Sábado, 23.06.2018 - 09:47 h
La entidad ha perdido casi un 40% de su valor

El BCE escarba en los libros del Deutsche Bank... mientras se desploma en bolsa

El organismo europeo se ha sumergido en los libros de Deutsche, BNP y Societe en busca de agujeros en sus balances

Peatones caminan junto a una sucursal de Deutsche Bank. (EFE)

Deutsche Bank, BNP Paribas y Societe Generale están bajo la lupa del Banco Central Europeo (BCE), mientras se desangran en bolsa. La revisión que está llevando a cabo el organismo europeo se ha focalizado sobre activos complejos dentro del balance de las tres entidades. La razón, y la importancia, es que dichos activos son los mismos que provocaron la crisis financiera de 2007. Un agujero contable en dichas entidades podría hacer tambalear de nuevo a todo el sistema financiero.

El BCE pidió meses atrás toda la documentación de las tres entidades bancarias cómo principal supervisor bancario de la zona euro. La revisión, que está cerca de finalizar según ha explicado Bloomberg, llega en el peor momento para las firmas. Las tres entidades son las peores en lo que va de año en el Eurostoxx 50, principal índice de valores de Europa. En especial, el momento es crítico para el Deutsche Bank que en apenas seis meses ha perdido más de un 35% de su valor.

El hecho de que el BCE pudiera encontrar un agujero contable en el gigante alemán sería un duro varapalo para una entidad que pese a su raquítico esqueleto bursátil sigue siendo uno de los gigantes mundiales de la banca. Además, de formar parte de la lista de aquellas entidades que si quiebran podrían poner en riesgo todo el sistema financiero, o también denominados cómo los ‘Too big, to fail’.

La lupa del organismo europeo con sede en Frankfurt solo se ha centrado en un tipo de activos concretos dentro del balance de las tres firmas, en los denominados activos de nivel 3 (‘level 3 Asset’): activos respaldados por hipotecas, acciones de capital complejo o deudas en dificultades de pago.

La revisión del BCE cobra especial relevancia, debido a que dichos activos tienen una especial característica que los hace enormemente sensibles y peligrosos: su valor es muy difícil de calcular, puesto que no se puede llegar a él ni a través del mercado, ni del precio que anteriormente se pagó en el mercado. Por ello, normalmente son valores ilíquidos y que no se suelen negociar en los mercados.

El trabajo ahora recae sobre el BCE que deberá verificar que el valor asignado a todos los activos en manos de estos tres bancos se ajustan a la realidad. Se debe recordar, que una de las causas de la crisis financiera de 2008 se debió a la laxa valoración que las entidades daban a dichos valores. En aquel momento, su complejidad permitió a las firmas no ajustar el valor de los activos a la baja pese a que los mercados crediticios de valores respaldados por activos se habían secado y con ello perdieron gran parte de su valor. Al final, los activos se mostraron tan ilíquidos y faltos de valor que precipitaron la crisis.

bce
bce

Por lo anterior, la tarea del organismo europeo se presume vital. Hasta tal punto, que tres de los agentes europeos más importantes coinciden en la importancia de finalizar la evaluación de los balances de Deutsche, BNP y Socielete. Por un lado, el Gobierno alemán que pidió días atrás una intervención del BCE, cómo supervisor, para despejar dudas antes de acometer nuevas medidas en su sector bancario. La presidenta del Consejo de supervisión, Daniele Nouy, explicó hace un mes que el BCE había mejorado su programa de evaluación para afinar en lo más posible. Por último, Sabine Lautenschlaeger, miembra ejecutiva del BCE, argumentó que se trata de una iniciativa vital y que está coordinada por el Cómite de Supervisión Bancaria de Basilea.

Deutsche avisa seriamente a los mercados

El gigante alemán prosigue sin dar a sus accionistas una noticia positiva. Un año atrás, se llegó a pensar que los males pasados eran cosa del pasado y que en la actualidad el banco escaparía de sus infiernos. Allá por 2016, el banco asustaba a los mercados tocando mínimos históricos. Prácticamente dos años después, Deutsche solo está un 8,5% por encima de aquellos mínimos tras estrellarse en lo que va de año cerca de 40%. Una caída que inclusó llegó a ser mayor hace apenas una semana y que consiguió soliviantar tras despedir a 7.000 trabajadores, un parche. Otro más.

Deutsche Bank
Evolución bursátil de Deutsche Bank.

El hundimiento de Deutsche Bank es un aviso claro a los mercados, hay quien describe al gigante alemán como ‘el canario en la mina’. La hipótesis es sencilla, el banco alemán tiene tal cantidad de tentáculos y ramificaciones en el mundo financiero que a es un termómetro de cuando las cosas comienzan a girarse. La hipótesis además se sustenta si se comprueba con el resto de entidades, las cuales andan hundidas. Desde las españolas, con el BBVA a la cabeza, a las francesas o las italianas. La banca pasa por sus horas más oscuras en las últimas semanas.

Además, a Deutsche le ocurre como al perro flaco del afamado dicho español, que ‘todo son pulgas'. Standars & Poors le redujo la calificación el pasado 1 de junio. La Reserva Federal incluyó a la filial estadounidense de la firma entre las entidades con problemas y advirtió del peligro de su viabilidad, además grandes inversores como el chino HNA han salido en tropel de la marca alemana. Finalmente sea por una u otra cosa, el futuro de Deutsche está cada vez más en entre dicho y quizás sea el BCE el que le dé la puntilla final.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios