Nuevas 'armas' para desplegar aplicaciones

La banca se abraza al gigante histórico IBM para poner a punto su tecnología

Las cuatro grandes del Ibex tienen contratos con la compañía estadounidense, unas alianzas que recuerdan a los inicios del sector. 

5. IBM
La banca se abraza al gigante histórico IBM para avanzar en su digitalización.
Wikimedia Commons/Vinoo202

La banca española está buscando reinventarse a nivel tecnológico y para hacerlo se ha fijado en el histórico gigante IBM. Cuatro de las cinco grandes entidades financieras del Ibex35 -Santander, Sabadell, BBVA y Caixabank- han firmado en los últimos meses un acuerdo o creado una joint-venture con la firma americana para poner a punto sus sistemas tecnológicos de cara al futuro. Una alianza que recuerda a la de los primeros tiempos en los que IBM era el socio por excelencia de las grandes empresas. 

El último banco en anunciar la unión con la americana fue Caixabank, que hizo público el acuerdo esta misma semana. En el caso de la entidad que preside Jordi Gual, la alianza se estructura -más allá de lo que ya vienen haciendo desde 2011- a través de un acuerdo para acelerar la transformación del banco basada en la nube abierta para empresas. Pero al margen de este nuevo hecho, la tecnológica es socia de la catalana desde hace casi una década. Ambas organizaciones crearon la compañía IT Now, participada en un 51% por IBM y en un 49% por CaixaBank, por lo que se hacía cargo de una plantilla de 300 empleados. El acuerdo firmado estos días extiende el servicio exclusivo proporcionado por la filial durante seis años más.

Pero Caixabank no es la única que hace negocios con IBM. El pasado mes de enero Banco Sabadell firmó con la de Silicon Valley un acuerdo de mil millones para desarrollar su estrategia de nube híbrida e innovar en los servicios digitales. Con una duración de 10 años, el acuerdo también se extiende a la filial británica de la catalana, TSB, y busca que las nuevas aplicaciones cloud nativas y la modernización de las actuales, cuenten con mayor flexibilidad, mayor rapidez y mejor experiencia del cliente.  

Antes que Sabadell ya había hecho lo propio el mayor banco del selectivo, Santander. La entidad que preside Ana Botín firmó en 2019 un contrato de más de 600 millones de euros con IBM para modernizar tecnológicamente el banco a través de la inteligencia artificial, el blockchain, el big data y la seguridad en la red. Además, al externalizar estos servicios, la entidad gana en eficiencia económica, pese a que no está cuantificado el ahorro. 

BBVA también trabaja estrechamente con el gigante de la tecnología. La entidad que preside Carlos Torres se unió a la americana con el fin de  optimizar el entorno tecnológico del grupo, avanzando en su estrategia en la nube y favoreciendo la implantación de nuevas soluciones tecnológicas con control interno. Bankia tampoco se queda al margen. Hace poco más de dos años rompió la joint-venture que la tecnológica tenía con BMN, pero dejó intacta la que firmó en el año 2012 bajo el nombre de Wedoit Sociedad de Tecnologías de la Información (IBM contaba con el 95% de las acciones). A ella transfirieron un centenar de empleados en pleno ajuste en el año 2012.

IBM, el gigante origen de la tecnología

IBM es uno de los gigantes históricos de Silicon Valley. Fundado hace más de un siglo en Nueva York (EEUU) fue uno de los grupos más poderosos en las primeras décadas de la revolución tecnológica iniciada a finales de los 70. Sin embargo, fue dejando pasar algunas de las grandes revoluciones como la del ordenador personal, en favor de otros grandes fabricantes como Compaq (posteriormente HP), o la del sistema operativo para esos dispositivos, en favor de Microsoft. Desde que en mayo de 2013 tocara su techo en bolsa, hoy cotiza a menos de la mitad.

Durante los últimos años ha tratado de subirse a las últimas olas tecnológicas vinculadas a la inteligencia artificial y el big data y también la computación en la nube (con su herramienta Watson). En este último grupo se incluyen los servicios que está ofreciendo a las grandes entidades bancarias en España desde hace más de una década y que hoy se centran en construir una plataforma sobre la que desplegar todas las aplicaciones móviles y herramientas de estos grupos. Esta unidad representa un tercio de sus ingresos anuales, en los que todavía sigue pesando la consultoría. Para tratar de ganar espacio en este terreno sacó la chequera hace más de un año y pagó 29.000 millones de euros por Red Hat, especializada en 'software' de código abierto.

Pese a sus esfuerzos ha perdido ventaja respecto a otros gigantes como Microsoft o Amazon. Después de años de despidos -para intentar reconvertirse- y caídas consecutivas de ventas trimestrales, el grupo -hoy valorado en bolsa en algo más de 114.000 millones de dólares, once veces menos que esos dos rivales- suma algo más de 77.000 millones de dólares en ventas. El fabricante de Windows superó en el último ejercicio fiscal completo los 125.000 millones. En España opera con tres sociedades filiales, que se suma con las 'joint venture' que ha ido creando en los últimos años, precisamente, con entidades como Bankia o Caixa. En total, su volumen de negocio se ha mantenido más o menos estable en el entorno de los 1.500 millones de euros. Una de sus filiales tuvo que pagar en 2018 algo más de 4,2 millones de euros de Impuesto de Sociedades no abonado tras una inspección.

Mostrar comentarios