La protección termina entonces

Abengoa se da hasta diciembre para salvar a su matriz... y busca más liquidez

La compañía sevillana espera que las adhesiones se obtengan "antes de mediados de septiembre", momento en que se liberaría la mitad de la financiación conseguida.

Instalación diseñada y construida por Abengoa en Arizona (EEUU).
Instalación diseñada y construida por Abengoa en Arizona (EEUU).
Archivo / ABG / L. I.

Abengoa sigue trabajando en su salvación. Tras conseguir un acuerdo para reestructurar Abenewco 1, compañía que aúna los activos, trabajadores y el negocio de la seviilana, queda un fleco por cortar, el reequilibrio de la matriz. La empresa que encabeza Gonzalo Urquijo cuenta con la protección del artículo 5 bis de la Ley concursal hasta el próximo 18 de diciembre, plazo que se da para convencer a, al menos, el 96% de sus acreedores. En cambio, y tal y como ha comunicado en una conferencia con accionistas este mismo miércoles, la matriz de la compañía sevillana espera lograr las adhesiones "antes de mediados de septiembre", momento en que se liberaría la mitad de la financiación.

En la misma conferencia, el propio Gonzalo Urquijo ha reconocido que pese a que en el plan de reestructuración que firmaron para Abenewco, entre otros, con la banca, se han pactado 203 millones de euros de liquidez, la compañía quiere llegar a su objetivo, 230 millones, por lo que sigue buscando la entrada de otros bancos o cajas que le puedan aportar la cantidad restante. 

De acuerdo con el plan presentado por la compañía, estas cuantías se liberarán en dos partes. La primera de ellas llegaría en septiembre, y la segunda, en diciembre, momento en que se espera que termine la tercera reestructuración a la que la histórica Abengoa ha hecho frente desde 2017. Será a final de año cuando se produzca la conversión instrumentos capital y la ruptura del grupo económico Abengoa SA. 

Una vez que se produzca este movimiento, la nueva cabecera del grupo será Abenewco 1, dejando a la histórica matriz como un esqueleto de deudas que ahora tratan de convertirse en préstamos participativos que tendrá una participación máxima del 2,7% en la compañía que seguirá menteniendo el negocio. 

Los esfuerzos del consejo de administración se centran ahora en conseguir salvar a la matriz. El propio Gonzalo Urquijo reconocía la situación de dicha compañía -en causa de disolución al contar con un patrimonio negativo de 388 millones de euros-, punto en el que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en su función de control de los mercados ha puesto la  lupa. 

Este mismo martes, la institución que encabeza Sebastián Albella comunicaba su decisión de mantener la suspensión de la cotización para las acciones de Abengoa ante una situación que calificaba como "extremadamente incierta". El propio regulador recordaba que para su supervivencia debe "alcanzar un acuerdo con los acreedores", algo que Urquijo ha enfatizado en la conferencia con sus accionistas. 

Mostrar comentarios