Lunes, 19.08.2019 - 10:05 h
Culminan su integración

Adiós a AKI: Leroy Merlin sella su fusión en pleno aterrizaje en centros urbanos

Adeo ha concluido el proceso de integración de sus cadenas, iniciado hace un año y en pleno desembarco de Leroy en el centro de Madrid y Barcelona.

leroy
leroy

El gigante francés Adeo ha concluido la integración de sus dos grandes marcas de bricolaje en España. Hace un año, la multinacional anunció la fusión de Leroy Merlin y AKI. Una reestructuración que coincidía con la reinvención de la enseña Leroy, que ha dejado de estar exclusivamente vinculada a los centros comerciales a las afueras de las grandes ciudades para desembarcar con tiendas urbanas en Madrid y Barcelona.

La compañía certifica el adiós de AKI con su absorción por parte de Leroy Merlin España y, al mismo tiempo, con su extinción como compañía independiente. Movimientos societarios que se hicieron efectivos el pasado 21 de enero, según comunicaron al Registro Mercantil. Leroy Merlin asume, según indica a La Información, que este es el último paso jurídico para sellar la unión de ambas empresas. 

Adeo comunicó a principios de 2017 que buscaba la integración, bajo una única estructura societaria para reforzarse como uno de los principales operadores europeos en el segmento del bricolaje y la decoración y competir así con otras multinacionales, como Ikea o con filiales de operadores locales, como Bricor, división de El Corte Inglés

Una integración, sin impacto en sus plantillas, que también abría la puerta a la creación de una nueva marca, en el año 2020, que fuera paraguas de ambas empresas. 

No va a ser así, porque Adeo ha dado continuidad a Leroy Merlin como principal baza comercial. Mantendrá esa marca, la tradicional, para los establecimientos que rondan los 11.000 metros cuadrados. Además, tras la integración con AKI, tendrá tres marcas para sus establecimientos de menor tamaño. Por un lado, Leroy Merlin Compact, para locales de entre 2.000 y 4.000 metros cuadrados. Por otros, Leroy Merlin Project, para establecimientos más enfocados en las principales reformas domésticas.

Y el tercero, el de centro de ciudad, denominado Leroy Merlin Urban. De momento, cuenta con dos establecimientos, en Madrid y Barcelona, inaugurados en 2018, por lo que, a día de hoy, todavía no hay datos de qué resultados obtiene con este nuevo formato. 

Su último balance en España, antes de dar el paso de asumir AKI, es el de 2017. Entonces, sus ventas crecían a un ritmo del 7,9% (1.829,9 millones de euros) pero su beneficio caminaba a la baja, porque se recortó un 4%, a 77,6 millones. Un beneficio que no viajó a Francia, a su matriz. A diferencia de lo ocurrido con otros grupos controlados por la familia Mulliez, como Alcampo, Leroy Merlin destino su beneficio a reservas, puede que en previsión a la inversión que está conllevando la transformación en la que está inmerso en España. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios