Jueves, 12.12.2019 - 11:03 h
Adif se prepara ante la liberalización

El AVE a Santander acelera tras el pacto de Revilla con Sánchez para la investidura

Adif ha sometido a información pública uno de los tramos clave del recorrido, el que comunica Palencia y Aguilar de Campoo. 

Alicante.- Adif asegura que Fomento no plantea "en ningún caso" recortes al conv
Adif se pone las pilas con el AVE y saca a consulta un tramo de la línea a Santander. / EFE

El AVE parece moverse a golpe de acuerdos políticos. De hecho, la alta velocidad a Santander parece haber cogido pista después de allanarse el apoyo a la investidura de Pedro Sánchez por parte del partido de Miguel Ángel Revilla, el Partido Regionalista de Cantabria. Y es que en paralelo a esos contactos, Adif -la firma pública encargada de las infraestructuras ferroviaria dependiente de Fomento- ha sometido a información pública el proyecto de uno de los tramos clave de la red de alta velocidad.

En concreto, el recorrido sobre el que versa este proyecto se encuentra dentro de la línea que conectará -una vez que se complete el conjunto de la infraestructura- Palencia con Aguilar de Campoo, en el límite con la provincia de Cantabria, el primer paso para que este medio de transporte llegue de forma definitiva a Santander. Ahora se hacen públicas, entre otras cosas, las fincas concretas que será necesario expropiar para llevar a cabo la construcción de la infraestructura entre las poblaciones de Calahorra de Boedo y Alar del Rey, ambas en la provincia de Palencia, tal y como se publica en el Boletín Oficial del Estado. 

Este proceso de relanzamiento de la construcción de las vías de alta velocidad se produce apenas unas semanas después de que el partido de Miguel Ángel Revilla y las huestes de Pedro Sánchez allanasen el terreno para el apoyo de los primeros a la investidura del socialista. De hecho, esta era una de las reivindicaciones clave del cántabro para supeditar su visto bueno a la investidura. Además, se lleva a cabo a poco más de un año de la fecha definitiva de la liberalización ferroviaria -si nada lo impide-, que se espera para el próximo 14 de diciembre de 2020, un hito que marcará un antes y un después en la forma de operar la alta velocidad de viajeros en nuestro país. 

En concreto, la línea de alta velocidad a Santander -como las de la mayor parte del norte de España- lleva años de vaivenes en su construcción, idas y venidas en función de los colores que iba tomando la cartera de Fomento. Este tramo que uniría Palencia con Aguilar de Campoo, ya en el límite con Cantabria, tendrá un coste de aproximadamente 1.593 millones de euros, según las cifras que en su momento daba el PP, cuando este departamento estaba en manos de Íñigo De la Serna

A esta cifra habría que sumar los entre 436 y 460 millones que costaría el tramo entre Aguilar de Campoo y Reinosa, es decir, saltar la barrera física que supone la Cordillera Cantábrica, uno de los tramos más difíciles y en consecuencia más costosos de toda la línea. A ellos, y para que finalmente la alta velocidad llegue a Santander, se necesitará, según señalan fuentes conocedoras a La Información, la duplicación y renovación de la vía en el tramo entre Torrelavega y la ciudad del Sardinero, lo que supondría alrededor de 400 millones de euros más

Antes de la llegada de José Luis Ábalos al Ministerio de Fomento, el propio Revilla había mostrado ciertas dudas sobre la continuidad del proyecto, pero finalmente las incertidumbres se disiparon con las buenas relaciones cosechadas entre uno y otro partido. Así, hace apenas unos meses el propio titular de Fomento -ahora en funciones- confirmaba los planes para esta línea y anunciaba que la unión de Madrid con la capital de Cantabria mediante alta velocidad llegaría para el año 2024

Para conseguirlo, la alta velocidad a Cantabria había sido dotada con 8 millones de euros, la mayor inversión del Estado para la provincia de Palencia y una de las más importantes para Cantabria, de acuerdo con los malparados Presupuestos Generales del Estado que finalmente no salieron adelante. Por ello, el gesto que ahora ha llevado a cabo el Ejecutivo socialista al someter a información pública este tramo de la futura línea a Santander es tan importante. 

La unión de Madrid con ese enclave en poco menos de tres horas -según se ha señalado en diversas ocasiones serán dos horas y 48 minutos- está cada vez más cerca y las cada vez más llanas relaciones entre uno y otro ejecutivo convierten el camino que tendrá que recorrer el futuro tren de alta velocidad en un terreno más fácil de horadar. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING