Domingo, 20.10.2019 - 17:02 h
En plena crisis reputacional

El neobanco Atom descarta una compra de BBVA y trabaja para una OPV en 2 años

La compañía apunta a la bolsa en 2021 o 2022 después de cerrar la última ronda de 55 millones de euros, donde el banco español también participó.

Atom Bank
Atom no quiere oír hablar de una compra de BBVA. / L.I.

El neobanco Atom ni se plantea una compra por parte de BBVA. La 'fintech' británica cierra la puerta, al menos por ahora, a ser adquirida por la entidad española. Aseguran que ya trabajan en una salida a bolsa en un par de años, después de haberse asegurado capital para los próximos trimestres tras la ronda de 55 millones de euros en la que BBVA también participó.

BBVA apostó fuerte durante los últimos años por esta compañía hasta rozar el 40% de las acciones. Sin embargo, el último año ha sido clave para un cierto distanciamiento. La entidad española no ha ejercido su opción de compra sobre el 100%, perdiendo así algunos 'privilegios' y dejando la puerta abierta a otras opciones.

En este contexto, Atom Bank ya descarta esta operación en el futuro. El consejero delegado de la 'fintech', Mark Muller, explica en una entrevista al diario económico Financial Times que ahora su opción es una salida a bolsa y no una absorción.

"Pensar en una OPV nos impone una disciplina en el negocio, porque varias cosas tienen que estar consolidadas para que se convierta en una opción atractiva", asegura el directivo, quien incluye en estas cosas la capacidad para lograr un fuerte crecimiento y, a la vez, ser sostenibles y rentables.

Esta negativa a unir su futuro con BBVA, que hoy sigue siendo el mayor accionista con el 39% de la compañía después de haber inyectado desde el año 2016 unos 220 millones de euros en diferentes ampliaciones de capital, llega en un momento delicado para la entidad, con su imputación como entidad jurídica dentro del llamado 'Caso Villarejo'.

Las cifras de la compañía

El neobanco con sede en Londres ha cerrado el último año fiscal, que concluyó en marzo, con unas pérdidas antes de impuestos de 80 millones de libras esterlinas, frente a los 53 millones de un año antes. ¿La razón? Las inversiones que han completado en la plataforma tecnológica, según sus propias cifras.

Después de un año complicado por la fuerte competencia en el segmento de préstamos, la startup ha comenzado a ganar dinero en este terreno. Mullen explica que ahora genera ingresos netos por intereses superiores a lo que paga a los ahorradores, gracias una estrategia centrada en prestatarios más rentables.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios