Martes, 21.11.2017 - 16:36 h

La UJI pide al Consell cumplir el convenio de deuda histórica para poder acabar la Facultad de Ciencias de la Salud

El rector de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, Vicent Climent,ha pedido a la Generalitat valenciana que se cumpla el convenio de deuda histórica con las universidades para poder acabar la Facultad de Ciencias de la Salud.

Así lo ha manifestado el máximo responsable de la institución académica durante el acto de apertura del curso 2017-2018, al que ha asistido el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà; la alcaldesa, Amparo Marco; el rector de la Universidad Miguel Hernández de Elche, Jesús Tadeo; el presidente del Consejo Social, José Luis Breva; el rector honorario de la Universitat Jaume I, Francesc Michavila, y el secretario general, José Luis Blasco, detalla la universidad a través de un comunicado.

En su discurso, Climent ha destacado la consolidación de los estudios de salud, conseguida el pasado curso con la graduación de la primera promoción de Medicina. Al final de año, la UJI habrá concluido la construcción de la primera fase de la Facultad de Ciencias de la Salud --tres de los cinco módulos que constituyen todo el proyecto--, además de la adquisición e instalación del equipamiento.

Durante el segundo semestre de este curso se realizará el traslado a las nuevas dependencias de la administración y decanato de la facultad, del departamento de enfermería al completo y de todo el profesorado asociado de los departamentos de psicología y medicina. También antes de final de año urge licitar la segunda fase de la facultad para evitar más atrasos y conseguir que pueda finalizarse dentro de esta década. Un edificio, con dos módulos, y unas instalaciones con un coste total de cerca de 14 millones, "posiblemente la mayor inversión arquitectónica en Castellón en estos años", ha resaltado el rector.

"Para que pueda ser viable esta licitación y ejecución de la II Fase de confiamos en que el horizonte presupuestario se mantenga en una tendencia positiva, y sobre todo es imprescindible que la Generalitat cumpla, en cuanto a la UJI, con el abono de las anualidades recogidas en el convenio de mayo de la deuda histórica. Unas anualidades sin las que Castellón no podría contar con su facultad, dado que no podría licitarse la II fase y el proyecto quedaría incompleto y atrasado. Creemos que Castelló merece cuando antes disponer de esta facultad", ha aseverado.

Por otro lado, Climent ha señalado que, tras unos años en los que se ha sufrido "una de las mayores crisis económica y financiera", parece que empieza "una ligera recuperación que hay que aprovechar como un momento de oportunidades y el primer ámbito donde tenemos que hacerlo es el de la investigación".

En este sentido, ha subrayado que la universidad castellonense ha priorizado el cultivo del talento "y esta estrategia ha tenido sus frutos: el conocido ranking de Shanghai ha situado la UJI entre las 500 mejores universidades del mundo, siendo la universidad española más joven de las 11 que aparecemos".

Por último, Climent ha reclamado un nuevo plan o una nueva ley de financiación para el sistema universitario público valenciano que dé estabilidad a largo plazo y permita conseguir la autonomía financiera para las universidades, defendiendo criterios de servicio público, al tiempo que ha expresado su satisfacción por que el Consell haya cumplido su compromiso de bajar las tasas universitarias.

Por su parte, el conseller Vicent Marzà se ha referido en su intervención a los compromisos financieros derivados de la deuda histórica. En cuanto a la deuda histórica con la UJI, esta subía a 82 millones de euros a la llegada del actual gobierno de la Generalitat. "Después de 2017 --ha dicho-- se habrá reducido a menos de la mitad". La dotación más importante de las subvenciones concedidas a la UJI se ha destinado a la Facultad de Ciencias de la Salud, en la cual se imparten los grados de Enfermería, Medicina y Psicología.

"DESEQUILIBRIO EN LA FINANCIACIÓN AUTONÓMICA"

El titular de Educación ha hecho notar que el establecimiento de las tasas académicas se enmarca en un contexto de "desequilibrio en la financiación autonómica" que recibe el territorio valenciano: "Esto condiciona la ejecución de las políticas del Consell y nos ata de manos en este tema. A pesar de esto, para el curso 2017-2018 se ha reducido un 7 % el precio de la matrícula en las titulaciones de grado y de máster, y para el curso 2018-2019 se reducirá un 8 % más. Un 15 % en dos años", ha subrayado.

El profesor encargado de impartir la lección inaugural ha sido Juan Manuel Andrés Bort, catedrático de Física Química, dedicada a la nanotecnología. A lo largo del acto, el rector también ha entregado los premios extraordinarios de doctorado del curso 2015-2016 que se han concedido a 26 estudiantes: 7 del área de Artes y Humanidades, 4 de Ciencias, 5 de Ciencias de la Salud, 7 de Ciencias Sociales y Jurídicas y 3 de Ingeniería y Arquitectura.

Ahora en portada

Comentarios