Domingo, 21.04.2019 - 20:58 h

Las 4 razones por las que Carmena cedió y dio luz verde a la Operación Chamartín

Manuela Carmena (Ahora Madrid), Fomento y Distrito Castellana Norte han acordado desbloquear la conocida como 'Operación Chamartín', ahora 'Madrid Nuevo Norte'. 

Llevaba un cuarto de siglo a la espera de luz verde y supone el desarrollo del norte de la Ciudad y la remodelación de la estación de Chamartín.  

Te interesa leer: Operación Chamartín: 11.000 viviendas y protagonismo absoluto de la estación

Las 4 razones por las que Carmena cedió y dio luz verde la Operación Chamartín

¿Victoria política o sentido común? Casi un cuarto de siglo después, Ayuntamiento, Ministerio de Fomento y la empresa constructora han presentado un principio de acuerdo para poner los cimientos del megaproyecto urbanístico que cambiará la cara de la zona norte de la capital. Rebautizado como 'Madrid Puerta Norte', es una revisión de la denominada 'Operación Chamartín', el proyecto que impulsaron en 1993 el entonces ministro de Fomento, Josep Borrell, y el presidente de la Comunidad, Joaquín Leguina.

Desde que empezó a gestarse han pasado 25 años donde los sucesivos gobiernos, de distintas ideologías, han sido incapaces de llegar a un acuerdo. El contrato firmado por el ayuntamiento de Madrid, presidido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha estado salpicado de polémicas y disputas entre las partes que hacían presagiar que el plan jamás llegaría a materializarse pese al impulso económico, desarrollo urbano y oportunidades laborales que supone su ejecución.

Con la llegada de Manuela Carmena a la Alcaldía el proyecto se enquistó justo cuando los populares -Ana Pastor (Fomento), Ignacio González (Comunidad) y Ana Botella (Ayuntamiento)- estaban a punto dar luz verde a su desarrollo. Con el cambio de gobierno, la aprobación de plan volvió a tambalearse. No en vano, el programa electoral de Manuela Carmena incluía paralizar la operación y abrir “un proceso participativo” para generar propuestas para modificarlo. 

Con las espadas en alto y volviendo a la casilla de salida, durante los últimos meses los diferentes puntos de vista en la ejecución hicieron saltar por los aires cualquier posibilidad de acuerdo. ¿Qué ha pasado para que tras 25 años finalmente estemos ante el inicio de una de la mayores obras urbanísticas que se van a acometer en Europa? Se explica en cuatro puntos.

1) La llegada de Iñigo de la Serna a la cartera de Fomento

Con la llegada de Íñigo de la Serna a la cartera de Fomento se optó por enterrar las armas y buscar el consenso entre las partes. El Ayuntamiento de Madrid aceptó diseñar un nuevo plan y De la Serna apostó, desde el principio, por el diálogo pese a las dificultades.

2) Voluntad de negociar y capacidad para negociar

'Negociar', 'acuerdo', 'voluntad' fueron las palabras más repetidas durante la presentación de 'Madrid Nuevo Norte'. Durante los últimos ocho meses, Ayuntamiento, Ministerio de Fomento y la empresa constructora han mantenido numerosas reuniones, algunas públicas y otras no, para intentar llegar a un acuerdo definitivo. El impulso del arquitecto Richard Rogers y su socio Simon Smithson que están al frente de la ambiciosa intervención urbanística en la capital; la apuesta por la sostenibilidad; el ajuste de la edificabilidad; el aumento de las viviendas de protección oficial y, convertir a Madrid en una ciudad moderna acabaron por convencer a la alcaldesa que dando luz verde a esta operación también echa por tierra las acusaciones que señalan a su partido de rechazar y paralizar las inversiones.

3) Adif y la estación de Chamartín

El hecho de convertir la remodelación de la estación de Chamartín en el eje del proyecto gustó al Ayuntamiento. En el plan original la estación de ferrocarril quedaba fuera pero en la posterior versión se proyectó el hub financiero alrededor de la actual estación, convirtiéndola en el centro de todo el desarrollo. Durante la presentación del Plan, la alcaldesa Manuela Carmena ha reiterado en varias ocasiones la importancia de contar con una estación moderna y atractiva para dar la bienvenida a los turistas y 'Madrid Nuevo Norte' se lo ofrece. La nueva estación, que se reconstruirá por fases para asegurar que continúe dando servicio, ocupará el mismo terreno pero crecerá a lo alto. Contará con un presupuesto inicial de 1.245 millones de euros, que incluye la construcción de 12 nuevas vías para la alta velocidad que recibirá a las líneas que conectan Madrid con el norte de España. Habrá 18 vías para AVE y 12 para cercanías y convencionales.

4) Los vecinos están hartos de planes que no ven la luz

Los vecinos de la zona norte de Madrid llevan 24 años escuchando que se pondrá en marcha un plan que no llega. En especial, los residentes en Las Tablas y sus cerca de 30.000 habitantes que son para muchos el gran olvidado del ayuntamiento. Cercados por las vías del tren que parten de Chamartín y las carreteras de circunvalación, los vecinos de Las Tablas tiene que dar grandes rodeos para conectar con el oeste de Madrid. El nuevo proyecto Madrid Puerta Norte resolverá sus problemas de movilidad tal y como ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid, que “asumirá la remodelación de los nudos nortes de la M-30”. Finalmente, en 2019 se celebran elecciones municipales, por lo que encarrilar el proyecto antes de los comicios podría sumar algún voto. A estas alturas a nadie le sorprende aquello de 'año de elecciones, año de inauguraciones'.

Ahora en Portada 

Comentarios