Miércoles, 15.08.2018 - 07:12 h
El pulso independentista hace que dependa del pago del Gobierno

El socio de ACS en Metro de Barcelona y una ola de fondos desconfían de Cataluña

El fondo británico JLIF, al que ACS vendió su participación el metro de Barcelona, desvela que "monitoriza de cerca" la situación política. 

La empresa de transportes de Barcelona retira toda la publicidad de Metro y buses relacionada con el referéndum
Un grupo de personas enuna parada de autobuses de Barcelona. L. I. 

La situación en Cataluña ha ido escalando en la atención de inversores internacionales y algunos reconocen abiertamente que les ocupa.. y condiciona. Es el caso de John Laing Infrastructure Fund, socio de ACS en el metro de Barcelona y potencial aliado de Acciona para competir por infraestructuras en España. En una notificación a la Bolsa de Londres admite que “monitoriza la situación de cerca”.

El vehículo británico irrumpió en España en diciembre de 2015 con la compra a Iridium, filial de ACS, del 80% en una sociedad que controla el 50% de un tramo en la línea nueve del suburbano de la Ciudad Condal. El grupo dirigido por Florentino Pérez conserva el 20% restante y presencia en los órganos de gobierno de dichas concesiones. Pero la transacción dio al británico la propiedad indirecta sobre el 53,5% en la sección IX de dicha línea de metro y del 13,5% en la sección IV.

El valor combinado de ambos proyectos representa un 14,1% de una cartera inversora que se extiende por Reino Unido, EEUU, Canadá o Finlandia, según desvela el John Laing Infraestructure Fund (JLIF) en el comunicado de resultados donde apunta la inquietud hacia el sistema de pagos del metro. Ambos proyectos cuentan con un mecanismo de pagos de Ifercat, agencia del gobierno estatal responsable del transporte y que se nutre del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Cuando el pulso secesionista iba en auge en vísperas del referéndum el Gobierno amenazó con cortar el FLA y en septiembre retiró a Cataluña la gestión de pagos que efectúa con cargo a dicho ‘crédito’. El fondo británico refiere el cambio de autoridad que determina el pago en sus papeles sin denunciar alteración alguna en los ingresos, pero reconociendo que “monitoriza la situación de cerca”. Sin embargo, ciertos informes como los emitidos por Moody’s ven riesgo cierto de que se pierda el FLA si el desenlace de la situación política cristaliza en algún momento en desconexión de Cataluña.

El gigante de la inversión BalckRock fue uno de los primeros en colocar España en la cesta de países donde percibe la existencia de riesgos geopolíticos y de inestabilidad de mercado. Inversores como TR Property Investment Trust PLC, NB Distressed Debt Invest Fund, European Assets Trust, Starwood European Real Estate Finance Ltd o B.P. Marsh & Partners PLC, junto a John Laing Infraestucture, han reconocido ahora potenciales efectos.

El fondo estadounidense Starwood Capital desveló recientemente que su firma Starwood European Real Estate va a “priorizar” inversiones en territorios alejados de la inestabilidad en Cataluña. La exposición directa del vehículo es de 46 millones en préstamos a un hotel en Barcelona y tiene 61 millones financiados en otros proyectos inmobiliarios en el resto de España. En conjunto aloja en España el 11,2% de sus alrededor de 404 millones que tiene prestados en distintos países europeos.

European Real Estate es uno de los instrumentos de inversión de Starwood Capital Group, firma que gestiona más de 50.000 millones en todo el mundo, ha sido socia de la mallorquina Meliá y fue fundadora de la cadena hotelera Starwood, que en España cuenta con establecimientos (el Gran Hotel Central, Le Méridien o Sheraton de Barcelona, entre ellos). “El grupo mantiene un escrutinio particularmente atento sobre España y la situación catalana”, reconoce el vehículo europeo en una nota a la Bolsa de Londres donde admite que el “grupo es más cauteloso y dará prioridad a las oportunidades que están relativamente aisladas de la incertidumbre actual”.

Inmuebles, inversión en deuda... y en seguros

Los inversores en deuda NB Distressed Debt Invest Fund y European Assets Trust siguen de cerca la situación, mientras que TP Property Investment Trust PLC está convencido de que la tensión política tendrá impactos. Con más de 1.146 millones de libras en inversión (1.208 millones de euros) incluye entre ellas acciones de Axia e Hispania después de haber desinvertido en Colonial y Merlín.

“Tenemos una exposición limitada a propiedades comerciales en Barcelona y en el conjunto de la región de Cataluña, pero el riesgo real es mucho más amplio que eso y nuestra experiencia es que tales macropreocupaciones pueden pesar mucho sobre el sentimiento del mercado”, revela TP Property Investment en la actualización de inversiones a la Bolsa de Londres.

Pero el celo trasciende del mundo del ladrillo y ocupa (¿preocupa?) a sectores como el de seguros. La firma también británica de capital riesgo B.P. Marsh & Partners que en enero de 2005 decidió apoyar a los directivos del broker madrileño Summa en su estrategia de adquirir y consolidar corredurías de seguros en todo el país, así lo revela en documentación oficial: “Los consejos de administración de ambos, B.P. Marsh y Summa, son conscientes del movimiento de independencia en curso en Cataluña y están siguiendo de cerca la situación”.

Cautelas que llegan cuando ojea el mercado y da por sentado que Summa, donde controla un 77% del capital con una inversión superior a los 6 millones de euros, “está bien posicionada para aprovechar las oportunidades”. En abril integró, sin ir más lejos, Mikel Lasa Correduría, una de las mayores del País Vasco.

El socio de ACS en Metro de Barcelona y una ola de fondos desconfían de Cataluña

Ahora en portada

Comentarios