Martes, 22.10.2019 - 20:56 h
Las retribuciones de la cúpula del banco

Ana Botín ganó 11 millones en 2018 y guarda una hucha de 46 para la jubilación

La presidenta de la entidad elevó un 4% su salario respecto al año anterior. Echenique cuenta con un 'plan de jubilación' de 13,6 millones.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.
Ana Botín ganó 10,4 millones en 2018 y guarda una hucha de 46 para la jubilación. / Efe

Fue el año en el que exprimió la integración del Banco Popular para disparar su beneficio un 18%. Sin embargo, su primera espada, Ana Botín, no ha elevado la retribución al mismo ritmo. Ganó 11,01 millones de euros, un 4% más que en el año previo, según el informe anual que ha remitido este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De esa cifra, 1,23 millones corresponden a su aportación al plan de pensiones de la directiva.

También elevó su 'sueldo', su mano derecha y consejero delegado, José Antonio Álvarez, que obtuvo una retribución de 9 millones de euros, un 1% más que en 2017. Quien la disparó en mayor medida fue Rodrigo Echenique, vicepresidente del consejo, quien encara este año su jubilación. Echenique percibió una remuneración de 5,09 millones, un 19% superior a la del año previo. 

Cambio en la política de remuneración

Santander aplicó en 2018 un cambio en la remuneración por la cual se han reducido las dotaciones a los planes de pensiones de los consejeros ejecutivos, a la vez que aumenta la remuneración fija y otros conceptos, de manera que esta variación en los componentes de la remuneración, aseguró, es neutra en el total. Así, en este 2019, la presidenta y el consejero delegado mantendrán el mismo salario anual base, de 3,17 y 2,54 millones, respectivamente; y, en 2020 y 2021, podrán aumentar esta retribución fija en un máximo del 5% con respecto al año anterior.

¿Qué ha pasado con el conjunto de su órgano de dirección? El consejo del Santander, compuesto por 17 miembros, percibió 28,91 millones de euros en 2018, con un descenso del 9,4% respecto a los 31,63 millones de un año antes. Mientras, la alta dirección percibió 60,26 millones de euros en 2018, un 8,1% menos que los 65,58 millones de un año antes. Este descenso se produce con un directivo menos (19 en 2017 frente a 18 en 2018).

Planes de jubilación

Más allá de esa retribución anual, Santander detalla en el citado informe cuáles son los 'planes de jubilación' que desglosa para sus tres altos directivos: Botín, Álvarez y Echenique.

La presidenta de la entidad, suma una 'hucha' de 46 millones de euros (hace un año eran 45,7) que podrá percibir en caso de "jubilación y prestaciones complementarias de viudedad, orfandad e invalidez permanente", según especifica el banco. Mientras, en el caso del consejero delegado, ese 'plan' previsto es de 16,6 millones (16,1 millones en 2017). El tercero que puede acceder a una suma millonaria es Rodrigo Echenique, que podrá disponer de 13,6 millones de euros, menos que hace un año, cuando alcanzaba los 13,9 millones.

El motivo de esta 'reducción' es que Echenique es consejero ejecutivo desde el 16 de enero de 2015. "No participa en el sistema de previsión ni tiene derecho a que el banco realice aportaciones a su favor en este concepto", matiza la entidad la entidad. Es decir, el banco informa a "efectos comparativos 2018 y 2017" por las cifras que le corresponden antes de su nombramiento como consejero ejecutivo".

Hasta hace un año, también estaba entre los beneficiados de estos planes, Matías Rodríguez Inciarte. El último hombre de Emilio Botín en la alta cúpula contaba con una 'hucha' de cara a su jubilación de más de 48,7 millones de euros.

Ahora en Portada 

Comentarios