Martes, 26.03.2019 - 09:49 h
Tras sacar adelante su opa

Atlantia y ACS heredarán la disputa de Abertis con Hacienda por sus impuestos

La Agencia Tributaria ha levando actas al gestor de autopistas por sus impuestos (Sociedades, IVA e IRPF) entre los años 2011 y 2013.

Imagen de la sede de Abertis en Madrid.
Sede de Abertis en Madrid. / José González.

ACS y Atlantia ya han tomado el control de Abertis tras la oferta de compra que les ha permitido hacerse con el 78,79% del accionariado. Aún les quedan pasos que dar hasta concluir su desembarco y asumir que el gestor de autopistas forma parte de su negocio, para lo bueno y para lo malo. Una de esas herencias tiene que ver con Hacienda. Los nuevos propietarios de Abertis vivirán en primera persona la resolución del conflicto que la compañía actualmente mantiene por sus impuestos.

Abertis reconoce en su última memoria anual que, en 2017, firmó actas en disconformidad, aunque no desvela el importe. La compañía no detalla a cuánto ascienden unas actas que tienen que ver con discrepancias en el pago del Impuesto de Sociedades consolidado entre los ejercicios 2010 a 2013; el IRPF de esos mismos años y el IVA entre julio de 2011 y diciembre de 2013. Actas que Abertis ha recurrido, porque "ha interpuestos los correspondientes recursos económico-administrativos", al entender que procedió correctamente.

Por ese motivo, argumenta que no se producirán impactos patrimoniales "significativos, sea cual sea el resultado de los recursos". A cierre de 2017, las cuentas individuales de Abertis en España desvelaban que la empresa contaba con provisiones para los riesgos derivados de su operativa habitual por importe de casi 3,18 millones de euros.

Abertis, a través de un portavoz, no desvela tampoco el importe de esas actas firmadas en disconformidad pero sí explica cuáles fueron las discrepancias. En cuanto al Impuesto de Sociedades, estas estaban vinculadas a que la Agencia Tributaria no consideraba deducibles una serie de gastos, mientras que para la empresa sí lo eran. En el caso del IVA fue por una cuestión similar, al estimar Abertis que determinado importe estaba exento. Por ese motivo, recurrió ante el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), que aún no ha tomado una decisión al respecto.

Anteriores discrepancias

No es la primera vez que Abertis tiene diferencias con Hacienda. En marzo de 2015, el desacuerdo acabó decidiéndose en el Tribunal Supremo, que desestimó el recurso de la empresa por actas de inspección del Impuesto de Sociedades de su filial Aurea Concesiones de Infraestructuras. Un caso centrado en la indebida aplicación de la deducción por actividades exportadoras, según explicó en la memoria de 2016. En esta disputa, Abertis sí detalló que tenía provisionado el importe total, 576.000 euros.

Un año antes, vivió un proceso similar, aunque, en este caso, se aceptó parte de la argumentación de Abertis por actas relativas a 2002. En 2014, el Supremo desestimó las alegaciones de Abertis por deducciones de sus exportaciones, cuyo importe ascendía a 2,2 millones. En cambio, estimó "las alegaciones de Abertis en lo relativo a la aplicación de la cuenta reserva de revalorización, cuyo importe ascendía a 53 millones de euros, (...) al no haber seguido la Administración tributaria el procedimiento legalmente establecido", detalla en el informe anual de 2014.

Toma de control a ACS-Atlantia

Por el momento, el primer paso que han dado Atlantia y ACS al llegar a Abertis es la definición de un nuevo consejo de administración, con 10 nombres en representación de Hochtief, el vehículo a través del que han lanzado la oferta. Y el nombramiento de Marcelino Fernández Verdes como presidente de la compañía. Eso sí, la labor ejecutiva permanece en manos de un hombre de la casa, José Aljaro.

Aún les quedan pasos por dar. ACS y Atlantia tienen que lanzar una nueva opa para adquirir el casi 20% de las acciones que aún no controlan. Una vez lo consigan, tendrán que traspasar Abertis a una nueva sociedad, que aún está en proceso de creación. Se han comprometido a mantener la alianza durante un plazo de 10 años, aunque, a partir del quinto, ya podrán vender acciones, con derecho preferente sobre su socio. Algo que, previsiblemente, no ocurrirá antes de 2023. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios