Martes, 18.02.2020 - 10:57 h
En plena ofensiva fiscal del Gobierno

Airbnb declara 4,5 millones de ventas en España y pagó 72.000 euros en impuestos

Mantiene su estructura fiscal en Irlanda, desde donde factura todos los servicios. Hacienda debía devolverle 266.000 euros cobrados de más.

La plataforma airbnb encuentra en México un paraíso fiscal
Airbnb declara 4,5 millones de ingresos. / FLICKR - Archivo

Es una de las plataformas a la que el Gobierno ha mirado para el nuevo impuesto a las 'tech'. Airbnb es uno de los objetivos de ese tributo aprobado por el Ejecutivo. Ahora, la compañía declara a través de su filial española unos ingresos de apenas 4,5 millones de euros de ingresos, con el pago a Hacienda de 72.000 euros en Impuesto de Sociedades.

La tecnológica mantiene su estructura fiscal en Irlanda, desde donde factura los servicios en España. La filial local lleva a cabo tareas de marketing y promoción de sus servicios a la matriz irlandesa, a la que está vinculada la totalidad de estos ingresos.

En concreto, según las cuentas recién presentadas en el Registro Mercantil, la compañía ingreso 4,5 millones de euros, lo que supone un incremento de más del 50% respecto a la cifra que declaró el año anterior. La totalidad fue facturado a Airbnb Ireland en concepto de marketing.

Con todos los gastos, principalmente de personal (2,6 millones para una plantilla media de 31 empleados), la compañía tuvo unos beneficios antes de impuestos de 286.000 euros. Según refleja en su memoria, tras los ajustes de gastos deducibles y no deducibles, su cuota líquida a pagar es de 72.000 euros.

Pero la realidad es que Hacienda debía devolverle a la compañía mucho más a cierre de ejercicio. Y es que, durante todo el año llevó a cabo retenciones e ingresos a cuenta de 338.000 euros (diez veces más que el año anterior). Así la Agencia Tributaria debía devolver casi 266.500 euros.

Airbnb, objetivo de Hacienda

La Agencia Tributaria redujo in extremis de 7 a 3 millones el umbral de ingresos en España de las compañías que podían ser objeto del impuesto a las grandes tecnológicas. El objetivo: lograr incluir a compañías como Uber o la propia Airbnb.

Uber facturó 2,8 millones, por lo que, con toda probabilidad, superará los 3 millones en 2018. Tanto una como la otra superaron los 2.000 millones de dólares de ingresos en todo el mundo, por lo que cumplen con el otro requisito exigido por Hacienda (que la facturación global sea superior a los 750 millones de euros).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING