Jueves, 23.05.2019 - 09:53 h
Más de 400.000 muertes por sobredosis

Acusan a la farmacéutica del Oxycontin de la epidemia de los opiáceos en EEUU

La fiscal general de Massachusetts acusa a ocho familiares propietarios de la farmacéutica de llevar a cabo una "campaña de ventas engañosa".

La farmacéutica ha indicado que la demanda es un intento de convertirles en "los villanos de la historia"
La farmacéutica dice que la demanda trata de convertirles en "los villanos de la historia".

La fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, ha acusado a la farmacéutica Purdue de ser una de las principales reponsables de la epidemia de opiáceos que ha causado en EEUU más de 400.000 muertes por sobredosis en la última década al engañar a los consumidores con la venta del potentísimo analgésico Oxycontin.

La familia Sackler, que dirige la farmacéutica, contrató a "cientos de trabajadores para cumplir sus deseos", usando a médicos para "enganchar a más pacientes a los opiáceos, a dosis más altas, durante más tiempo", señala Healey.

La demanda interpuesta por Healey acusa a ocho familiares propietarios de la farmacéutica de llevar a cabo una "campaña de ventas engañosa", según CBS, en lo que la fiscal ha descrito como "el panorama más exacto del inicio de esta crisis". Los Sackler, ha lamentado, "no quieren aceptar su culpa. Culpan a los médicos, culpan a quienes recetan el medicamento y, lo peor de todo, culpan a los pacientes".

Rechazo desde la empresa

La farmacéutica ha indicado que la demanda es un intento de convertirles en "los villanos de la historia", y han prometido impedir que la información clasificada que hay en la demanda siga sin ver la luz.

La jueza de Massachusetts, Janet Sanders, responsable de las diligencias, se mostró escéptica a la hora de mantener clasificados algunos aspectos de la demanda, como pide la farmacéutica, dado el interés público en el caso. Según la acusación, el entonces presidente de la farmacéutica, Richard Sackler, escribió en un correo electrónico confidencial que la mejor forma de evitar una crisis de imagen era "culpar a quienes abusan del medicamento, que son los verdaderos culpables y el problema".

La familia no ha hecho comentarios a la CBS. Hace doce años, la compañía adimitió que había vendido la Oxicontina como un medicamento "menos adictivo" que el resto de competidores, y acabó pagando 630 millones de dólares en multas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios