Lunes, 24.09.2018 - 06:15 h
Ambos evolucionan de forma "muy similar"

El BdE renuncia al IPC general y opta por el armonizado para medir la inflación 

Se une a la corriente europea ya que el BCE también lo usa como variable de referencia para el análisis y las proyecciones de la evolución de precios.

Banco de España
El Banco de España toma el IPC armonizado como referencia / EP

El Banco de España ha decidido que, a partir de ahora, usará el IPC armonizado -el que se elabora con la misma metodología en todos los países de la Eurozona- y el índice armonizado excluidos la energía y los alimentos (IAPC) como variables de referencia para el análisis y las proyecciones de la inflación en España, frente a la práctica habitual, que prima el índice general del IPC y el Índice de Precios de Servicios y Bienes Elaborados No Energéticos (IPSEBENE).

En un análisis titulado 'Variables de referencia para el análisis de la inflación en España', la autoridad monetaria justifica este cambio de variables argumentando que, por un lado, el BCE concentra tanto su análisis como su comunicación en el IPC armonizado de la Eurozona y, por otro lado, la medida principal de inflación subyacente utilizada por el BCE es el IAPC excluidos la energía y los alimentos.

"Esta es la práctica habitual, además, de la mayoría de los bancos centrales nacionales del Eurosistema. Las discrepancias metodológicas entre, por un lado, el IPC y el IPSEBENE y, por otro, el IAPC y el IAPC excluidos la energía y los alimentos no son muy sustanciales", precisa el Banco de España. No obstante, indica que no se puede descartar que estas medidas puedan diferir en determinados momentos puntuales o para determinados componentes, pudiendo crear "confusión" en los destinatarios del análisis y de las publicaciones del Banco de España.

A pesar de las diferencias metodológicas existentes entre el IPC y el IPCA y de las posibles divergencias en los resultados, el Banco de España afirma que, en promedio, ambos índices evolucionan de forma "muy similar". Así, la inflación media desde 1995 hasta la actualidad, de acuerdo con el IPC, ha sido del 2,35%, frente al 2,34% del IAPC.

Asimismo, apunta que la evolución temporal de ambas series es "prácticamente indistinguible", ya que el valor absoluto medio de las diferencias mes a mes entre las tasas interanuales de los índices generales del IPC y del IAPC en el período considerado es de una décima. "Dada la similitud en el período observado entre ambas medidas de inflación general, cuando se realizan proyecciones de inflación con el mismo conjunto de información, se obtienen cifras muy similares para el IAPC y el IPC", reitera el Banco de España.

Algo parecido sucede con el IPC armonizado excluidos la energía y los alimentos (IAPC) con el Índice de Precios de Servicios y Bienes Elaborados No Energéticos (IPSEBENE), que presentan mediciones muy similares. No obstante, este último ha tendido a mostrar incrementos algo mayores en el promedio del período 1995-2018, del 2,19%, frente al 2,08% del IAPC excluidos la energía y los alimentos. "En cualquier caso, las trayectorias temporales de ambas series están estrechamente ligadas", subraya.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios