Jueves, 18.10.2018 - 16:29 h
El nuevo A321neo LR 

Airbus estrena modelo de larga distancia con un vuelo entre Seychelles y Toulouse

Se espera que consiga su certificación antes del verano con vistas a la entrega de la primera unidad a finales de año.

El primer A321neo LR despega en su vuelo de prueba en Hamburgo, Alemania
El primer A321neo LR despega en su vuelo de prueba en Hamburgo, Alemania

Un avión Airbus del tipo A321neo LR (adaptado para vuelos intercontinentales) recorrió una distancia récord de 4.109 millas náuticas (7.610 kilómetros) entre las Seychelles y Toulouse, donde aterrizó la pasada madrugada tras casi once horas de vuelo.

Este A321neo LR, el único aparato de pruebas de esta versión, tocó tierra en el aeropuerto de Toulouse, junto a la sede de Airbus, a las 6.00 locales (4.00 GMT), explicó a Efe un portavoz del fabricante europeo.

Fue el décimo quinto vuelo de la aeronave, que se espera que consiga su certificación antes del verano con vistas a la entrega de la primera unidad (a una compañía cuyo nombre no se ha hecho público) a finales de año.

A bordo iban once técnicos y cinco pilotos e ingenieros de pruebas para validar la cabina, en la que se ha modificado la ubicación de las puertas, y los tres depósitos de carburante suplementarios que son los que permiten aumentar el radio de acción con respecto al A321neo estándar, precisó el portavoz.

Airbus ha recibido por ahora encargos para "más de un centenar" de unidades del A321neo LR, un aparato concebido para trayectos de hasta 4.000 millas náuticas (unos 7.400 kilómetros) con capacidad para transportar hasta 240 pasajeros, los mismos que en la versión estándar.

En la próxima fase de vuelos de prueba, que se desarrollará en Suecia, se pretende certificar su despegue con un peso máximo de 97 toneladas, para lo cual el avión ha sido reforzado en algunos puntos.

El objetivo del fabricante europeo al lanzar este programa de su primer avión de pasillo único adaptado a vuelos intercontinentales es capturar el mercado del reemplazo de los Boeing 757 y en parte del 767, y aprovechar el esperado tirón de las líneas de larga distancia, sobre todo de la mano de las compañías de bajo coste.

Unas aerolíneas susceptibles de utilizar aviones de menos de 250 plazas, más fáciles de llenar -y por tanto de rentabilizar-, bien para corredores intercontinentales con mucho tráfico y mucha competencia entre grandes metrópolis, bien para abrir nuevas líneas de largo recorrido entre ciudades de tamaño medio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios