Miércoles, 20.11.2019 - 02:55 h
Ante la quiebra del touroperador

Aena prepara un plan de choque contra el caso Thomas Cook... que puede ser inútil

Lucena recuerda que España ya tiene las tarifas más bajas de Europa y que las tasas aeroportuarias suponen una parte marginal del gasto turístico.

Fotografía cartel publicitario Thomas Cook / EFE
Aena cree que una rebaja de la tasas aeroportuarias tendría un efecto mínimo en la resolución de la crisis desatada por la quiebra de Thomas Cook / EFE

"Esto me recuerda a cuando uno va al cine. Aena es el propietario de la sala de cine, sí, pero lo que quiere el público es ver la película". El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha tirado de metáfora para sacudirse la presión social y política sobre el gestor aeroportuario propiedad del Estado para que apruebe incentivos -vía exenciones o bonificaciones en las tasas aeroportuarias- que 'reanimen' los destinos más afectados por la quiebra de Thomas Cook y para ilustrar el alcance en su opinión limitado que estas medidas de estímulo tendrían para conseguir los objetivos buscados.

"Lo normal es que se reabsorba la mayor parte del impacto generado por las rutas que Thomas Cook va a dejar de operar", ha avanzado este miércoles Lucena, en un almuerzo-coloquio organizado por la Deusto Business School y HPE. De hecho, el presidente de Aena deslizó que el gestor aeroportuario ya ha recibido muestras de interés por los 'slots' que el touroperador británico ha dejado vacantes.

El relato tranquilizador de Aena contrasta, no obstante, con la preocupación que el asunto ha despertado, especialmente en Canarias, probablemente el territorio más afectado por la quiebra de Thomas Cook y el que con más ahínco está exigiendo al gestor aeroportuario que se implique en la resolución de la crisis.

Lucena, fogueado en las cosas de la política por su pasado en el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y como diputado del PSC en el Parlament de Catalunya, es no obstante posibilista. Por un lado ha querido recordar que Aena tiene las tarifas aeroportuarias más bajas de toda Europa y que la incidencia de éstas en el gasto total de los turistas es marginal "y sin duda alguna no determinante para que un turista decida si va a o no a un destino"; pero por otro ha señalado también que la empresa controlada por el Estado está evaluando el perímetro real de los pasajeros afectados -unos 53.000 según las estimaciones del Gobierno- y las eventuales medidas a tomar

Lo que se le pide a Aena desde el sector turístico canario y también desde la órbita política es una reducción generosa de los costes operativos de las aerolíneas que vuelan a Canarias, ya que sea mediante la aplicación de alguno de los incentivos que el gestor aeroportuario ya aplica en algunos casos o mediante la aprobación de bonificaciones o incluso exenciones sobre la tasas aeroportuarias que pagan las aerolíneas.

A la espera de lo que se decida a este respecto, Aena ya ha adoptado una serie de medidas operativas para facilitar el regreso a sus países de origen de las decenas de miles de turistas que se han quedado 'colgados' en España por la quiebra de Thomas Cook, entre las cuales Lucena ha destacado la ampliación de horarios de los aeropuertos más afectados (Menorca y Tenerife) y también la extensión de los servicios aeroportuarios en estas instalaciones.

El mercado se pelea por el trozo de tarta de Thomas Cook

Un informe de Credit Suisse fechado el mismo 23 de septiembre, día de la quiebra de Thomas Cook, señala la posibilidad de que el cese de operaciones de esta compañía convierta al aeropuerto londinense de Gatwick -foco de las operaciones del touroperador- en el centro de interés del resto de aerolíneas. La centenaria compañía operaba el 4% de todos los vuelos de esta instalación londinense. Por ello, y según este informe, tomando como referencia las últimas grandes quiebras de aerolíneas, la de Monarch y Air Berlin, es probable que aumente el precio de los vuelos de corto radio debido a que el crecimiento de la capacidad en las áreas que ha dejado vacantes se ve mermado.

En este sentido, algunos de los más beneficiados y que podrían quedarse con los 'slots' que ha dejado vacíos Thomas Cook serían IAG y Easyjet. También, según la misma fuente, Virgin Atlantic puede ver una oportunidad de crecimiento en la instalación londinense para operar largo radio a la vez que desarrolla su 'joint venture' con Delta y Air France-KLM.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING