Jueves, 22.02.2018 - 05:49 h
Fija estrategia con MiFid II

Liberbank enseña sus cartas en fondos de inversión: baja a la mitad las comisiones

Su apuesta pivota sobre el acuerdo con JP Morgan y productos de gestión delegada, donde la nueva regulación impide aplicar tasas por distribución.

Liberbank saca por vez primera a su consejero delegado para aplacar las dudas
Una oficina de Liberbank. / L. I.

Liberbank enseña sus cartas para abrirse camino a mayor velocidad en la gestión de activos, a la vez que azuza la competencia. Para el banco es un área clave en su hoja de ruta espolear los ingresos para mejorar la rentabilidad y la apuesta pivotará de manera troncal sobre productos de ahorro de gestión delegada, a los que recorta a la mitad el régimen de comisiones coincidiendo con la entrada en vigor de Mifid II, la directiva europea que está obligando a casi toda la industria financiera a reposicionarse.

La meta primera del banco en el disputado negocio del ahorro a largo plazo es, sobre todo, ganar espacio porque su cuota ahí es inferior a la que le corresponde por el negocio bancario. Para expandir la contratación y adaptarse al nuevo campo de juego regulatorio se alió con JP Morgan en julio del pasado año, cimentando el terreno para priorizar ahora el formato de asesoramiento en inversión y convirtiendo en columna principal la gestión delegada de carteras con todos los clientes que demanden el servicio.

Dicha categoría o gestión delegada de carteras es precisamente uno de los nichos que busca hacer crecer la directiva europea, obligando a convertirlos en las denominadas clases limpias o fondos donde las entidades tendrán que renunciar a la comisión que venían aplicando por la distribución y limitarse a recibir la tarifa de comercialización.

Mifid II no determina umbral alguno de comisiones ni establece en cuánto debe abaratarse sobre el régimen previo. Corresponderá a las entidades transparentar sus nuevas políticas comerciales. Algo que comienza a desvelar Liberbank, junto a otras firmas madrugadoras como Bankia, Kutxabank o Caja de Ingenieros.

El banco dirigido por Manuel Menéndez, en concreto, aplicará un tijeretazo de alrededor del 50% a las tarifas de los seis fondos ofrecidos bajo la modalidad C o de gestión delegada. El recargo pasará desde una horquilla del 0,69% al 2,09% previa a otra comprendida entre el 0,35% y 1,05% sobre el patrimonio. En los dos productos donde además cargaba una tasa del 8,99% sobre el resultado, dicha comisión de éxito simplemente desaparece.

Este tipo de productos se han convertido en los últimos tiempos y lo harán aún más con la directiva en imán para las entidades. Entre otros factores por sus mayores tarifas dado que su contratación se basa en un mandato que otorga el cliente a la entidad para que gestione de manera profesional y cercana sus ahorros, tratando de minimizar el riesgo y maximizar la rentabilidad. El plus es que el equipo gestor de las carteras no mantiene inalteradas las inversiones sino que las mueve en función de expectativas y desarrollo de mercados, de forma que el cliente no tiene que preocuparse por traspasar su dinero de un fondo a otro o solicitar el reembolso buscando un mayor provecho.

La competencia es viva simplemente porque los bancos se disputan la gestión del ahorro a largo plazo para mejorar las fuentes de ingresos. Y ahí la vía de las comisiones por contratación de productos y servicios como son los fondos de inversión es la opción principal para compensar la presión que ejercen los tipos de interés reducidos a cero y seguirá ejerciendo porque no esperan que el negocio crediticio crezca hasta bien entrado 2018 o 2019.

La apuesta de los que, como Liberbank, convierten esa oferta en nuclear es expandir su radio de difusión. La gestión discreccional era hace no mucho privativa de clientes con grandes patrimonios y con MiFiD II tenderá a popularizarse con una mayor industrialización.

Pone al descubierto todas las comisiones

La directiva exige retirar la comisión de distribución en esta categoría de fondos, pero en términos generales impone transparencia con los inversores en todo el juego de costes, teniendo que divulgar tanto los precios porcentuales como absolutos y los que aplica cada jugador en la cadena del producto (vendedor, gestor..).

Entre las nuevas obligaciones que incorpora figura además la de surtir un servicio profesional para garantizar la mejor comercialización y, sobre todo, si se pretende repercutir costes por tal prestación. En Liberbank explicaron que ya cuentan con personal con la formación aprobada y certificado exigible en toda su red de oficinas, y trabaja con una plataforma con más de 400 fondos de inversión, propios y de terceros, de forma que garantiza además un supermercado de fondos para aquellos clientes que no quieran asesoramiento.

Su ofensiva es, sin embargo, en gestión discreccional y precio. Para 'robar' clientes tiene actualmente abierta una bonificación del 4% al que lleve su dinero desde fondos de otras entidades con un compromiso de permanencia de tres años. La obsesión de empujar los ingresos está en su diana para recuperar el favor de los inversores y después de haber acelerado los ajustes de costes, y el plan de limpieza de activos tóxicos.

La elevada exposición convirtió su título en imán de los inversores especulativos, después de que colapsasen al Popular en bolsa. La decisión de la CNMV de contener dicho asedio prohibiendo los cortos regaló tiempo al banco para, precisamente, precipitar la limpieza del balance con un colchón de provisiones que le ha obligado a efectuar una macroampliación de capital y sumirá su resultado en números rojos e impedirá pagar este año dividendo. El reto ahora es demostrar que puede mejorar la cuenta y la gestión de activos es ahí clave.

Temas relacionados
Comentarios