Jueves, 21.02.2019 - 01:30 h
Dilución por acudir a la ampliación para 'quitarse' el ladrillo

Las cajas de Liberbank bajarán su cuota accionarial del 43,7% al 25% en el banco

Deutsche Bank coloca más del 18% de la participación en manos de las fundaciones bancarias por 125 millones a un grupo de fondos internacionales

CNMV prorrogó el veto a cortos tras observar un aumento significativo de préstamos sobre títulos de Liberbank
   

Las antiguas cajas dueñas de Liberbank perderán casi la mitad de su peso accionarial con la ampliación de capital puesta en marcha por el banco para sacarse el ladrillo de encima y recuperar el favor del mercado. Las Fundaciones bancarias en las que se han convertido Cajastur, Caja Extremadura, Cantabria y CCM encargaron ayer a Deutsche Bank colocar alrededor del 18% del capital de la entidad financiera en una venta privada entre inversores cualificados nacionales e internacionales.

La operación se resolvió en apenas dos horas, con una demanda dos veces superior a los títulos ofertados, permitiendo fijar el precio con un descuento del 9% sobre la cotización de ayer. Enajenaron los títulos a razón de 0,67 euros por título a un grupo de fondos de inversión internacionales por unos 125 millones de euros, los ingresos que aspiraban a captar en la transacción ordenada a Deutsche Bank.

Su intención es utilizar dicho talón para poder acudir, ejerciendo los derechos de voto remanentes, a la ampliación de capital que Liberbank lanzará el próximo día 27, con un descuento del 38%. La operación ‘blanca’ les permitirá conservar alrededor del 24-25% de la propiedad de la entidad frente al 43,8% que controlan hasta ahora, en una transacción que emula la efectuada en 2004.

En aquel momento el banco amplió capital en otros 500 millones para anticipar la devolución de las ayudas públicas, paso impresdindible para poder retribuir a sus inversores con la entrega de dividendos, al tiempo que robustecía el balance. Las cajas fundadoras vieron diluirse su cuota accionarial del 70% al más del 40% actual, algo que les ayudó a cumplir con la exigencia de la Troika a todas las antiguas entidades de ahorros de que perdiesen el control accionarial en los bancos filiales.

La colocación activada por Deutsche Bank se lanza justo después de que Liberbank desvelase 270 millones de ‘números rojos’ hasta septiembre porque destinó 600 millones a sanear el ladrillo para acelerar su desagüe. Un esfuerzo que le permitirá reducir la exposición en activos tóxicos -impagos y ladrillo- en 1.044 millones durante el segundo semestre frente a los 800 millones previstos como objetivo.

A pesar de las gruesas pérdidas, el mercado cotizó al alza el acelerón en la limpieza y la cotización subió el 0,27%, situación buscada por los asesores de Liberbank para lanzar la ampliación. Arranca con la venta exprés de las cajas y el periodo de suscripción preferente de acciones estará vigente entre el próximo viernes, día 27, y el 10 de noviembre.

En este paréntesis cotizarán y se suscribirán los derechos. Cada acción lleva parejo un derecho y se precisan 19 de ellos para comprar 41 títulos de nueva emisión. Concluído el plazo, aquellos no ejercitados se extinguirán y si quedan títulos sin suscribir podrán adquirirlos aquellos inversores con sobredemanda.

Una ampliación sin riesgos de no resultar suscrita

La operación de capital, que dirige Deutsche Bank y Citi, se encuentra garantizada en origen. Captará 500 millones, que con el descuento previsto del 38% implica aumentar en más del 70% su capital actual. Junto a las cajas, acudirá en bloque el ‘núcleo duro’ para no diluirse: el fondo Oceanwood Capital, el inversor mexicano Ernesto Tinajero (a través de la sociedad Aivilo Spain) y Masaveu, dueños del 25% del capital.

La racionalidad de la ampliación es pisar al máximo el acelerador en la venta de activos tóxicos porque mantendrá el capital fully loaded, el más exigente, en el 11,6% después de elevar las coberturas de provisiones sobre activos dañados al 50%.

La hoja de ruta marcada por el banco busca bajar la morosidad al 3,5% en 2019 y que la cobertura sobre activos dañados alcance el 50% al cierre del presente ejercicio. Los ‘números rojos’ impiden entregar dividendos con cargo a las cuentas de 2017, pero el plan es restablecerlos el próximo ejercicio con un pay out del 40%.

Ahora en Portada 

Comentarios