Domingo, 20.10.2019 - 01:07 h
Radiografía del sector bancario dos años después del referéndum

Las secuelas del 1-O en Cataluña: 12.500 millones en depósitos siguen 'fugados'

Aún falta por recuperar un más de tercio de los fondos que salieron por la crisis política y económica que provocó la marcha de CaixaBank y Sabadell.

Sede de la Caixa con el logotipo de CaixaBank
Las secuelas del 1-O en Cataluña: 12.500 millones en depósitos siguen 'fugados'. / EP

Las entidades que operan en Cataluña aún deben recuperar 12.500 millones de euros en depósitos bancarios para alcanzar el saldo previo a la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre de 2017, un acontecimiento que generó tal dosis de incertidumbre -tanto a nivel político como económico- que provocó la 'fuga' de miles de compañías de la región, entre ellas, dos de las más representativas del tejido empresarial catalán, como son CaixaBank y Banco Sabadell.

Y es que dos años después de la consulta independentista aún se sienten sus secuelas. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, el saldo de depósitos en Cataluña se situaba a cierre de junio en 172.233 millones de euros. Este importe supone que la región ha recuperado 18.900 millones de los 31.400 que 'huyeron' inmediatamente después del 1-O, pero aún quedan 12.500 millones desperdigados en comunidades de la geografía española que se beneficiaron de la operación salida que ocasionó el referéndum, como Valencia, Aragón, Baleares o Madrid, donde se crearon miles de 'cuentas espejo' que solicitaron los clientes.

El volumen de depósitos que aún permanece 'fugado', para hacerse una idea, es equivalente al los depósitos que ostentan todas las sucursales bancarias de Cantabria. La situación, se produce, además, en un momento en el que el nivel de depósitos en el conjunto de España se encuentra en máximos históricos, en 1,29 billones de euros, según los datos de la institución que preside Pablo Hernández de Cos.

Radiografía Cataluña

En términos relativos, la cuota de depósitos de Cataluña es del 13,38% del total al cierre del segundo trimestre, la segunda más alta de toda España, pero lejos del 15,06% de antes del 1-O, o del 27,98% que ostenta actualmente la Comunidad de Madrid. Por ahora, y a pocos días de que se publique la sentencia del procés, ni CaixaBank ni el Banco Sabadell tienen en su hoja de ruta devolver sus sedes sociales a Cataluña tras trasladarlas a Valencia y Alicante, respectivamente.

El crédito tampoco se recupera

El crédito concedido por los bancos que operan en Cataluña tampoco ha conseguido recuperar los niveles previos al referéndum independentista. El saldo se encuentra en 210.620 millones de euros en la actualidad, 22.500 millones menos que hace dos años. Sin embargo, el stock en el conjunto de España ha caído de 1,27 billones a 1,23 billones en los últimos dos años. Aún así, Cataluña ha perdido cuota en este periodo, pasando del 18,28% al cierre de septiembre de 2017 al 17,12% actual.

En cualquier caso, no todos los datos son negativos, pues CaixaBank y Sabadell, que pasaron por graves tensiones financieros tras la declaración unilateral de independencia, recuperaron negocio en Cataluña por primera vez desde el 1-O durante los meses de enero y junio de 2019, tal y como publicó 'El Confidencial'. En concreto,  el banco que dirige Gonzalo Gortázar elevó la financiación en 1.257 millones y el que preside Josep Oliú en otros 477 millones.

Lidera el cierre de oficinas bancarias

Caso aparte merece el cierre de oficinas bancarias en la región. Y es que Cataluña es la comunidad donde se produce un mayor número de clausuras. En concreto, una de cada cinco de ñas que cierran en España, aunque este hecho no está relacionado estrictamente con la deriva soberanista, sino que se debe a que un total de diez cajas de ahorros operaban en el territorio antes de la crisis.

Se trata de La Caixa, Caixa Catalunya, Caixa Penedès, Caixa Terrassa, Caixa Sabadell, Caixa Girona, Caixa Tarragona, Caixa Manresa, Caixa Laietana y Caixa Manlleu, la mayoría de ellas integradas en BBVA y Bankia, aunque las que recalaron en esta última entidad previamente habían vendido su negocio en Cataluña y Aragón al Banco Sabadell. Sea como fuere, desde que se celebró en referéndum, la región dispone de 505 oficinas menos, mientras que en el conjunto de España la cifra ha caído en 2.166 sucursales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios