Miércoles, 18.09.2019 - 01:45 h
Ahorro de costes

Abanca remata la compra de Caixa Geral y prevé un ajuste de hasta 200 trabajadores

La plantilla de la entidad gallega espera que la adquisición del negocio español de Caixa Geral de Depósitos suponga un ajuste del 4%. 

Abanca
Abanca remata la compra de Caixa Geral y prevé un ajuste de 200 trabajadores. / L.I.

Toda fusión bancaria responde a una optimización de costes que, a menudo, se traduce en ajustes de personal y oficinas. La integración de Abanca y Banco Caixa Geral no va a ser una excepción y los trabajadores de la antigua caja gallega esperan que la compra del negocio español de la entidad portuguesa se salde con la salida de unos 200 empleados, el 4% de la plantilla conjunta, mediante prejubilaciones, principalmente.

La adquisición se materializó a finales del pasado mes de noviembre, cuando el Gobierno de Portugal, dueño de Caixa Geral de Depósitos adjudicó al banco que preside Juan Carlos Escotet el negocio español de la entidad (3.400 millones en crédito y 3.000 millones en depósitos) a cambio de 364 millones de euros.

La operación, en cualquier caso, aún está a la espera de recibir las autorizaciones administrativas correspondientes. Una vez se obtenga luz verde por parte de las autoridades regulatorias, comenzará la integración -que está previsto que concluya a finales de 2019- y, con el objetivo de maximizar las sinergias, se pondrá en marcha un plan de ajuste de personal y de la red de oficinas que se materializaría más adelante, como reconoció veladamente Escotet cuando fue cuestionado al respecto durante la última presentación de resultados.

El ajuste, no obstante, será pequeño, dada la alta complementariedad de las dos redes, ya que solo se producen solapamientos en Galicia, en particular en la provincia de Pontevedra. Hasta la fecha, el banco no ha mantenido ningún tipo de contacto formal con los sindicatos -se producirán en los próximos meses-, pero, a raíz de conversaciones preliminares, los representantes de los trabajadores calculan que saldrán unas 200 personas.

En la actualidad Abanca cuenta con un total de 4.250 empleados, mientras que la plantilla de Banco Caixa Geral esta conformada por 524 trabajadores, de los cuales, algo más de un centenar, forma parte de sus servicios centrales. La sociedad resultante de la integración contaría así con 4.774 empleados y el ajuste sería inferior al 5% de la plantilla.

En ningún caso está previsto aplicar medidas traumáticas en el proceso y los sindicatos confían en que, como en ocasiones anteriores, se llegue a un acuerdo con la dirección de la entidad. De hecho, unos 175 trabajadores de Abanca superan los 57 años de edad, según fuentes sindicales, por lo que el ajuste de plantilla se podría cubrir sin problemas mediante prejubilaciones y eventuales bajas incentivadas.

En cuanto a la red, la antigua caja gallega cuenta con 632 sucursales, mientras que Caixa Geral dispone de 110 oficinas distribuidas principalmente en Cáceres, Badajoz, Pontevedra (donde tiene su sede en España y 21 sucursales) y Madrid. Esto permite a Abanca ganar presencia en la capital y Extremadura, pero genera algunos solapamientos en la provincia limítrofe con el país vecino.

Abanca está ya culminando la integración de Deutsche Bank Portugal tras cerrar su adquisición hace ya casi un año, pero no se esperan ajustes por esta operación al no existir solapamientos. De este modo, la entidad gallega concentrará sus esfuerzos en 2019 en la absorción de ambas entidades, que le permitirán convertirse en el séptimo banco español -el octavo si se materializa la fusión de Unicaja y Liberbank-. La entidad en cualquier caso no descarta acometer más compras "más adelante", como aseguró en los resultados Escotet, el accionista mayoritario del grupo, cuya posición de caja es sólida.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios