Lunes, 27.05.2019 - 06:06 h

Los tuppers de la abuela dejan paso a la comida 'top chef' para la oficina

Wetaca, Mi nevera o No cocino más preparan platos individuales, que rondan entre los 4 y 6 euros, para que sus clientes se los puedan llevar a la oficina.

Comida de calidad con una caducidad de entre 10 y 15 días son los puntos fuertes para sus clientes.

Los tuppers de la abuela dejan paso a la comida 'top chef' para la oficina

Se acabo lo de pasar por casa de la abuela a recoger los tuppers para toda la semana. El sector de la comida a domicilio se sigue reinventando y ahora quiere dejar a las abuelas de España sin trabajo. Lo último son las empresas que cocinan platos individuales saludables en prácticos tuppers para llevar al trabajo. ¿Qué ofrecen? Comida tradicional de calidad a un precio reducido (entre 4 y 6 euros por plato) y con un envasado eficiente.

Si hace unos años hablábamos de empresas como Just Eat, Deliveroo o UberEATS como innovadoras en el sector, ahora los nombres que empiezan a sonar con Wetaca, Mi nevera o No cocino más. Estas tres empresas han dado una vuelta de tuerca a la idea de la comida a domicilio siendo ellas mismas que las que preparan los menús, los platos y envían sus tuppers a sus clientes.De 'Masterchef' a los tuppers para la oficina

La clave del éxito de Wetaca es el boca a boca. Efrén Álvarez y Andrés Casal, los creadores de esta empresa, se conocieron en la universidad, “los dos vivíamos en el mismo colegio mayor y desde el primer día habíamos hablado de emprender. Después de estar en 'Masterchef' y trabajar con Jordi Cruz en Abac aprendí sobre el envasado al vacío en la alta cocina y cómo se planifica una producción, se envasa y se va empleando para a lo largo de la semana”, relata Efrén.

“Sí está bueno, lo vendemos”. Esto es lo que le dijo Andrés a Efren. Y así fue, dicho y hecho. Empezaron a experimentar en casa con amigos y tras el éxito inicial se animaron a lanzarse al mundo empresarial.

En 2015 facturaron unos 65.000 euros y en 2016 ya recibían unos 110 pedidos a la semana. Este 2017, han alcanzado los 500 pedidos semanales. Lo mismo ha pasado con el número de empleados, de ser Andrés y Efrén con un jefe de cocina... a llegar a los 22 trabajadores que son en la actualidad en Wetaca.

Lo que diferencia a Wetaca de sus competidores es que ellos se basan en elaboraciones clásicas, “nuestra cocina tiene una gran base de tradición, aunque siempre buscamos mejorar cada detalle; aplicando técnicas de alta cocina controlamos las cocciones para que cada ingrediente esté en su punto justo cuando, días más tarde, cuando te lo lleves a la boca está perfecto”, explica Andrés.

Cada semana, en Wetaca ofrecen 15 platos nuevos de manera que el cliente pueda comer algo variado y de calidad todos los días. “No creemos en decirle a nuestro cliente lo que tiene que comer por lo que es el usuario el que elige la combinación de platos que quiere comer en función de sus gustos o preferencias”, concluyen.“Tras divorciarme vi los problemas de cocinar para uno”

La empresa No cocino más nació en el año 2012 a raíz de un tema personal. “Yo empecé en el mundo digital en 2006 con una web sobre alimentos ecológicos. Seis años después me divorcié por lo que me tuve que ir a vivir solo. En esa época me di cuenta de lo difícil que era cocinar para una persona, no había alimentos envasados para uno, las cosas se estropeaban muy rápido...”, explica Manuel Castellano, gerente de No cocino más

A raíz de esta necesidad, a Manuel se le ocurrió montar un cocina que hiciera platos para solo una persona con la condición de que tuvieran una buena fecha de caducidad. “Quería que la gente hiciera un pedido para varios días, que no tuviera que estar todos los días pendiente de pedir comida. Investigué sobre el tema y así monté mi propia cocina”, recuerda.

No cocino más empezó vendiendo unos 100 platos a la semana, pero ahora están entre los 3.000 y 4.000 semanales. Es más, el año pasado crecieron un 5% en comparación con el año anterior y ahora son 10 empleados. “Se está vendiendo bastante y vamos creciendo, pero también es verdad que cada año hay más competencia”, afirma Manuel.

¿Qué diferencia a No cocino más de sus competidores? “Nuestra comida tiene 15 días de caducidad, y hacemos dietas de todo tipo como puede ser la dieta Dukan. Además, tenemos la carta más amplia entre nuestra competencia, nosotros contamos hasta con 100 platos para que elijan nuestros clientes y todos ellos están realizados con alimentos ecológicos y de alta calidad”.

Madrid y Barcelona son las ciudades a las que más envíos mandan, aunque en Sevilla también tienen un buen numero de clientes. Los platos más pedidos son: Las albóndigas de ternera con salsa de la abuela y la pechuga de pollo con miel y mostaza.De la panadería familiar, al tupper

La historia de Mi nevera nace a raíz de una panadería familiar. Mario Vidal, el director de Mi nevera se crió entre los hornos de una panadería y pastelería que también hacia platos preparados para sus clientes. “Desde pequeño estaba acostumbrado a este tipo de cocina, cuando me hice mayor me di cuenta de lo difícil que era cocinar todos los días, tener ganas, ser creativo y comer bien. Tras tirarme dos años comiendo mal me dije a mi mismo que tenía que hacer algo y así cree la empresa en 2013”, relata Vidal.

Mario estuvo un año entero investigando sobre productos, probando recetas, envasados... “me hice un máster alimentario para dar con la clave. Casi todos los restaurantes utilizan productos preparados en su día a día por lo que la idea era conseguir hacer lo mismo y que aguantara varios días. Un año después lanzamos la web”, explica el director de Mi nevera.

En 2014, Mi nevera comenzó con un pedido al mes, ahora tienen unos 30 semanales. En los primeros meses de este 2017 ya han crecido un 30% en comparación con 2016. “Donde más platos enviamos es a los extrarradios de las grandes ciudades como puede ser Majadahonda, Alcobendas o a los pueblos”, apunta Vidal.

¿Qué les diferencia de sus competidores? “Nuestras elaboraciones son tradicionales con puchero y sartén. Nos centramos en la calidad de nuestros productos y cocinamos después de que nos hayan hecho el pedido, no hacemos grandes cantidades. Además ofrecemos la posibilidad de personalizar los platos y las guarniciones, lo quiero con patatas, ensalada... Todo son recetas caseras, no hacemos cocina innovadora o creativa”, afirma Mario Vidal.

Los platos estrella de esta empresa son las albóndigas con arroz, la pasta boloñesa o los arroces. “La gente nos pide cosas que se comen en casa y que les sienten bien, la comida del día a día. Para buscar cosas más innovadoras siempre pueden ir a un restaurante el fin de semana”, concluye.

Ahora en Portada 

Comentarios