Jueves, 24.05.2018 - 21:30 h
El banco propuso 1.100 bajas y 575 traslados intragrupo

El Santander cubre in extremis el ajuste: un 70% de las salidas serán en Popular

A la oferta de desvinculaciones en servicios centrales se adhieren 768 empleados del Popular y 329 del Santander. El banco sumará 20 bajas forzosas. 

El Santander tiene listo el blockchain en Reino Unido, México, Brasil... y España
Una sucursal del grupo Santander. / L. I.

El Santander cubre casi al milímetro las 1.100 salidas previstas para adecuar los servicios centrales tras la integración del Popular con salidas voluntarias y un balance desigual: se han adherido 1.098 personas, pero la inmensa mayoría (769 o cerca del 70%) están en nómina del banco adquirido y apenas 329 (un tercio) trabajan en el grupo cántabro, según el desglose de datos facilitado por la entidad a los trabajadores. 

Alcanzar dicha cuota ha sido difícil para plantilla y entidad financiera. “Hubo mucha gente que quiso acogerse y el banco se ha negado por distintos motivos, y a otros a los que han ‘invitado’ aconsejándoles apuntarse y aprovecharse de las compensaciones, remachándoles que no contarían con ellas en caso de despido”, indican fuentes sindicales. El hecho de que el Expediente de Regulación de Empleo (Ere) se haya planteado para ajustar los servicios centrales dejaba manos libres al banco negar la salida a trabajadores en puestos que estime clave y promover salidas en departamentos con duplicidades

La concurrencia final se acerca a las desvinculaciones presupuestadas y que el grupo prevé completar con 20 bajas forzosas: 11 en Popular y 9 en Santander. Además la entidad externalizará la función de 22 de sus empleados del área de tecnología y operaciones el 1 de marzo, y recolocará otras 100 personas de servicios centrales en sucursales.

El Santander ofrecía prejubilaciones a partir de los 50 años con el 80% del sueldo, junto a primas por antigüedad que pueden escalar a 30.000 euros siempre que hayan estado más de 15 años en nómina del grupo. Si figuran entre el colectivo de 50 a 54 de edad y cuentan con dicha relación laboral en la entidad, su compensación podría alcanzar hasta un tope de 380.000 euros.

Los menores de 50 años o aquellos con edad superior pero que no cumplan con la condición de permanencia mínima en plantilla, el preacuerdo les garantiza una indemnización de 40 días por año trabajado con un límite de 24 mensualidades, lo que supone el doble de la indemnización legal vigente y primas desde 4.000 euros hasta 30.000, según el periodo de pertenencia al grupo.

Las salidas implicarán reducir un 15,71% los efectivos en el área de servicios centrales donde emplea a unas 7.00 personas (casi 2.000 en el Popular, 1.500 en el Santander España donde se integra y el resto en servicios centrales corporativos del grupo). Supone un 3,2% de los 34.499 empleados en nómina del nuevo Santander España que surgirá de la fusión (22.916 trabajan en dicha red y otros 11.583 en Popular), cuyas duplicidades y potenciales ajustes se posponen a 2019 tras completar la integración operativa e informática.

En las negociaciones con sindicatos accedió a reducir el impacto frente a las 1.585 salidas planteadas en un inicio y a las que sumará la recolocación de otras 575 personas en empresas del grupo, principalmente funciones informáticas y tecnológicas.

El Santander ha encargado a Lee Hecht Harrison buscar la recolocación de los empleados, consultora a la que confió la búsqueda de otros empleos en su Ere de 2016, cuando un 80% de los trabajadores encontraron nuevos puestos. En el Santander España salieron entonces 1.380 personas; mientras el Popular prescindía del 20% de la plantilla -2.592 trabajadores- en intento de salvar la crítica situación.

La suma de ambos bancos dio en junio una entidad con 4.631 sucursales y 246.200 millones de euros en créditos. El Santander confía en cosechar 500 millones de sinergias anuales y lograr una rentabilidad sobre la inversión del 13-14% al integrar el Popular adquirido el 7 de junio por un euro pero tras inyectarle 13.000 millones en liquidez y restaurar su solvencia con una ampliación de casi 7.000 millones.

Ahora en portada

Comentarios