Sábado, 18.01.2020 - 01:28 h
Prevé invertir 140 millones

Metro de Madrid destina 2,4 millones a retirar amianto tras morir dos operarios

El suburbano ha sacado a licitación un contrato para eliminar esta sustancia del material móvil y los equipos de trabajo. 

Metro de Madrid
Metro de Madrid destina 2,4 millones a retirar amianto tras morir dos operarios. / EFE

Metro de Madrid ha decidido contratar ahora un "servicio de desamiantado del material móvil y equipos de trabajo del área de mantenimiento de material móvil", según publica el Boletín Oficial del Estado de este mismo miércoles. En total, el organismo público dedicará 2,4 millones de euros a eliminar esta sustancia peligrosa -también llamado asbesto- de las instalaciones del subterráneo madrileño después de que, al menos, dos trabajadores falleciesen como consecuencia de su exposición a este elemento. 

El BOE de este miércoles recoge un anuncio de contratación para eliminar el amianto -un metal presente en tuberías, tejados y convoyes, entre otros- dividido en dos lotes. Por un lado, la primera parte se corresponde con el 'desamiantado' de los coches de gálibo estrecho y, la segunda, los de gálibo ancho y los equipos de trabajo. 

El primero tendrá un presupuesto base de licitación de 1,5 millones de euros, incluido el IVA, y el segundo de 907.000 euros. El plazo de ejecución es, según el documento, de dos años. La fecha límite de presentación de propuestas es el próximo día 10 de diciembre a las 12 de la mañana. Además, la empresa adjudicataria tendrán un importe máximo de los gastos de publicidad de la licitación de 9.000 euros por lote.

El anuncio del servicio de transportes de la Comunidad de Madrid llega tras el fallecimiento de dos trabajadores de Metro que habían estado expuestos al amianto, según denunciaron los sindicatos. Además, habría otros dos operarios que habrían enfermado como consecuencia de esta exposición. 

El primero de ellos falleció el pasado mayo, solo un mes después de que le fuera reconocida la asbestosis, enfermedad profesional de este colectivo causada por la inhalación de este material. En una nota de prensa emitida por esta compañía tras el suceso, Metro de Madrid reiteró su "compromiso por el desamiantado progresivo de toda la red y del material móvil" que ahora se lleva a cabo. 

Hace apenas un mes, fallecía el segundo trabajador de la compañía que había estado en contacto con este producto. En este caso, el operario era el primer diagnosticado con asbestosis de toda la plantilla y presentó además una demanda ante los Juzgados de lo Social para reclamar al suburbano una indemnización de 395.602 euros.

Metro de Madrid anunció una inversión de hasta 140 millones de euros para retirar este material que, según una directiva europea, debe desaparecer totalmente antes de 2028. En este sentido, el sindicato Comisiones Obreras denunció el pasado año que hasta 2030 podrían morir entre 3.000 y 4.000 personas víctimas del absesto del suburbano madrileño.

No solo en el metro

El amianto no solo está presente en el Metro de Madrid. Colegios, cañerías de agua, viviendas... este material sigue pudiendo encontrarse en muchos espacios públicos. La marca Uralita despuntó en la construcción del siglo XX gracias al aislamiento térmico de espacios y conducciones y a su poder de insonorización.

Por ello, placas y revestimientos de este material se utilizaron desde el final de la Guerra Civil hasta bien entrados los años 90 en nuestro país. A pesar de que desde los años 80 se sabía de sus consecuencias sobre la salud, no fue hasta 2002 cuando España decidió prohibir su instalación. A día de hoy, 16 años después, sigue sin existir un registro oficial de edificios ni personas afectadas por este material.

Precisamente, trabajadores de esta empresa han conseguido ganar en los juzgados, en concreto en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, varios casos contra la firma. El último de ellos, una indemnización de 112.000 euros al viudo de una mujer fallecida por la inhalación de amianto. En la sentencia los magistrados explican que el deceso de la mujer se debió a que la compañía no cumplió con su deber de hacerse cargo de limpiar la ropa de sus empleados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING