Jueves, 23.01.2020 - 12:53 h
Tras el pacto de Sánchez e Iglesias

El temor a la sustitución de la cúpula de Bankia agrava su descalabro en bolsa

Los analistas de Redburn advierten de que un cambio en la gestión de la entidad sería negativo para la evolución de la acción.

Bankia
El temor a la sustitución de la cúpula de Bankia agrava su descalabro en bolsa. / EFE

El miedo se ha instaurado en el mercado ante un eventual Gobierno de coalición del PSOE con Unidas Podemos. Tras el acuerdo firmado por los líderes de ambos partidos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, uno de los asuntos que más preocupa a los inversores es la posible sustitución de la cúpula de Bankia, que desde el rescate está comandada por José Ignacio Goirigolzarri, en funciones de presidente, y por José Sevilla como su mano derecha y consejero delegado de la entidad.

A falta de que Pablo Iglesias, secretario general de Unidas Podemos, actualice su postura al respecto de la entidad nacionalizada, el mercado especula con un posible cambio en su dirección, lo que agrava la crisis en bolsa de Bankia, que en las últimas dos sesiones bursátiles ha perdido casi un 9% de su valor, porcentaje que se traduce en 491 millones de euros. "Un cambio en la gestión de Bankia (presidente y CEO) sería un claro catalizador negativo para la acción", comenta Redburn, casa de análisis británica recientemente ha sido adquirida por Rothschild.

Y es que el programa electoral de Unidas Podemos sitúa a Bankia en el punto de mira, pues insta a paralizar su privatización y a sustituir, con carácter inmediato, a Goirigolzarri, que antes de recalar en la entidad nacionalizada había ejercido durante ocho años como CEO de BBVA. En cualquier caso, ya no es tan fácil sustituir 'en bloque' al consejo de administración de un banco -como ocurrió en el rescate-, pues la supervisión bancaria de las entidades con más de 30.000 millones en activos depende del Banco Central Europeo (BCE) desde finales de 2014.

El BCE es clave a la hora de nombrar directivos

Bajo el paraguas comunitario, el nombramiento de los consejeros y de los miembros de la alta dirección de un banco debe de obtener el visto bueno de Fráncfort antes de que los mismos puedan empezar a ejercer, un proceso que se conoce como fit & proper y en el que se evalúan las aptitudes de los candidatos. Normalmente se dilata durante meses, por lo que se antoja complicado descabezar durante meses uno de los mayores bancos del país. El único precedente es Banco Popular, donde se cambio todo el consejo en una sola noche, pero después de que la entidad fuera intervenido por las autoridades tras su caída.

Además, Nadia Calviño, actual ministra de Economía en funciones (que está llamada a ser la vicepresidenta económica del nuevo gobierno) será otro cortafuegos a las pretensiones de Unidas Podemos respecto a Bankia. Fuentes socialistas insisten en que el PSOE llevará la voz cantante en una serie de temas estructurales que se deben tratar con "seriedad". Además, dicen que Calviño tiene clara la estrategia respecto a la privatización de la entidad, que se basa en que siga revirtiendo dividendos al Estado mientras se confía en que suba su valor en bolsa una vez se recuperen los tipos de interés.

José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacion Goirigolzarri. / EP.

También se ha rumoreado una posible fusión con Banco Sabadell -con quien hubo negociaciones antes de la fusión- BBVA o CaixaBank, pero, por el momento, los analistas de Redburn dan una probabilidad "muy baja" a que la entidad entre a formar parte de una operación corporativa en el corto plazo. No obstante, sí que subrayan que es el banco al que más perjudica el acuerdo alcanzado entre Sánchez e Iglesias.

¿Volverá el impuesto a la banca?

Otro de los riesgos para el sector financiero del 'pacto del abrazo', como recuerda Fidentiis, es la posibilidad de que el nuevo Gobierno impulse un impuesto a la banca, medida que ha sido promovida tanto por el PSOE como por Podemos, que además aboga por la banca pública. En cualquier caso, la boutique española, adquirida por Bestinver , no cree que se puedan impulsar medidas tan controvertidas dada la fragilidad del Gobierno de coalición, que necesita de numerosos apoyos en el Parlamento para hacerse realidad.

Aún así, la caída en el valor de mercado de las ocho entidades cotizadas españolas roza el 7% (en los casos de Bankia, Unicaja y Liberbank, al estar más expuestas a España, se sitúa alrededor del 10%) desde la foto que ha dado la vuelta al mundo: la firma del presidente en funciones, Pedro Sánchez, y el futuro vicepresidente, Pablo Iglesias, un golpe que se traduce en una pérdida de cerca de 7.500 millones de cotización.

Reacción de los bancos al 12-N
Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING