Domingo, 18.08.2019 - 01:25 h
La compañía de wifi se centrará en el software para volver a crecer

¿Quién está detrás de Fon? Así se reparten su capital Varsavsky, Google y fondos VIP

El fundador mantiene el 50% de las acciones, mientras que el gigante del buscador, Qualcomm, Skype o el fondo Atómico suman más del 30%.

El consejero delegado de Fon, Alex Puregger.
El consejero delegado de Fon, Alex Puregger.

Es una de las pocas compañías españolas que tienen entre sus accionistas a gigantes tecnológicos como Google, Qualcomm o Skype, fondos de inversión importantes como Index o Atómico y operadores de telecomunicaciones como Deutsche Telecom o British Telecom. Es Fon, la empresa tecnológica enfocada en la gestión de las redes wifi, en la que su fundador, Martín Varsavsky, mantiene más del 50% de las acciones. La compañía busca ahora centrarse en el desarrollo de 'software' para 'telecos' y pequeña y gran empresa con el objetivo de acelerar el crecimiento de sus ventas.

Es una de las 'startups' de origen español más veteranas. Arrancó en 2006 y desde esa fecha han reunido más de 110 millones de dólares en capital para su servicio. La última operación tuvo lugar en 2015. Pero, ¿cómo se reparte el accionariado de la compañía?

Varsavsky, como máximo accionista

Según la última información remitida al Companies House, el registro mercantil británico (donde reside la sede de la matriz), por parte de la empresa y consultada por La Información, hoy Martín Varsavsky mantiene el 50,8% de las acciones. En concreto, controla desde su sociedad Jazzya Investment 41,6 millones de acciones ordinarias, a las que se suman algo más de 22.000 'preferentes' (de las rondas posteriores) que ostenta a título personal. Hoy en total la compañía tiene emitidas un total de 81,8 millones de títulos, con diferentes derechos de voto y de condiciones económicas (ordinarias, preferentes A y preferentes A1) procedentes de las diferentes ampliaciones de capital.

Este control de Varsavsky se da a pesar de que se han anunciado en este tiempo un total de siete rondas de financiación (la última en 2014, en forma de deuda), que sumaban un total de 117 millones de dólares.

Los otros accionistas 'top'

Tras el empresario argentino, el fondo de capital riesgo francés Index Ventures, inversor de españolas como Privalia o Typeform y de gigantes como Dropbox, Facebook o Just Eat, controla el 13,4% de la compañía con casi 11 millones de acciones adquiridas a través de diversos fondos.

Tras este fondo se encuentra el grupo de inversión Coral Group, que mantiene un 5,8%. Google es el cuarto gran accionista de la sociedad, al tener 4,39 millones de acciones (un 5,3% de la sociedad). Otros gigantes como Qualcomm o Skype tiene un 4,1 y un 3,6 por ciento de la sociedad. El fondo Atómico, hoy presente en compañías españolas como Jobandtalent, tenía el 4,1%.

Marc Andressen era uno de los accionistas que entraron en el arranque de Fon. Es el cofundador del navegador Nestcape y uno de los principales inversores de capital riesgo de Silicon Valley, a través de la sociedad Andreessen Horowitz (Facebook, Github, Instacart, Lyft, Skype o Twitter). Pero, ¿cuánto controla?. Según la documentación, a través de la sociedad Messrs Marc L Andreessen and JP Morgan Trust Company, cuenta con 55.500 acciones (apenas un 0,06%).

Una de las estrategias que siguió la empresa fue aliarse con grandes grupos de telecomunicaciones,que se antojaban potenciales socios industriales. No sólo quiso firmar contratos de colaboración, sino también incluirlos en el accionariado. Hoy Deutsche Telekom y British Telecom ostentan un 2,5 y un 1,25 por ciento de la sociedad.

Alexander Puregger es su consejero delegado (CEO). Ha sido la mano derecha de Varsavsky todos estos años. Él, a través de su sociedad de inversión, tiene 425.000 acciones, lo que supone el 0,5% del total emitidas.

En este tiempo ha habido movimientos de capital de unas sociedades de inversión a otras entre los accionistas. Y también se han registrado salidas. Una de las importantes es la sociedad DG Incubation, la subsidiaria de Digital Garage Group, que vendió entre 2009 y 2015 sus 715.000 títulos.

Empleados y otros inversores

A estos principales accionistas hay que sumar otros menos conocidos. Simul Investment tiene un 3,4%, mientras que el fondo con sede en suiza Pritchard International Investment cuenta con el 2,4%. Están en el accionariado dos japoneses: el grupo Itochu y el histórico grupo de internet Excite. entre los dos se reparten apenas el 0,6%.

Al margen de estos nombres se encuentran otros como el de David Weiden, del que no se dan más detalles (podría ser el socio del fondo de capital riesgo norteamericano Khosla Ventures -con más de 1.300 millones de dólares en activos en gestión-) o la inversora nacida en Suiza Esther Dyson, miembro del consejo de Fon. Ambos tienen el mismo número de acciones: 10.000 (un 0,01%). El resto: empleados y exempleados de la compañía española.

La apuesta por el 'software'

Hoy Fon se encuentra en un momento importante. La compañía ha decidido dar un giro a su negocio para centrarse más en la venta de 'software'. El inicio en 2006, de la mano del argentino Martín Varsavsky, tenía un objetivo: crear 'routers' que cediera 'megas' no utilizados para usuarios de la red. Es fue el arranque: vender lo que ellos llamaban como 'foneras' a clientes que cederían parte de su conexión para poder utilizar la de otros. Posteriormente, Fon fue llegando a acuerdos con hasta 25 operadores de telecomunicaciones en Europa y Japón para instalar su tecnología en los 'routers' de sus clientes. La contraprestación: los 3 euros que cobraban por día a los que utilizaban esa red sin ser clientes se repartían entre la empresa española y los operadores.

Ahora, la compañía quiere centrarase en el 'software'. Durante el año 2016, los ingresos se situaron en los 31 millones de libras esterlinas (35,4 millones de euros al cambio), con unos beneficios de 4,8 millones de libras frente a las pérdidas del ejercicio anterior. A final de ese ejercicio la compañía inició ese giro para poner más el foco en la venta de su 'software' no sólo a operadores de telecomunicaciones, sino a compañías que quieran gestionar su wifi y conectividad.

Tras meses trabajando en esta nueva vía, la compañía presentó recientemente Fontech, su división de tecnología, que pondrá en el mercado diferentes soluciones para la gestión de esas conexiones wifi, tanto en el hogar (HomeWifi) como en las empresas. Hoy esta división representa algo menos de la mitad de los ingresos. El objetivo: hacerla crecer mucho más.

Ingresos frenados en 2018

El cambio no ha sido baladí, por muchas razones. Ha implicado la eliminación de contratos de exclusividad con algunos operadores -con el objetivo de poder vender en mercados donde tenían 'prohibido' hacerlo por estos acuerdos-, lo que ha reducido el negocio a corto plazo. Los ingresos, según explica a La Información su consejero delegado, Alex Puregger, se han situado en los 26 millones en 2017. Y en 2018, esta facturación se mantendrá estancada, para crecer en los siguientes ejercicios. "Hoy tenemos 25 clientes; en 2020 queremos tener 20 veces más clientes, incluyendo operadores, integradores, empresas directas que necesitan una forma nueva de manejar el wifi", apunta el directivo.

El modelo de negocio de esta división 'tech' es el de la venta de 'software' como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés). Es decir, cobra una comisión periódica anual a sus clientes por la explotación de su plataforma de gestión de conexiones wifi y de sus herramientas. Este giro lo han tratado de hacer otras 'startups' con vistas a una posible salida a bolsa, dada la mayor predictibilidad de esos ingresos. ¿Será el caso de Fon? "No lo descartamos, pero si elegimos el camino de la salida a bolsa debe ser con una trayectoria positiva y una predicción de los ingresos", apunta Puregger, quien contempla otro camino: que haya compañías a las que le pueda interesar la adquisición de Fon.

La duda es si en este tiempo ha habido conversaciones con esos socios con los que hoy cuentan para una potencial adquisición. "Sí ha habido esas conversaciones", admite. Pero sin que hayan llegado a más. Hoy hay accionistas de la compañía que llevan desde el año 2006, año de su arranque. No ha habido realmente presión por parte de los inversores para su salida. "De las grandes empresas -como Google o Qualcomm- no hemos visto nada de eso; en los fondos de capital riesgo y aunque suena raro, la relación es muy buena", apostilla el CEO, quien lo deja claro: "En lo que no nos vamos a convertir es en una empresa que va a pagar dividendos a cambio de nada durante 20 años; eso sí es poco probable".

Para el desarrollo comercial y el impulso de esta línea, la compañía va a invertir a lo largo de 2018. "Vamos a usar efectivo, pero tenemos porque hay caja", reconoce Puregger, quien no ve la necesidad de una nueva ronda de financiación a corto plazo, con la entrada de más socios. Con quién competirá. Lo hará, principalmente, con empresas de infraestructura de telecomunicaciones (Ericsson, Huawei, Nokia...) que ofrecen servicios similares para sus clientes, que son los operadores.

Con doce años de historia, Fon tiene ahora el reto de hacer crecer su negocio y hacerse fuerte en un sector en el que, al contrario que el de la compartición de wifi, hay más competencia. La batalla la librará con Google, Qualcomm y algunos de los grandes fondos de inversión europeos y estadounidenses en su accionariado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios