Sábado, 07.12.2019 - 17:57 h

La presión fiscal en España fue del 34,6% del PIB en 2015, siete puntos menos que la UE

La presión fiscal en España se sitúa siete puntos por debajo de la media de la eurozona, que fue del 41,4%, según los datos publicados este viernes por la oficina estadística Eurostat.

De este modo, España aparece como el duodécimo país de la zona euro con mayor presión fiscal y decimoctavo de la Unión Europea.

La presión fiscal en España fue del 34,6% del PIB en 2015

La presión fiscal en España, el conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el Producto Interior Bruto (PIB), se situó en 2015 en el 34,6%, una décima más que el dato del año anterior, pero casi siete puntos por debajo de la media de la eurozona, que fue del 41,4%, según los datos publicados este viernes por la oficina estadística Eurostat.

De este modo, España aparece como el duodécimo país de la zona euro con mayor presión fiscal y decimoctavo de la Unión Europea. Francia fue el socio del bloque comunitario con mayor presión fiscal (47,9%), seguido muy de cerca por Dinamarca (47,6%) y Bélgica (47,5%).   

Por contra, los Estados miembros con una menor presión fiscal fueron Irlanda (24,4%) Rumanía (28%) y Bulgaria (29%). No obstante, Eurostat ha advertido de que en el caso de Dublín el cálculo del PIB fue "sustancialmente" afectado por el traslado desde fuera de la UE a Irlanda de los balances contables de grandes multinacionales.

Además, España pertenece al grupo de cuatro países de la eurozona donde menos se incrementó la presión fiscal con respecto a 2014 (una décima). Los mayores aumentos de la UE se registraron en Lituania, Estonia y Eslovaquia, todas por encima de un punto porcentual.

Por el contrario, Irlanda, Dinamarca, Bélgica, Malta, Luxemburgo y Chipre fueron los únicos países de la UE que redujeron su presión fiscal, mientras que la de Italia se mantuvo estable.

En cuanto a la estructura de ingresos fiscales en España, en el año 2015 el mayor peso correspondió a las contribuciones sociales, con un 12,3% del PIB, por debajo de la media del 15,3% de la zona euro y del 13,2% de la UE.

Por otro lado, los impuestos a la producción y las importaciones representaron en España el 12% del PIB, también por debajo de los valores promedio de la eurozona (13,3%) y de la UE (13,6%). Dentro de este apartado, los ingresos por IVA fueron del 6,5%, frente al 6,8% de la zona euro y el 7% del bloque comunitario. Sólo Italia tuvo en 2015 una recaudación por IVA inferior (6,2%).

Por su parte, los ingresos por impuestos sobre la renta y el patrimonio alcanzaron el 10,1% del PIB, frente al 12,6% de la eurozona y el 13% del conjunto de la UE.

Teniendo en cuenta este informe, España tendría margen todavía para subir todos los impuestos e incluso las cotizaciones sociales, ya que su recaudación está por debajo de la media de la eurozona en todas las figuras tributarias. Pero Rajoy no quiere tocar los tributos que le afecten al conjunto de los ciudadanos. Es decir, el IRPF y el IVA.

La subida impositiva afectará, por tanto, a los impuestos del alcohol, el tabaco y los hidrocarburos. Fuentes del Ministerio de Hacienda trasladaron a Europa Press que el impuesto sobre el tabaco subirá a raíz de una sentencia europea que obliga a España a suprimir el sistema actual de doble mínimo, tal y como ha pasado en Italia,consistente en un tipo impositivo que se incrementa cuando el precio está por debajo de un límite predeterminado.Lo que no está tan claro es qué pasará con el Impuesto sobre Hidrocarburos, ya que el Gobierno no quiere perjudicar ni a los transportistas profesionales ni a los autónomos, por lo que podría elevar el impuesto pero eximir de esta subida a dichos profesionales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING