Martes, 16.10.2018 - 12:46 h
El 'rescate' de autopistas

Abertis, Sacyr, ACS y Bankia, sin cargas por la quiebra de las radiales R-3 y R-5

El concurso de acreedores de Accesos de Madrid, la sociedad que estaba controlada por las cuatro entidades, ha sido declarado como fortuito.

Imagen del peaje de la R-3.
Abertis, Sacyr, ACS y Bankia, sin cargas tras la quiebra de las radiales R-3 y R-5. / EFE

El Juzgado mercantil número 6 de Madrid ha declarado fortuito el concurso de acreedores de Accesos de Madrid, sociedad controlada por Abertis, Sacyr, ACS y Bankia. De esta forma, se entiende que la quiebra de la sociedad no ha sido consecuencia de una mala gestión, sino que ha venido condicionada por las circunstancias. El procedimiento podía ser calificado como fortuito o culpable. En este segundo caso los administradores hubieran tenido que pagar a los acreedores el importe que no percibieran de sus créditos en la liquidación.

Accesos de Madrid fue la sociedad concesionaria y gestora de la R-3 Madrid-Arganda y la R-5 Madrid-Navalcarnero que se declaró en concurso voluntario de acreedores en octubre de 2012, al no poder renegociar su deuda de 660 millones de euros con su sindicato de bancos acreedores. La concesionaria de estas dos radiales pidió el concurso apenas un mes después de solicitar el 'preconcurso', procedimiento que otorga a la empresa un máximo de cuatro meses para negociar la deuda y esquivar la antigua suspensión de pagos.

Los bancos "no quisieron o no pudieron" abordar dicha negociación, según aseguraron fuentes de la empresa en su momento, con lo que se abocaba a la sociedad concedente de las autopistas a solicitar el concurso. La concesionaria de la R-3 y la R-5 se vio obligada a acogerse a esta figura ante la incapacidad de atender al vencimiento de su deuda bancaria debido a la caída del tráfico y a los sobrecostes de las expropiaciones.

Accesos de Madrid estaba participada por Abertis con el 35%, Sacyr, con un 25%, ACS con un 20% y una sociedad de participaciones de la antigua Caja Madrid con otro 20%. Esta sociedad se había encargado de la explotación de las radiales R-3 y R-5 desde junio de 2004, mientras que en mayo de 2016 la Audiencia Provincial de Madrid le ordenó de oficio la apertura. Estas vías fueron dos de las que más acusaron la caída de usuarios que registraron todas las autopistas de pago desde el inicio de la crisis.

Otros frentes legales abiertos

Por otro lado, según consta en un documento de Bankia remitido este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), existen aún dos procedimientos abiertos relacionados con demandas interpuestas por los tenedores de la deuda de la sociedad quebrada. En este sentido, el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid ha dictado sentencia a favor de la sociedad concesionaria para la construcción de las autopistas R-3 y R-5. Contra la misma se ha presentado un recurso de casación de contrario que se encuentra en el Tribunal Supremo.

Los demandantes poseen un 51% de la deuda de la sociedad quebrada. En un principio, las demandas fueron interpuestas por ING Belgium, BBVA, Banco Santander y Catalunya Banc. No obstante, según han aclarado fuentes de la entidad, estos bancos vendieron la totalidad de la deuda a fondos de inversión internacionales.

Asimismo, el Juzgado de Primera Instancia número 48 de Madrid ha reclamado a Bankia la emisión de una 'comfort letter' para garantizar el cumplimiento del contrato de apoyo, dictándose en este caso sentencia desfavorable para al entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri. El banco, en este caso, ha recurrido, con lo que también se encuentra a la espera de que se resuelva. El riesgo total asumido por Bankia en relación a estos litigios, teniendo en cuenta su participación, es de 165 millones de euros.

Rescate estatal de las autopistas

El Ministerio de Fomento emprendió el pasado mes de mayo el 'rescate' de estas, que unen Madrid con Arganda y Navalcarnero, respectivamente, tal como determinó el auto del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid. Fomento ha asumido así la titularidad, la gestión y la explotación de la R-3 y la R-5, a través de su Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa) toda vez que la sociedad concesionaria de las vías, Accesos de Madrid, fue declarada en liquidación.

La R-3 es una vía de 31,8 kilómetros de longitud que conecta la capital con Arganda y la carretera de Valencia y actualmente registra un tráfico de unos 9.886 vehículos diarios. De su lado, la R-5 Madrid-Navalcarnero cuenta con 31,63 kilómetros, que enlazan con la carretera de Extremadura, y contabiliza unos 7.800 usuarios al día.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios