Domingo, 19.08.2018 - 21:37 h
Sube al 3% la cantidad que abonará

La banca vuelve a buscar depósitos: ING resucita la devolución por los recibos

La estrategia de la firma se encuadra en una nueva ofensiva que le diferencie de la competencia y le ayude de pilar para expandir el crédito.

ing
ING resucita la devolución por los recibos y abonará hasta un 3%. / EFE

ING se vuelca en la captación de nuevos clientes. La entidad naranja no solo ha resucitado su antigua cuenta nómina que remuneraba un porcentaje de los recibos domiciliados, sino que además ha subido el porcentaje que paga. Asimismo, el banco lo hace un mes después de que liquidara definitivamente la rentabilidad de su producto estrella para captar depósitos: ‘La Cuenta Naranja’.

La oferta adscrita a contratar una cuenta nómina, estará vigente hasta finales de verano. La entidad remunerará un 3% del coste de los recibos (luz, gas y telefonía) que se paguen con la cuenta nómina contratada, durante dos años y con máximo de 1.000 euros -esto es, 500 por año-. Con ello, ofrece una de las ofertas más atractivas del mercado, en este tipo de productos, para hacer frente a sus competidores.

La iniciativa de ING resulta curiosa por dos motivos principalmente. Por un lado, porque la cuenta ya existía en 2016 y el banco prefirió cerrarla, alegando que en ese momento “los tipos eran muy bajos”. La entidad naranja explicó en una carta a sus clientes que había “trabajado por mantener a los clientes la rentabilidad (…), pero ahora los tipos se sitúan en mínimos históricos y esto es lo que nos lleva a tomar esta decisión”. El problema es que ahora en pleno 2018, los tipos son todavía mucho más pequeños. En concreto, cuando se cerró la cuenta el Euríbor marcaba -0,07%, mientras que en la actualidad está un -0,18%. Por otro lado, también resulta curioso que pese a que los tipos son todavía más negativos, el porcentaje que devuelve es mayor: el 3% frente al 2%.

La estrategia del banco va encaminada a enfrentarse a dos problemas clave que tiene tanto ING, como el resto del sector. El primero, es la fuerte competencia que se ha visto intensificada por la llegada de la banca digital y las 'fintechs', que atacan directamente al modelo de negocio de ING. Al fin y al cabo, afecta a una de las principales fortalezas del banco, su carácter digital que le permitía tener unos costes más reducidos que sus competidores tradicionales. Uno de las partidas que señalan más claramente el problema de ING con la competencia, en especial la digital, es la caída de los ingresos por comisiones. Desde 2010, dichos ingresos se han desplomado cerca de un 30%.

Lo anterior explica que el banco haya tenido que reducir drásticamente muchos de los cobros a sus clientes, para poder competir con las nuevas entidades digitales que han nacido con la vocación de comisiones cero. Pese al desplome de los cobros a clientes, el banco ha aguantado el tipo en los resultados. Lo que significa que ha sido la buena evolución de los ingresos por intereses, los que han mantenido al banco. Esto último explica el hecho de que ING haya sido tan explícito en reducir los pagos por depósitos.

El segundo problema que busca dar salida la nueva estrategia, es afianzar el cambio de tendencia que se observa en el sector. Hasta hace poco, la demanda neta de crédito, los nuevos préstamos frente a los que se amortizan, mantenía una clara tendencia de caída, aunque cada vez con menor intensidad. Dicho valor tiene incidencia en uno de los ratios vitales de la banca, el que mide el volumen de créditos frente al de depósitos. Antes, al estar el primero en plena caída hacía que las entidades, entre ellas ING, no necesitaran captar un volumen excesivo de depósitos, por lo que preferían ofertar otras promociones.

ING vende a Barclays su negocio de banca por internet en el Reino Unido
ING, busca captar más clientes nuevos con su nueva 'Cuenta Nómina'.

La clave es que dicha tendencia está a punto de girar al alza, esto es, que el volumen de créditos va a empezar a crecer. Entonces, para mantener equilibrado el balance, los bancos necesitan de un mayor nivel de depósitos. Por ello, muchas de las nuevas ofertas del sector están más encaminadas a captar depósitos que a seguir promocionando el crédito, puesto que el nuevo tiene una fuerte inercia. Además, reafirma la estrategia de ING de intentar captar no solo clientes, sino flujos continuados de capital.

ING, cambia de estrategia en sus ofertas

En la entidad consideran que más allá de un cambio de paradigma, se trata más bien de una oferta comercial. Aunque es cierto que no se trata de un giro de timón, debido a que la promoción apenas dura un par de meses, no se puede perder de vista que ya solo el tipo de oferta es indicativo. Hasta ahora, ING prácticamente había preferido pivotar sus promociones en cuanto al tipo de interés para ofertar más crédito, no más depósitos. Por ello, pese al corto espacio temporal asoma un posible cambio de estrategia.

Además, al centrarse en la devolución de recibos y tener un tope anual, limita la remuneración mucho más que con la fórmula tradicional. Puesto que, pese a que se intenta captar un mayor volumen de depósitos no se puede perder de vista que los tipos no han subido. Por lo que cualquier gasto extra, recorta el beneficio que obtiene el banco en concepto de intereses.

De hecho, es la pauta seguida por muchos de sus competidores: Openbank (banco online de Banco Popular) ofrece remunerar un 1%, mientras que COINC (plataforma de ahorro de Bankinter) lo hace hasta un 5%, aunque el máximo que paga al año es menor. Además, también lo utilizan otras entidades más tradicionales como Banco Santander, con su Cuenta 123, y Banco Sabadell con la Cuenta Expansión.

La banca vuelve a buscar depósitos: ING resucita la devolución por los recibos

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios