Su facturación desde enero ha caído un 45%

Arehucas sortea el ERE a pesar de perder el 85% de sus ventas por el coronavirus

El fabricante canario de ron anuncia la absorción prevista de su filial Artemi, al tiempo que "busca soluciones" para evitar despidos de cara a la campaña estival.

Arehucas
Arehucas sortea el ERE a pesar de perder el 85% de sus ventas por el coronavirus.
Arehucas

Con la llegada del verano y, sobre todo, tras la reapertura progresiva de terrazas, bares y restaurantes, el consumo empieza a reactivarse en todas las zonas de España: vuelven las cañas, las tapas y también las copas, después que el ocio nocturno haya adelantado su plan de desescalada. Por eso, los productores de bebidas alcohólicas aceleran para surtir a una sociedad 'secada' por la crisis del coronavirus. Es el caso de Arehucas, el fabricante del ron canario más popular, que acaba de anunciar la absorción prevista de su filial Artemi, al tiempo que "busca soluciones" para evitar despidos de cara a la campaña estival.

El parón forzado de su producción ha provocado que sus ventas entre abril y mayo se hayan desplomado un 85% interanual. Por eso, Arehucas, como buena parte del sector ,se ha visto obligada a reinventarse distribuyendo alcohol sanitario en ves de ron durante la crisis, permitiendo mantener una actividad mínima para evitar el cierre total. Gracias a ello, la compañía ha logrado limitar sus pérdidas a un 45% en el acumulado desde enero, a pesar de que las pérdidas medias del sector rondaron el 70%, tal y como explicaba hace unas semanas la patronal, Espirituosos España.

La idea era transitar hacia la 'nueva normalidad' sin grandes aspavientos o decisiones precipitadas. Por eso, Arehucas completaba esta semana la absorción de su filial Artemi, una decisión que "no ha tenido que ver con la profunda crisis que vive el país. Es una decisión que se tomó hace un año, y se ha terminado de ejecutar en estos momentos", tal y como explica la compañía, que ha utilizado la figura de la "fusión impropia" para "unificar ambas en una única sociedad y simplificar así muchos temas administrativos". La fábrica de Artemi es propiedad de Arehucas desde 2006.

En este sentido, una de las grandes preocupaciones de la compañía es el negocio a medio plazo, ya que el futuro del turismo y las limitaciones de aforo e higiene en la reapertura de los bares y terrazas dibujan un escenario de incertidumbre en el que no se descartan más pérdidas en el sector de las bebidas alcohólicas y, por extensión, posibles despidos de aquí a final de año. Por eso, desde Arehucas explican que "habrá cambios organizativos y estratégicos, pero no se harán recortes de plantilla motivados por esta fusión. [...] Son cifras que a la empresa le hacen bastante daño a nivel de resultados, pero desde la dirección se está trabajando en buscar soluciones para mitigar estas pérdidas, sin llevar a cabo despidos".

El 100% de los productores, en riesgo de cierre

El problema es que, tanto en el caso de Arehucas como el de otros productores de alcohol en España, las perspectivas son realmente negativas. "El 80% de las empresas de este sector son pymes, pequeñas familias con negocios de hasta 200 años de historia. Pero solo tenemos tesorería para unas semanas más", señalan desde Espirituosos España, que advierte de que su situación es mucho peor de lo que pintan los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en los que se apunta a un trasvase de hasta el 20% de las ventas desde los bares a los supermercados. "Solo el 2% de lo que vendíamos en hostelería ha pasado a la alimentación" apunta la patronal, que considera que "el 100% de las empresas está en riesgo de desaparecer".

El sector declara estar en una situación límite. "En las primeras semanas del estado de alarma, ya hubo caídas por encima del doble dígito, en la ginebra, que cayó 11%; los licores, más del 10%; el vodka, un 15%; o los brandys, un 48%". En total, el sector asegura que ha perdido al menos 9 millones de litros en ventas, de los cuales solo 172.000 litros han pasado al sector de la alimentación. De ahí que la reactivación de la hostelería y las medidas de atracción turística sean varias de las demandas generalizadas. El único problema es que este reclamo se interprete como un fomento del "turismo de borrachera" desde países emisores como Reino Unido o Alemania. 

"Descartamos cualquier recuperación en 2021. Muchas de las pymes están abocadas a la desaparición si no se alivian sus cargas económicas", señalan desde Espirituosos de España. No parece ser el caso de Arehucas, que no solo confía que la campaña estival le sirva para recuperar parte de las pérdidas acumuladas en los últimos tres meses, sino que además tratará de evitar que el personal se vea afectado por una crisis que amenaza con hundir la economía española por encima del 13% del PIB, tal y como señalaban esta misma semana organismos como el Banco de España o la OCDE.

Mostrar comentarios