Domingo, 22.04.2018 - 04:59 h
Analiza si los 12.000 millones los perdió este año o antes

¿Eran fiables las cuentas del Popular? La CNMV abre un nuevo frente al Santander

Si las pesquisas del organismo supervisor concluyen que el Popular ocultó pérdidas se expone a sanciones y daría argumentos para litigios.

Imagen de Sebastián Albella, presidente de la CNMV
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. / L. I. 

La CNMV ha abierto, en ejercicio de su función supervisora, dos nuevos frentes al Popular y los exgestores, susceptibles de salpicar al Santander. El presidente del organismo, Sebastián Albella, desveló ayer el inicio de investigaciones en dos líneas muy definidas: ¿Los 12.218 millones de euros que la entidad reportó como ‘números rojos’ se generaron realmente en el primer semestre de 2017? Y además tiene bajo escrutinio si la información divulgada por el sexto banco español sobre remuneración al consejo fue la adecuada.

Los expedientes podrían concluir con sanciones al Popular, imputables en última instancia al grupo cántabro por ser dueño único, aunque la ley contempla entre su articulado situaciones que le eximirían. El riesgo realmente se le manifestaría con un dictamen desfavorable si se convierte en nueva artillería para los bufetes de abogados que, en representación de decenas de miles de accionistas y bonistas perjudicados por la resolución, buscan el resarcimiento en tribunales españoles y europeos.

El Santander se adjudicó el Popular por un euro simbólico después de regar con 13.000 millones sus secas tubería de liquidez y levantar 7.000 millones de capital en una ampliación para restaurar la insolvencia a la que la resolución le sumió, precisamente después de aplicar un saneamiento tan gigantesco que obligó a reconocer los citados 12.000 millones de '´números rojos'. 


El talón realmente abonado de caja fue casi nulo (un euro), a cambio de garantizar la viabilidad con liquidez y solvencia, y condicionado a asumir cualquier indemnización, compensación o resarcimientos que fallen los tribunales, se generen con nuevos deterioros de activos o simplemente por romper sus alianzas estratégicas.

Hasta marzo el resultado del Popular era ya negativo si bien limitado a 137 millones de euros. Otro ejercicio intenso de provisiones y el que se supone que iba a garantizar su viabilidad de futuro,  generó que el banco  reportase en 2016 otros 3.485 millones de ‘números rojos’, pero en 2015 había ganado 105 millones y 330 millones en el ejercicio previo.

La posibilidad de que, al levantar las alfombras, concluya que se ocultaron pérdidas expone a una situación delicada a los antiguos equipos gestores de la etapa de Ángel Ron por la doble vía de las cuentas y posibles deficiencias divulgativas de las retribuciones.

“Mi insistencia en varios foros sobre la necesidad de mejorar la información que nuestras sociedades cotizadas facilitan sobre las remuneraciones de sus consejeros, en particular sobre la necesidad de claridad en relación con la parte de las remuneraciones que se presenta como pensiones o planes de previsión a largo plazo, tiene que ver con este tema”, desveló ayer Albella en la Comisión parlamentaria que investiga el rescate financiero sin ofrecer mayor detalle.

Las pesquisas sobre las pensiones

Por la parte de las cuentas Saracho asumió la presidencia en febrero, firmó el resultado del trimestre y formuló ajustes por 630 millones de ejercicios previos, algo que la CNMV analizó a fondo para conocer sus causas y verificar si bastaba con reexpresar las cuentas o tenía que reformular legalmente los estados contables de 2016. Esta última circunstancia sería susceptible de abrir nuevas vías para el litigio si las pesquisas determinasen que no se hizo bien y debió reformularlas.

Ahora bien la situación contable comprometida realmente imputable a la etapa de Ron, que estuvo al frente del banco desde 2004, y para el que la entidad había acumulado 24,2 millones de euros en colchón para cubrir su derecho de pensión. Se jubilaría con algo parecido a un sueldo vitalicio de 1,1 millones anuales siempre que no fichase por otra entidad. Acogiéndose a la confidencialidad de las indagaciones Albella no despejó, sin embargo, si se trata de esquemas para jubilaciones ya conocidas, continúan en secreto o a qué consejero o consejeros afecta.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios