuando se observan estos datos es por qué las autoridades competentes no adoptan una estrategia más eficaz para acabar tanto con los paraísos fiscales como con otros regímenes "preferencialmente dañinos" que impactan de una manera directa y bestial sobre sus economías.

Oxfam consideró en su momento que "ha llegado la hora de poner fin a la carrera a la baja en la fiscalidad sobre los beneficios empresariales y de llegar a un consenso internacional para evitar la competencia desleal entre países", ha vuelto a reiterar la ONG.

No son países de difícil pronunciación y que cuesta situar en el mapa. A la hora de asociar paraísos fiscales uno inmediatamente se remonta a destinos exóticos o lejanos... pero algunos están mucho más cerca de lo que pensamos. Según un informe de la ONG Oxfam, entre los 15 puntos del planeta donde es más fácil lavar dinero, encubrir capitales y evadir impuestos se sitúan estados miembros de la UE.

El estudio especializada ha consistido en una minuciosa investigación por parte de sus técnicos, quienes principalmente han evaluado tres premisas a la hora de analizar cuáles son los estados más agresivos en esta materia: el tipo nominal en el impuesto de sociedades, los incentivos fiscales ofrecidos y la falta de compromiso ante las iniciativas internacionales contra la evasión fiscal.

"Los paraísos fiscales son la máxima expresión de la competencia a la baja en la fiscalidad empresarial a nivel mundial. Hay paraísos fiscales en todas las regiones del mundo, sin excepción. Estos países facilitan los mecanismos más extremos de evasión y elusión fiscal empresarial, alimentando una competencia fiscal agresiva sin límite", destaca el trabajo.

Países Bajos, Irlanda, Luxembugo y Chipre conforman el top 15 de las naciones con una estructura legal que da lugar a los paraísos fiscales más salvajes del mundo. A éstos se suma otro 'vecino ilustre', Suiza. En la lista también aparecen otros territorios, a los que sí estamos más habituados a asociar con estas prácticas, que son Islas Bermudas, Islas Caimán, Singapur, Curazao, Hong Kong, Islas Bahamas, Jersey, Barbados, Mauricio e Islas Vírgenes Británicas.

"La utilización de estos paraísos fiscales por parte de grandes multinacionales es una de las principales vías para la fuga de ingresos fiscales vitales. Se han convertido en una práctica empresarial habitual para un gran número de grandes empresas. Un estudio de Oxfam ha revelado que el 90% de las mayores empresas del mundo tienen presencia en al menos un paraíso fiscal", ha indicado el informe.

El mismo agrega: "Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), las grandes multinacionales tienen, de media, al menos 70 filiales cada una en paraísos fiscales, lo cual permite que el tipo efectivo al que realmente tributan como grupo empresarial sea menor que el de multinacionales sin con filiales en paraísos fiscales".

Oxfam viene realizando periódicos informes sobre los desvíos de fondos a paraísos fiscales. Considera que nueve de cada diez multinacionales tiene presencia en al menos un paraíso fiscal. El volumen de capitales 'refugiados' en esos lugares cobra tal dimensión que los paraísos fiscales ocultan ya más dinero que el PIB de Reino Unido y Alemania juntos, por ejemplo.Más de 7,6 billones de dólares al año

El fenómeno mueve cifras auténticamente siderales: en total, más de 7,6 billones de dólares al año, o lo que es lo mismo, unas pérdidas de 190.000 millones de dólares anuales en cuanto a ingresos fiscales se refiere.

Las prácticas de evasión y elusión fiscal afectan a países de diversa envergadura. cSe estima que los países en desarrollo pierden cada año 100.000 millones de dólares como consecuencia de la evasión de impuestos por parte de las grandes empresas", denuncia en su informe. En total, 190.000 millones de dólares se escapan del control fiscal de los países gracias a los llamados paraísos fiscales.

La pregunta inevitable que surge cada año cuando se observan estos datos es por qué las autoridades competentes no adoptan una estrategia más eficaz para acabar tanto con los paraísos fiscales como con otros regímenes "preferencialmente dañinos" que impactan de una manera directa y bestial sobre sus economías.

Oxfam consideró en su momento que "ha llegado la hora de poner fin a la carrera a la baja en la fiscalidad sobre los beneficios empresariales y de llegar a un consenso internacional para evitar la competencia desleal entre países", ha vuelto a reiterar la ONG.

Ahora en portada

Comentarios