Miércoles, 14.11.2018 - 08:54 h
Caso Crédit Agricole

La UE avala la separación de la gestión ejecutiva en la presidencia de los bancos

En España la decisión afectaría a Francisco González, presidente de BBVA, que también asume poderes ejecutivos y cuyo relevo está cerca.

Crédit Agricole gana un 97,5% menos tras asumir un impacto de 708 millones por su exposición al BES
Logo de Crédit Agricole. 

El Tribunal de la Unión Europea ha respaldado el modelo defendido por el Banco Central Europeo (BCE). El organismo presidido por Mario Draghi abogaba por un sistema de gobernanza en el que estuvieran separados los cargos de primer ejecutivo o presidente con el de la representación institucional.

La sentencia de Luxemburgo pone en cuestión el gobierno corporativo de los grandes bancos europeos al dar la razón al BCE en una consulta referida al grupo francés Crédit Agricole, según publica Bloomberg.  Además, en el caso de España la decisión afectaría a Francisco González, presidente de BBVA, que también asume poderes ejecutivos y cuyo relevo estaría cerca. 

El máximo directivo del segundo gran banco de España ocupa su cargo desde el año 2000 y se vería obligado a dejar el cargo en octubre del próximo curso, fecha en la que cumplirá 75 años. Por tanto, su sucesor tendría menos libertad dentro del banco, a tenor de la sentencia en el caso Crédit Agricole. 

En la sentencia, que se ha conocido este martes, los jueces del Tribunal de la Unión Europea han respaldado el veredicto del supervisor de impedir el nombramiento de una misma persona para puestos ejecutivos y no ejecutivos en la alta dirección de distintas filiales del grupo galo. 

Además, los principales bancos españoles tienen este modelo de gobernanza, por lo que la sentencia no solo afectaría a la entidad presidida por Francisco González, sino a otras de las grandes. De hecho, BBVA junto a Banco Santander, Sabadell y Bankia se rigen por este modelo que podría sufrir cambios vista la resolución del Tribunal de la Unión Europea. 

El Tribunal de la Unión Europea se ha pronunciado tras recurrir la entidad gala la decisión del supervisor europeo. Los jueces han alegado que el objetivo de la legislación es "la búsqueda de una supervisión eficaz de la alta dirección por parte de los miembros no ejecutivos". Por tanto, buscan evitar que la supervisión quede deteriorada si el presidente del órgano de dirección en su función de presidente se encarga simultáneamente de la dirección efectiva de la entidad. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios