Martes, 18.06.2019 - 17:42 h
Deloitte será el auditor en la salida a bolsa

ACS da juego a Barclays, Clifford Chance y Baker Mackenzie en la OPV de Zero-E

El grupo constructor anuncia que su nueva filial renovable creará, a su vez, una comercializadora para vender electricidad a más de 100.000 clientes.

ACS
 

La salida a bolsa de Zero-E, la empresa que da soporte jurídico a los activos renovables que posee el Grupo ACS a través de su filial Cobra, va a concentrar un amplio reparto de asesores, entre coordinadores globales, entidades colocadoras, asesores legales y auditores de cuentas. La operación viene a paliar la atonía de un mercado paralizado por la incertidumbre política que ha contaminado las decisiones económicas, propiciando que las principales entidades que tienen en cartera ofertas públicas de venta (OPV) no terminen de ver el momento apropiado para lanzar sus emisiones.

En un principio, tanto Ibercaja como Europastry habían previsto estrenarse en el parqué dentro del primer semestre pero ninguna de estas dos propuestas parece a día de hoy que vayan a materializarse antes del verano. Más significativo es el caso de Cepsa, la petrolera española controlada por el fondo Mubadala de Abu Dhabi, que ha aceptado finalmente la oferta de Carlyle para hacer caja con la venta del 40% que en un principio estaba destinado a bolsa. Cepsa paralizó su oferta pública en el último instante en octubre del pasado año, generando con esta decisión una psicosis de temor que se ha trasladado al resto de emisores.

A este paso, y si otras OPV en cartel como las del banco online WiZink o la promotora Vía Célere no lo remedian, todo hace indicar que el Grupo ACS de Florentino Pérez será el primero en medir la temperatura del mercado bursátil en este 2019. El grupo constructor tiene definidas las fechas claves de la oferta de Zero-E en un calendario que se inicia el próximo día 8 de mayo con la presentación del proyecto a los analistas. Cobra, en su calidad de accionista con el 100% de Zero-E, ha contratado un amplio elenco de colaboradores entre los que figuran los tres coordinadores globales que fueron anunciados a la CNMV el pasado 12 de abril a través de un hecho relevante. Pero además de Goldman Sachs, Natixis y Société Générale, está prevista también la participación de Barclays como entidad colocadora.

En el capítulo de asesores jurídicos, Zero-E dispone también ya de un acuerdo con el despacho internacional Clifford Chance, que intervendrá en la operación como representante legal de la propia sociedad emisora. Por parte de los bancos directores de la operación se han contratado los servicios del bufete norteamericano Baker Mckenzie. La auditoría de cuentas previa a la colocación de las acciones será efectuada por Deloitte, la firma que ha estado trabajando durante casi los últimos veinte años con ACS y que ha sido relevada recientemente por KPMG después de que el ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas) determinase su incompatibilidad para seguir auditando a la matriz del grupo.

Estreno en bolsa a finales de junio

La salida a bolsa de Zero-E, de acuerdo con las estimaciones que manejan los asesores financieros y jurídicos, está contemplada para finales de junio. El road-show con los inversores se prolongará al menos dos semanas a partir del 13 de junio con la vista puesta en fijar el precio definitivo de la ofera el día 26. Dos días después, el 28 de junio, Zero-E se convertirá en nueva sociedad cotizada en las bolsas de valores de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. La valoración total de empresa se estima en no menos de 2.000 millones de euros.

La OPV está diseñada con la intención de alcanzar un free-float del 51% manteniendo Cobra la propiedad del 49% restante que otorga el paquete de control.  La oferta pública estará dirigida a inversores institucionales, tanto españoles como extranjeros, con una cuota todavía por definir que será destinada al mercado de Estados Unidos. Los activos que se incluirán en el perímetro de consolidación de la futura sociedad cotizada corresponden a un total de 17 proyectos de energías renovables, líneas eléctricas y desalinizadoras que actualmente están en operación, construcción o desarrollo tanto en España como en otros ocho países de Norteamérica, Latinoamérica, Asia y África.

Eleia, futura comercializadora

Según ha informado el grupo constructor en una reunión con inversores y analistas el perímetro de Zero-E alcanza actualmente un total de 1.481 megavatios de potencia, de los que 1.341 corresponde a la capacidad instalada esperada a final de este año y 140  a activos en construcción. Además se incluirán en la cartera de la nueva empresa 445 kilómetros de líneas de transmisión eléctrica y 286.000 metros cúbicos de tratamiento de agua y desalinizadoras. El objetivo estratégico consiste en alcanzar una capacidad instalada de 4.500 megavatios en 2022 y empezar a desarrollar otros 5.200 a partir de 2023.

Los directivos de ACS han anunciado también la puesta en marcha de una empresa de comercialización de electricidad que, bajo la denominación de Eleia, venderá la energía que genere Zero-E. El grupo que preside Florentino Pérez espera que la futura comercializadora pueda llegar a alcanzar la cifra de 100.000 clientes en el mercado residencial, además de 50.000 pymes y al menos cien grandes cuentas, a los que venderá cerca de 6.500 megavatios con una facturación anual de 100.000 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios