Viernes, 18.10.2019 - 01:13 h
En el 'caso Villarejo'

Cano se desmarca del BBVA y ficha a un abogado estrella en delitos económicos

La póliza que el exCEO tenía en BBVA se hará cargo de los honorarios de José Bonilla Pella, socio responsable de derecho penal en Jones Day.

Ángel Cano dice que BBVA concederá 100.000 millones a pymes y empresas este año
Ángel Cano arma su defensa en el caso Villarejo de la mano del bufete Jones Day.

Ángel Cano, exconsejero delegado del BBVA, está armando su estrategia legal por su implicación en el 'caso Villarejo'. Y lo hace de la mano de Jones Day, un prestigioso despacho de abogados norteamericano al que el banquero santanderino ha encomendado la defensa de sus intereses en la investigación judicial puesta en marcha por la Audiencia Nacional para desentrañar la relación que tenía José Manuel Villarejo con el BBVA, una pieza secreta denominada 'Operación Trampa' de la macrocausa abierta contra el comisario jubilado.

Según ha podido saber La Información de fuentes jurídicas, Cano, que fue número dos de Francisco González entre 2009 y 2015, estará asistido en el procedimiento judicial por José Bonilla Pella, especialista en investigaciones y delitos económicos que fichó en 2015 como socio responsable de derecho penal para la oficina en Madrid de Jones Day, un despacho cuya contratación no es habitual por parte de clientes españoles, pero que cuenta con reputados especialistas en todos y cada uno de los campos de la abogacía.

De hecho, Bonilla llegó a Jones Day procedente de Oliva & Ayala, uno de los despachos más prestigiosos de España en derecho penal y del que Bonilla formó parte durante más de seis años, por lo que está considerado en el sector como un penalista de elevado prestigio, como demuestra su inclusión en la lista 'The Legal 500 EMEA' en 2019 y en 'Best Lawyers' entre 2014 y 2019. Con anterioridad, fue socio en DLA Piper (2007-2009) y en Squire Sanders & Dempsey (2001-2006).

Decisión personal del exCEO

Según las fuentes consultadas, su contratación ha sido una decisión personal de Cano, quien es conocedor de la amplia experiencia de Bonilla en casos relacionados con el sector financiero, como la investigación por la salida a bolsa de Bankia, las 'tarjetas black', la red de corrupción pública por los ERE de la Junta de Andalucía o la presunta malversación de fondos en Banco de Valencia, entre otros procedimientos. Además, ha representado a clientes en relación con grandes fraudes financieros y de inversión, uso de información privilegiada y abuso de mercado por parte de empresas españolas cotizadas en el Ibex 35.

Los honorarios del abogado, cuyo bufete cuenta con una de las tarifas más altas del sector, los asumirá la póliza de seguros por responsabilidad civil de altos cargos que contrató en su día BBVA con Mapfre, cuando Cano formaba parte de la entidad. Así ocurre también con los otros siete directivos y exdirectivos del banco que están siendo investigados: el exjefe de seguridad Julio Corrochano, su sustituta Inés Díaz; el jefe de grupo en el equipo de seguridad Nazario Campo; el director de red banca comercial Ignacio Pérez; el exjefe de riesgos y recuperaciones inmobiliarias Antonio Béjar; el miembro hasta 2018 del comité de dirección Ricardo Gómez y el exdirector de finanzas en México, Javier Malagón.

Ángel Cano estaba llamado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional ante el juez que lidera el proceso, Manuel García Castellón, el pasado 4 de julio, pero el banquero no se presentó a la cita al encontrarse en el extranjero. Por tanto, deberá acudir a la Audiencia Nacional este jueves, al igual que Ricardo Gómez, que también comunicó su ausencia. Está por ver si optan por acogerse a su derecho de no declarar, como hicieron la mayoría de investigados o si deciden hacer como Antonio Béjar que sí contestó a las preguntas de su abogado -Javier Gómez Bermúdez, de Ramón y Cajal- y reconoció ante el juez que el banco había contratado los servicios de empresas del Grupo Cenyt.

Sexto mayor despacho de Estados Unidos

Jones Day es en la actualidad el sexto mayor despacho de Estados Unidos por número de abogados, con un total de 2.518 letrados, y se encuentra entre las 15 firmas más importantes a nivel global. Inauguró su oficina en Madrid -tiene 40 en todo el mundo- en el año 2000 y actualmente cuenta con un equipo de más de 40 abogados españoles de amplia experiencia en todas las áreas del derecho, liderados por Mercedes Fernández.

Según las fuentes consultadas, la estrategia de este despacho para por atender "con los mejores especialistas" casos internacionales que repercuten en España, aunque no rechaza atender grandes casos puntuales, como la defensa del exconsejero delegado de BBVA en el caso Villarejo. En Europa, Jones Day también dispone de sedes en Ámsterdam, Bruselas, Düsseldorf, Fráncfort, Londres, Milán, Moscú, Múnich y París.

La imputación de los ocho altos cargos del BBVA por presuntos delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos se produjo después de que la propia entidad financiera les señalara como las personas que guardaban relación directa con las cuentas bancarias desde las que se efectuaron los pagos realizados Villarejo, cuya cuantía total se aproxima a diez millones de euros. La intención del magistrado es conocer el grado de implicación que pudo tener cada uno de ellos en las contraprestaciones abonadas al comisario jubilado por haber realizado supuestas escuchas ilegales a periodistas, empresarios y políticos.

Y es que Villarejo habría comenzado a realizar estas actividades a instancias de BBVA con el objetivo de frenar la compra del banco por parte de la constructora Sacyr hace ya quince años, ante la sospecha de Francisco González de que el asalto podría estar auspiciado por el Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero. No obstante, está por determinar hasta cuándo se habrían realizado estas escuchas.

PwC ya entregó el 'forensic'

Las primeras informaciones que vinculaban a Villarejo con BBVA datan de hace un año, aunque no fue hasta principios de 2019 -tras los audios publicados por 'Moncloa.com' y 'El Confidencial'-, cuando el caso salpicó de lleno al banco. Entonces, su actual presidente, Carlos Torres, se vio obligado a reconocer la contratación del Grupo Cenyt y decidió redoblar, con la contratación de Uría Menéndez y PwC, la investigación interna puesta en marcha junto a Garrigues a mitad de 2018 para esclarecer el asunto.

El informe 'forensic' realizado por PwC ya ha sido concluido y entregado al banco aunque BBVA asegura a través de sus portavoces que la investigación interna sigue su curso. Es más, reconocen que, según se avanza, se pueden ir abriendo nuevas líneas de investigación que dilaten todavía más el proceso, lo que no hace más que elevar la presión por parte de los supervisores sobre la entidad, que ya se cobró la presidencia de honor de Francisco González, cuya defensa ha encomendado a Jesús Santos, socio director del área penal de Baker Mckenzie.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios