Martes, 22.10.2019 - 04:16 h
El mercado del smartphone

Apple y Samsung tropiezan con el móvil: frenazo en ventas y huida al 'low cost'

Los dos fabricantes se dan de bruces con una tormenta perfecta que ha hundido sus ventas en el primer trimestre. Las previsiones no son mejores.

El CEO de Apple, Tim Cook, durante la presentación de Apple TV+. / Apple
Apple (y Samsung) se dan de bruces con el frenazo de los móviles. / Apple

Es la tormenta perfecta para el mercado de los teléfonos móviles. Un frenazo de las ventas, por ciclos de venta más amplios, y una mayor querencia por móviles de gamas más bajas son las que forman este huracán. Y los efectos siguen golpeando las cuentas de resultados de los dos principales fabricantes de dispositivos en el mundo. Apple y Samsung cerraron el primer trimestre con caídas fuertes en sus ventas (y también en sus beneficios) vinculadas a este producto.

Las previsiones  no eran especialmente halagüeñas en este sector. Según la consultora IDC, 2019 será el tercer año consecutivo con una caída en la demanda. Esta y otras firmas analizan los envíos de unidades a grandes superficies y distribuidores -no unidades vendidas-. Pero es un termómetro claro del mercado. Sus perspectivas para este ejercicio: caerán un 0,8% hasta bajar a los 1.394 millones. Son cifras muy similares a las que plantean otros expertos.

Los ciclos más largos de venta representan uno de los factores decisivos: los clientes cambian con menor frecuencia de móvil. Pero a esto se suma otro más: la menor apuesta por móviles de altísima gama, con precios superiores a 1.000 euros, que han desembocado en la huida hacia móviles de menor coste y marcas como Huawei o Xiaomi. Es lo que ha constatado Orange, operador de telecomunicaciones, en España durante los últimos trimestres. Sólo entre enero y marzo, sus ingresos cayeron un 17%.

Los golpes en las cuentas

La primera en constatar el nuevo golpe este 2019 fue Samsung. La marca surcoreana es extremadamente dependiente del móvil, no sólo por la venta de dispositivos completos, sino por su negocio de chips de memoria de almacenamiento y de RAM para los 'smartphones'. Sus ventas entre enero y marzo cayeron un 13,5% hasta los 45.200 millones de dólares. Son los ingresos más bajos desde el año 2016. Las ganancias se desplomaron hasta los 5.400 millones de dólares. La desaceleración del mercado de 'smartphones' es clave en estas cifras, aunque también hay que tener en cuenta el desplome en los precios de las memorias 'flash'.

Apple también ha sufrido los embates del mercado de los móviles. En estos tres primeros meses del año, tras las ventas de Navidad, el gigante recortó un 17% los ingresos procedentes del iPhone hasta los 31.000 millones de dólares. El mercado chino ha sido uno de los grandes fiascos de la compañía que dirige Tim Cook: los ingresos allí cayeron un 21%. 

Y cómo diversificar

El impacto fue significativo en sus cuentas debido a la dependencia clara de la marca hacia el iPhone. Durante esos tres meses, el móvil aportó 53 de cada 100 dólares ingresados en caja. Esta sumisión al 'smartphone' es menor que la de hace un par de años. En 2018, eran 61 dólares. Y el camino ha sido claro: los servicios es la nueva mina que quiere explotar. Las comisiones cobradas por las descargas de aplicaciones, de juegos o de contenido, además de servicios como Apple Pay. Éstos ya representaron casi el 20% de todo el volumen de negocio (3,5 puntos porcentuales más que hace un año). 

Esa diversificación ha sido una de las particulares obsesiones para Samsung. El área de móviles representa la mitad de su negocio (28.000 millones de euros frente a los 40.000 de todo el primer trimestre), a lo que hay que sumar el papel de la fabricación de pantallas para compañías como la propia Apple. Con estas cifras sobre la mesa, la empresa ha decidido acelerar su inversión para lograr ese mayor reparto del negocio. Invertirá cerca de 10.000 millones de dólares anuales hasta 2030 para internarse en áreas como la tecnología vinculada a los coches o la inteligencia artificial.

Pese a que las cifras de hoy no son positivas, hay un cierto optimismo tanto por los analistas como por los dos grandes fabricantes para el medio plazo. De hecho, en el caso de Samsung entienden que la segunda parte del año vendrá marcada por una tibia recuperación. En el caso de las consultoras, la recuperación será progresiva a partir de 2020. Y el vector de crecimiento será el 5G. Entienden que estas nuevas conexiones ultrarrápidas, para las que ya están trabajando las operadoras en el despliegue de la infraestructura, serán un nuevo motivo para incrementar la demanda de móviles a partir de ese ejercicio.

Ese es el futuro que dibujan todos ellos para el móvil. El presente está formado por una demanda mucho más débil y un nuevo golpe a las cuentas que, pese a estar ya descontado por los inversores, no deja de ser doloroso.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios