Viernes, 21.09.2018 - 06:34 h
Conferencia con analistas

Liberbank enfocará el crédito a empresas y consumo para mejorar su resultado

Se ha impuesto el objetivo de que el margen de intereses -el que se genera con los rendimientos de prestar dinero- crezca al 10% durante este año. 

Liberbank cubre su ampliación de capital con una demanda 7,9 veces superior
Oficina de Liberbank

Liberbank da otra vuelta de tuerca en la estrategia para mejorar la cuenta, mientras se mantiene receptivo a una operación con otra entidad con encaje estratégico. Se ha impuesto el objetivo de que el margen de intereses -el típico con clientes o que se genera con los rendimientos de prestar dinero menos lo pagado por retribución del ahorro- crezca al 10% este año aún con el euríbor en negativo, para lo que buscará potenciar la financiación que mayor margen deja: a empresas y consumo.

La meta es empujar el volumen de crédito un 6%, excluyendo el préstamo a administraciones públicas, y con una progresión del 2,7% en hipotecas, porque el desarrollo lo buscará a ritmos de dos dígitos en empresas y consumo. Para empujar el margen ha tocado otro resorte: deshacer posiciones en bonos soberanos con cupón reducido y reinvertir en títulos que ya comienzan a recoger con una mayor rentabilidad la expectativa de subidas de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) en 2019.

El plan es ampliar el margen por clientes al 2% frente al 1,59% actual tocando las tres teclas: ir a créditos de mayores precios, incrementar su volumen y mejorar la rentabilidad de la cartera de renta fija. Aquí tiene, de hecho, 150 millones en plusvalías que descarta enajenar para que continúen contribuyendo a alimentar el resultado.

El crédito productivo -depurada la exposición dañada- subió un 3,5% hasta marzo: 2,5% en hipotecas, el 10% en empresas sin incluir el sector inmobiliario y el 11% en financiación al consumo. En la otra parte de la actividad: los recursos de clientes aumentaron por vez primera en cuatro años, aunque más los captados fuera de balance en fondos o seguros.

El detalle lo ha ofrecido el consejero delegado del banco, Manuel Menéndez, junto al director financiero, Jesús Ruano, en una conferencia con analistas donde ha vuelto a reconocer la disposición de Liberbank a explotar fusiones: "Estamos trabajando en nuestro plan en solitario. Siempre estamos abiertos a analizar cualquier operación que pueda tener interés para nuestros accionistas y tenga interés empresarial. Pero nuestro foco ahora está en ejecutar el plan y hacerlo más rentable y eficiente cada día".

Liberbank analizó recientemente adquirir la red española de Caixa Geral y la desechó: "No era una operación que pudiera encajarnos", dijo. La alta exposición inmobiliaria del banco la coló el pasado año en las quinielas de fusionable, forzando el paso en su estrategia con un severo esfuerzo de saneamiento y recapitalización para despejar dudas que sumió el resultado en pérdidas de 267 millones.

En el primer trimestre abandona los números rojos, aunque el resultado cae un 9% interanual. Ambos ejecutivos defendieron una mejora en los próximos meses apoyada en ese 10% del margen financiero -hasta marzo creció el 2,4%- y un aumento del 3% en las comisiones recurrentes, donde la alianza firmada el pasado año con JP Morgan comienza a dar réditos -en fondos de inversión y seguros los ingresos por comisiones suben al 15%-.

La partida de costes ayuda porque cae un 8% gracias al expediente de regulación temporal de empleo vigente hasta 2020, y un ajuste en estructura que, según reivindicaron, no se ha traducido en reducción de volúmenes de negocio. La entidad prepara otras medidas para abaratar coste a fin de que esta partida quede por debajo de los 400 millones este año.

Junto a la preocupación por dinamizar los ingresos, el foco está en reducir la carga tóxica. El año pasado efectuó una macroampliación de capital de 500 millones para poder sacarse de balance 4.000 millones en ladrillo e impagos, y reducir la exposición desde 5.700 millones a 1.700 millones en 2020.

Este año desagüará 900 millones en ventas unidad a unidad y colocación de carteras. La primera, por valor de 250 millones, ya la tiene en el escaparate, desveló Menéndez. En el trimestre se ha deshecho de una exposición bruta de 142 millones -157 millones si se incluyen las inversiones inmobiliarias-, lo que implica incrementar en un 66% las ventas frente al trimestre comparable del pasado ejercicio. Otro factor de interés en Liberbank es el capital al ser el único banco del que aún se desconoce los deberes para 2018 puestos por el BCE y por el impacto sufrido el pasado año con el ejercicio de saneamiento. El banquero reivindicó que bajo el examen más exigente, o de CET1 a plena carga y con los requerimientos nuevos en provisiones, su tasa ha subido del 11,5% al 12% y no proyecta ‘engordarlo’ haciendo líquidos los 150 millones en plusvalías latentes en la cartera de renta fija, que además contribuye al margen financiero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios