Domingo, 17.12.2017 - 05:04 h
Cuestiona la adjudicación y ejecución

Golpe del 'auditor' de la UE a las agencias en España por fallos en la contratación

El Tribunal de Cuentas afea la 'baja concurrencia' en concursos a seis de las 41 agencias comunitarias, dos de ellas fijadas en Alicante y Bilbao.

Fotografía de archivo que muestra una bandera de la Unión Europea frente a la sede de la Comisión Europea (CE). (EFE/OLIVER HOSLET)
La Comisión Europea cree que las medidas de austeridad no bastarán para países como España

“Los mecanismos de contratación distan de ser los óptimos” o hay “insuficiencias” en el seguimiento de su ejecución. El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea afea esta práctica en seis de las 41 agencias europeas dispersas por una multiplicidad de países miembros, dos de ellas con residencia en España y raíz de la auditoría efectuada a sus cuentas de 2016 y publicada ayer por el Boletín Oficial de la UE. 

En el foco sitúa a la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, ubicada en Bilbao; y la gemela Oficina de Propiedad Intelectual de la UE, radicada en Alicante y a la sazón uno de los organismos comunitarios de este tipo que mayores presupuestos maneja. Solo pasa sin tacha la auditoría la tercera ‘entidad’ residenciada en el país, la encargada del Control y Pesca con sede en Vigo.

Su enmienda va directa a un proceso que, por favorecer la escasa concurrencia en las licitaciones o bajo control de los trabajos, encarece las facturas en lugar de aprovechar las deseables economías de escala. Junto a las españolas solo pone foco por esta práctica a eu-LISA, la ‘oficina informática’ y de Seguridad y Justicia de Tallín (Estonia); Frontex -de Guardia de Fronteras y Costas- fijada en Varsovia (Polonia); AEMA, la de Medio Ambiente de Copenhague (Dinamarca), y la letona ORECE, organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas.

Irregularidades en el 3% del gasto europeo

En su ejercicio fiscalizador el Tribunal de Cuentas ya puso en entredicho la justificación de 4.230 millones de euros del presupuesto comunitario, un talón equivalente al 3,1% de los casi 137.000 millones que costó en 2016 todo el aparato institucional europeo, programas, fondos, inversiones y subsidios incluídos.

Una parte nada desdeñable de la bolsa, por cerca de 3.400 millones, son gestionados de forma directa por la cuarentena de agencias. La cifra excluye la Junta de Resolución Europea (Jur) porque a su operativa va parejo el fondo común para auxiliar o liquidar entidades financieras nutrido con una red de 11.800 millones, que distorsionaría el cómputo.

Y es en España, precisamente, donde recalan buena parte de los presupuestos porque la Agencia de Patentes y Marcas disfruta la tercera mayor dotación para este tipo de departamentos. La agencia de Alicante administró 421 millones de euros el pasado año, solo superado por la citada dotación de la Jur y los 626 millones asignados al instituto de Navegación por Satélite, ubicado en Praga. El talón de los organismos de vigilancia de Pesca y el de Salud de Trabajo, igualmente con sede en España, se mueven, a su vez, en horquillas de entre 10 y 17 millones. 

El ‘auditor’ reprende a la agencia de Patentes, en general, ineficiencias en las licitaciones y fija el foco, de forma particular, en un contrato marco convocado en 2014 para contar con un asesoramiento de consultoría en distintos ámbitos durante cuatro años y valorado en 30 millones. Según su informe, el organismo solicitó ofertas de precio fijo a un único contratista -del que no desvela la identidad- “con lo que neutralizó la competencia de precios y se incrementó la dependencia respecto al contratista”.

Sobre las cuentas de esta oficina estrecha de forma particular el celo porque, según desvela en el Tribunal de Cuentas en su informe, es una de las siete agencias con mayor riesgo de ver mermada su fuente de ingresos con la salida de Reino Unido de la Unión Europea porque muchas de la patentes y marcas que visa tienen allí su origen.

Ahora en portada

Comentarios