Para nuevos tramos

La banca vuelve a la carga: solicita avales del 100% para las pymes como Alemania

  • El Ejecutivo se guardó la posibilidad de modificar las condiciones de las garantías públicas en las próximas partidas que se habiliten.
Nadia Calviño
Nadia Calviño
Europa Press

Los avales públicos para los créditos que la banca está concediendo a las empresas españolas siguen estando en el foco. Las entidades financieras llevan desde el pasado viernes -antes incluso de que se pudieran firmar los préstamos- pidiendo al Ejecutivo de Pedro Sánchez que habilite un nuevo tramo con mayor peso para las pymes y los autónomos, aquellos que más liquidez necesitan, como adelantó este medio el pasado lunes. Pero esta no es la única petición que se ha cursado desde el sector financiero, también están tratando de que el porcentaje de cobertura para este colectivo, que se situó en la primera parte de las garantías en el 80%, aumente siguiendo el ejemplo de Alemania, que acaba de subirlo al 100% en ciertos casos. 

El Gobierno anunció hace ya más de tres semanas la puesta en marcha de una línea de avales públicos de 100.000 millones de euros. Una semana después publicó las condiciones de un primer tramo de 20.000 millones, dividido a partes iguales entre grandes empresas por un lado y pymes y autónomos por otro y algunos bancos, como BBVA, las agotaron en horas. Estas primeras cantidades cubrirían un 80% del riesgo de los préstamos en caso que los prestatarios fueran las compañías más pequeñas y los trabajadores por cuenta propia y entre un 60 y un 70% para firmas más grandes. 

Ya entonces el porcentaje de cobertura se quedó por debajo de lo que pedía la banca, con propuestas que llegaban al 90% para los prestatarios más pequeños. Ahora, tras poder evaluar las primeras peticiones, masivamente concentradas en empresas pequeñas con apenas un puñado de trabajadores o autónomos con empleados, según confirman fuentes financieras, han vuelto a poner la mirada en lo que está haciendo Alemania, facilitar y agilizar las inyecciones de liquidez mediante el aumento de la cobertura pública.

El país de Angela Merkel anunció este mismo lunes una nueva normativa para proveer de capital a las pymes de entre once y 250 trabajadores. A través de ella será el Estado el que garantice el 100% de los préstamos de hasta 800.000 euros para que este tipo de empresas puedan hacer frente al pago del alquiler o cubrir otros costes debido a las interrupciones en su actividad habitual. Este hecho permitirá agilizar las tramitaciones, que con las condiciones actuales pueden tardar varios días, y poner el dinero a disposición de quien lo necesite más rápido. 

La primera en poner esta opción sobre la mesa de forma pública, aunque fuentes conocedoras confirman a este medio que el tema lleva en el aire desde que Alemania tomase las medidas, fue Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en su artículo del Financial Times este martes. La ejecutiva no solo pidió el respaldo de la Unión Europea a través de medidas de financiación compartidas, también puso como ejemplo la iniciativa tomada por el Gobierno de Angela Merkel. 

"El esquema alemán anunciado el lunes coloca el efectivo en manos de las empresas, y los bancos ayudan a garantizar que los fondos se entreguen ahora. Este es el punto de referencia", señalaba Botín en el medio británico. "Debemos asegurarnos de que el dinero llegue a las personas y empresas que lo necesitan de una manera simple, directa y rápida. Ese es el imperativo", continuaba, argumentando que si no lo pueden hacer los respectivos Gobiernos "debido a restricciones fiscales", debe ser Bruselas quien intervenga.

Sea como fuere, los bancos han vuelto a intentarlo ya que el Ejecutivo español se guardó un as en la manga al señalar que las condiciones hechas públicas eran solo para el primer tramo y se podrían cambiar una vez que se fuesen llevando a cabo las operaciones. Por ello, desde el sector financiero han puesto de nuevo el foco en el porcentaje de garantías públicas de cada préstamo mientras las pequeñas empresas y los autónomos ahogados económicamente tras casi un mes de parálisis de su actividad presionan para obtener cuanto antes un salvavidas. 

Mostrar comentarios