Martes, 19.02.2019 - 20:56 h
Las secuelas del excomisario

El Gobierno avisa de la crisis reputacional que golpea al BBVA por el 'caso Villarejo'

Fuentes del Ejecutivo aseguran que el Banco Central Europeo todavía no se ha puesto en contacto con ellos para analizar el tema. 

A Villarejo se le ha denegado repetidamente la puesta en libertad (Foto: EFE)
El Gobierno avisa de la crisis reputacional que golpea al BBVA por el 'caso Villarejo'. EFE

El Gobierno alerta sobre la crisis reputacional que sufre el BBVA tras el caso Villarejo, una vez que se ha conocido que su presidente de honor, Francisco González, contrató a una empresa privada de investigación del excomisario para espiar e intervenir conversaciones privadas de cientos de políticos y empresarios, con el objetivo de frenar el posible asalto a su puesto al frente de la entidad por parte de un grupo de empresarios, con el supuesto apoyo del Gobierno, hace ahora más de trece años. Fuentes consultadas en el Ministerio de Economía aseguran que el Banco Central Europeo (BCE) no se ha puesto en contacto con el Ejecutivo español para tratar este tema, pero eso no obsta para que exista una honda preocupación en el ámbito público por la reputación de una de las principales entidades financieras del país.

La propia ministra de Economía, Nadia Calviño, ha asegura en la clausura del Investors Day en Madrid, que "cualquier situación que pueda dañar la reputación financiera del banco es un tema serio", si bien ha advertido que el caso Villarejo es ya "un asunto encauzado desde el punto de vista penal, y ahí se dirimirán todas las responsabilidades".  

Este mismo miércoles ha saltado a la luz la inquietud que este caso ha generado en la institución bancaria europea por la vinculación del expresidente de la entidad, que acaba de dejar el cargo ejecutivo hace dos meses, con un excomisario que esta en prisión preventiva desde hace un año por los presuntos delitos cohecho, blanqueo de capitales, extorsión y revelación de secretos, dentro de un entramado de organización criminal.

De hecho, el actual líder de la entidad, Carlos Torres, tuvo que enviar este lunes una carta a todos los trabajadores en la que reconocía la gravedad de los hechos y anunciaba la apertura de una investigación interna, para aclarar todos los hechos, delimitar las responsabilidades que surjan y las posibles consecuencias que todo este proceso puede tener para el banco. 

El nuevo presidente se va a enfrentar en breve al que será uno de sus primeros y más conflictivos consejos en el seno de la entidad, dado que será inevitable que en el orden del día se incluya un análisis completo de la crisis que se le puede venir encima si todas las informaciones que se publican sobre las investigaciones contratadas en su día llegan a perjudicar a sus acciones. El propio BCE espera que ese consejo tome alguna decisión importante al respecto. 

Vida íntima de ministros, empresarios, periodistas, etc...

Las informaciones que se publican sobre el caso del espionaje del BBVA, lideradas por El Cofidencial y Moncloa.com, apuntan a que el excomisario intervino, a demanda del BBVA, los teléfonos de varios miembros del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, como el exministro de Industria, Miguel Sebastián, o la propia vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega, en busca de informaciones de su vida privada que sirvieran para presionarles. El ahora presidente de honor del banco temía un complot avalado por el Ejecutivo socialista de esos años, el constructor español Luis del Rivero, presidente entonces de Sacyr, y algunos altos empresarios más, para arrebatarle el puesto con la compra de un pequeño paquete de acciones del banco. 

La operación se mantuvo en el tiempo, con informaciones periódicas a los servicios de inteligencia del BBVA, también supuso la vigilancia a cientos de empresarios, ejecutivos y periodistas que podían estar al tanto de la lucha de poder que se había abierto en torno al banco. 

Este mismo miércoles se ha conocido que algunas de las pesquisas que el excomisario hizo eran solo bulos, lanzados con la estrategia de minar la moral y la reputación de los cargos públicos implicados. Algunos de esos políticos, como Miguel Sebastián, totalmente indignados con esta operación, han advertido que se reservan las acciones jurídicas que estimen necesarias para reponer su imagen pública y salvaguardar su intimidad. 

Las publicaciones que transmiten la información sobre Villarejo han aportado incluso los documentos que demuestran la contratación de los servicios de la empresa Cenyt, controlada por  el excomisario, por parte del BBVA, por los que pago algo más de medio millón de euros en el año 2004. El juez que lleva el caso Tandem, en el que está implicado Villarejo, ha ordenado una investigación policial para dilucidar si existe algún tipo de responsablidad judicial, si bien aún no se ha abierto ningún proceso concreto sobre esta cuestión.  

Ayer mismo, la Policía se personó en la sede de las dos publicaciones que lideran la información en busca de datos y documentos sobre el caso del BBVA, para delimitar las posibles responsabilidades. 

 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios