Jueves, 23.05.2019 - 09:49 h
Una labor de "alta diplomacia"

Moragas se fue de Moncloa tras cerrar el nombramiento de Guindos en Frankfurt

Una de las últimas gestiones que hizo el exjefe de gabinete de Rajoy fue negociar con otros gobiernos de la Eurozona el 'sí' al ministro de Economía.

La 'corte' de 250 asesores de Moragas busca salir de La Moncloa y sondea su desembarco en el Ibex
Jorge Moragas, antiguo jefe de gabinete de Rajoy.

Conseguir que Luis de Guindos sea el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) es fruto de una labor de "alta diplomacia" acometida por el Gobierno de Mariano Rajoy en los últimos meses. Tanto Moncloa, a través del gabinete del presidente, como el Ministerio de Asuntos Exteriores han desplegado una negociación de 'tú a tú' con sus colegas europeos de diferentes gobiernos de la zona euro para amarrar el nombramiento del ministro de Economía como número dos de Mario Draghi en Frankfurt. Cuando se confirmó este lunes la designación en el palacio presidencial cerraron la carpeta con el epílogo de 'misión cumplida'.

Moncloa lleva tiempo trabajando la 'vía Guindos'. Los trámites para conseguir los apoyos necesarios en el Eurogrupo se iniciaron con Jorge Moragas en La Moncloa, según explican fuentes cercanas al Gobierno. El gabinete de Rajoy se implicó para conseguir la designación del español y trabajó con los gabinetes de otros presidentes y jefes de Estado europeos para lograr su 'sí' en la votación de este lunes. Se presumió de la situación de la economía española, de los éxitos del Gobierno y se puso en valor el lugar que ha ocupado Guindos en el equipo económico del Ejecutivo que evitó el rescate soberano.

Los trabajos para colocar a Guindos comenzaron, incluso, antes de la elección de la presidencia del Eurogrupo, a la que España renunció. Partiendo de la premisa de que nuestro país estaba infrarrepresentado en las instituciones europeas, las principales pegas que encontró Moncloa en sus contactos fue que las tres grandes instituciones comunitarias ya están presididas por un representante del grupo popular: el Parlamento por Tajani, la Comisión por Juncker y el Consejo por Tusk. No era oportuno, por tanto, 'entregar' el Eurogrupo a otro representante del PP (de ahí que se eligiera al socialista Mario Centeno) y España optó por jugar todas sus cartas al BCE.

Mario Draghi y Luis de Guindos.
Mario Draghi y Luis de Guindos.

A partir de ese momento el equipo de Moragas, acompañado de Exteriores, fue avanzando en el acuerdo con Alemania (Weidman apunta a sucesor de Draghi el próximo año), Portugal... y Francia. Fuentes cercanas al Ejecutivo destacan la sintonía que ha existido entre los equipos de Rajoy y Macron para que los galos apoyaran a Guindos en su carrera por el BCE. A cambio España tiene previsto secundar algunas apuestas del presidente francés en temas de gobernanza europea, como las listas transnacionales que se discutirán esta misma semana entre los jefes de Estado y de Gobierno. 

Moragas, en definitiva, se fue de Moncloa camino de Nueva York con el nombramiento de Guindos encarrilado y ha sido su sucesor en Moncloa, José Luis Ayllón, quien ha terminado por concretarlo. Algunos hablan de esta labor de "alta diplomacia" como "el último servicio" del exjefe de gabinete del presidente del Gobierno.

Por qué desistió el irlandés Lane

Una de las sorpresas de este lunes saltó cuando el candidato Philip Lane, con mejor currículum como economista que Guindos, se retiró de la carrera por la vicepresidencia del BCE. ¿Por qué lo hizo? Fuentes cercanas al Ejecutivo afirman que existía "un pacto" entre los países de la zona euro para que el candidato que viera que no reunía los apoyos suficientes se retiraría voluntariamente. La misma versión la tienen en el Parlamento Europeo: "Al Eurogrupo no le gusta votar". Ahora, a Lane se le abre la posibilidad de convertirse en el próximo economista jefe del BCE, puesto que podría ya tener amarrado en estas negociaciones que Irlanda también ha desplegado a nivel comunitario.

Fuentes cercanas al grupo popular también aseguran que la candidatura de Lane podría haber sido promovida por el propio Draghi. O al menos amparada por el hecho de que su número dos fuera un economista y no un político. En el sector financiero se comenta que el puesto de economista jefe no es ningún castigo, ya que se trata del cargo por donde pasan todos los documentos que el BCE publica y de la persona que organiza la agenda del consejo. 

El nombramiento de Guindos abre una nueva vía de agua en la relación con el PSOE. No ha existido ningún tipo de consenso entre Rajoy y Sánchez de cara al puesto, de ahí que los socialistas se descolgaran con su negativa a apoyar al todavía ministro de Economía. El Gobierno español todavía tiene que pasar una última prueba (no vinculante) en Bruselas. Será el próximo lunes y martes cuando en la Comisión de Economía del Parlamento Europeo se debatirá la elección del español. Habrá voto al respecto, de ahí que el PP esté trabajando para evitar una nueva reprimenda por parte de los eurodiputados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios