Lunes, 23.09.2019 - 01:33 h
Deficiencias en los trabajos preparatorios

Auditores europeos leen la cartilla a la JUR por fallos en sus planes de resolución

El estudio solo analizó los planes de resolución preparados por la JUR hasta finales de enero de 2017 por lo que no abordó el Popular. 

La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König.
La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König.

El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) advirtió hoy en un nuevo informe de que ha detectado deficiencias en la preparación de los planes de resolución de la Junta Única de Resolución (JUR), el organismo que ordenó resolver el Banco Popular.

De todas formas, el caso de la entidad española tuvo lugar el pasado junio y el estudio presentado este martes solo analizó los planes de resolución preparados por la JUR hasta finales de enero de 2017. El miembro del TCE responsable del documento, Kevin Cardiff, subrayó durante una rueda de prensa este martes que no se abordó el caso del Popular durante la investigación.

En el informe, los auditores constatan deficiencias en los trabajos preparatorios de todos los mecanismos de resolución que pueden ser necesarios. Así, pese a haber trabajado duramente durante mucho tiempo para garantizar la presencia de, al menos, las versiones preliminares de los planes de resolución de la mayoría de los más de cien bancos bajo su competencia, los adoptados hasta la fecha por la JUR no cumplen las normas previstas del código normativo único, recalca el Tribunal de Cuentas Europeo.

El organismo atribuye las insuficiencias a la reciente creación de la Junta Única de Resolución, establecida en 2015, así como a la gran dimensión de la tarea encomendada y a la falta de personal. Los auditores instan a la JUR a definir en primer lugar cuándo ha de elaborar el primer plan de resolución plenamente conforme con el código normativo único para cada banco, y aplicar un orden de prioridad según el riesgo de inviabilidad.

Agregan que cada plan tendría que abordar la resolubilidad de la entidad afectada, la definición de los obstáculos importantes, y la factibilidad y credibilidad de las estrategias de resolución elegidas.

Además, con el fin de garantizar que el sector bancario cuente con capacidad suficiente de absorción de pérdidas, recomiendan a la Junta Única de Resolución completar un sistema de normas y orientaciones para la planificación de la resolución, incluida una política para establecer los requisitos mínimos de fondos propios y pasivos admisibles de los fondos.

Cardiff afirmó ante la prensa que en la actualidad la JUR no puede proponer breves moratorias sobre la retirada de dinero de los bancos durante una resolución y consideró que ese es uno de los instrumentos que debería estar "potencialmente" disponible para resolver entidades.

Según los auditores, los retrasos en la contratación han afectado negativamente a todos los ámbitos de actividad de la JUR, por lo que piden acelerar la entrada de personal. Añaden que aún no se ha aclarado el reparto de competencias entre las autoridades nacionales de resolución y la JUR.

En cualquier caso, el Tribunal de Cuentas Europeo precisó que no pudieron acceder a toda la documentación solicitada, una negativa injustificada según el responsable del informe, Kevin Cardiff.

La función de la Junta Única de Resolución es decidir cómo proceder a nivel europeo cuando alguno de los bancos de los diecinueve países del euro que forman parte de la unión bancaria está en quiebra o en vías de quebrar, con el fin de evitar que la potencial caída afecte a la economía, así como que los contribuyentes tengan que pagar los posibles rescates.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios