Jueves, 23.11.2017 - 19:51 h

La UR trabaja en el concepto de doctorado industrial para transferir la investigación a la sociedad

"Nuestros estudiantes están siendo expulsados no necesariamente por ser malos estudiantes"

La UR trabaja en el concepto de doctorado industrial para transferir la investigación a la sociedad

El rector de la Universidad de La Rioja, Julio Rubio, ha considerado hoy que "la investigación de alto nivel ha estado de espaldas a la sociedad". En este sentido ha avanzado que la UR está trabajando en el concepto de doctorado industrial.

Rubio, en una entrevista a Europa Press con motivo del 25 aniversario de la Universidad de La Rioja, ha apostado hoy por transferir la investigación universitaria a la sociedad, "no sólo a través de grados sino con los másteres y doctorados".

Para Rubio, el futuro de la UR se presenta con un "doble reto". En primer lugar, ha creído que "no hay universidad sin investigación" porque ésta es la que "nutre la docencia".

En segundo lugar, "bajar el conocimiento a la sociedad de una forma fácil a través de estudiantes, másteres y doctorados". En este sentido, ha señalado el "concepto de doctorado industrial", en el que a la Universidad de La Rioja le "gustaría trabajar".

Aunque de "nombre restrictivo", este doctorado no se limita exclusivamente al sector de la Industria, sino que, más allá de éste, pretende cubrir "necesidades sociales" de cualquier profesión. "No es un camino sencillo", ha advertido no obstante.

Tras 25 años funcionando, Rubio ha creído que la Universidad de La Rioja a lo que tiene que "aspirar" es a "mejorar lo que ya" hace, no lanzarse a "grandes fantasías", ya que su "docencia e investigación está adecuada" a su "tamaño", aunque sí que debe seguir "potenciado grupos de investigación".

Así, por ejemplo, en Enología, donde la UR fue "pionera" empezando al impartir el grado, se ha avanzado con un doctorado en Enología y Sostenibilidad, pero no hay "estudios de máster en Enología", por tanto, ha abogado por "seguir avanzado" en ese "trasvase" de investigación que suponga un "mejor servicio a las bodegas".

En el Máster de Magisterio, con el que se capacita a quien tiene un grado para dar clases, se ha "avanzado" dándole "flexibilidad a la forma de impartir", para no sea tan "rígida como presencial" y "ponerlo fácil" para "compatibilizar con un empleo u ocupación familiar".

A su juicio, ha sido un "acierto" porque este curso, en el que se ha comenzado el cambio agrupando las clases presenciales y apoyándose de medios telemáticos, "se ha llenado el cupo".

Por otro lado, como preocupación ha reconocido: "Nuestros estudiantes están siendo expulsados no necesariamente por ser malos estudiantes". Así, ha señalado que se está produciendo un preocupante abandono de estudiantes en cursos avanzados por dos motivos; las matrículas y la normativa de permanencia.

"La solución fácil sería el aprobado general, pero eso ni nos lo planteamos porque, como universidad pública, tenemos que mantener un nivel alto", ha aseverado.

En este sentido, ha apuntado que, a los alumnos a los que se les "bloquea" una asignatura se les está juntando una "matrícula cara" y una normativa de permanencia en la que han creído que se debe trabajar.

"Si ponemos el listón altísimo con personas que están trabajando a tiempo parcial, de forma precaria, con contratos de quince días" se están perdiendo estudiantes, ha dicho.

Para solucionarlo, ha indicado que la Universidad de La Rioja va a "trabajar" en la normativa, flexibilizándola", lo que "nunca significará rebajar la exigencia".

No obstante, otra parte "corresponde al Gobierno de La Rioja" y, así, ha señalado que se mandó una propuesta de orden de precios al Ejecutivo regional "que no fue aceptada" porque aseguró tener "las manos atadas por el decreto werth".

Ahora en portada

Comentarios