Sábado, 23.03.2019 - 10:37 h
Política de retribución del banco

Santander mejora un 4,5% el dividendo y recuperará el pago en efectivo en 2019

Ana Botín defiende que la operación del Popular será “muy buena” para los accionistas del grupo, los clientes, todo el sistema bancario y la sociedad.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en la Junta de Accionistas
Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en la Junta de Accionistas

Como ya viene siendo tradicional, el Santander ha anunciado una mejora del dividendo. La presidenta del grupo, Ana Botín, se comprometió con los accionistas a aumentar un 4,5% el pago con cargo al beneficio de 2018 frente al repercutido en 2017 y retribuir al inversor íntegramente en efectivo al ejercicio siguiente. Una declaración que implicará recibir 23 céntimos con cargo al beneficio del presente ejercicio en comparación a los 22 céntimos previos.

La mejora del cupón se cuela recurrentemente en la Asamblea porque fue el compromiso adquirido por Botín cuando, tras acceder la presidencia del grupo en 2014, asumió la valiente decisión de ampliar capital en 7.000 millones de euros y limitar la retribución al accionista para disolver las dudas del mercado, que exigían mayor hucha de solvencia. En los años transcurridos, y alza tras alza, recupera la retribución previa a esa excepcional medida y el próximo ejercicio restablecerá  el reparto íntegro en efectivo, que había sustituido por abonos en scrip dividend o entrega de acciones -como el resto de bancos- diluyendo al inversor.

"La retribución a nuestros cuatro millones de accionistas, con la aprobación del dividendo complementario en esta junta ascenderá a 22 céntimos de euro por acción, 19 en efectivo", refirió. La decisión se traducirá en la distribución de casi 3.000 millones de euros solo en la parte asumida en metálico, cuantía que aumenta un 21% mientras disminuye el tramo compensable en acciones. 

Botín reivindicó que la remuneración del inversor fue en 2017 el 16,6%, "superior al 12% del sector de bancos en Europa" y en paralelo a un incremento del capital, ya en los últimos tres ejercicios, por volumen total de 17.500 millones (incluye la operación con el Popular).

Durante su intervención efectuó un repaso a la situación de la entidad subrayando su mejora en todos los mercados que le permite presentar una rentabilidad sobre recursos propios tangibles (Rote) próximo al 12%, y uno de los ratios de eficiencia mejores de la industria (del 47%), y, sobre todo, defendió la oportunidad abierta con la compra del Popular: “Les reafirmo -a los 9 meses de la adquisición- que será una muy buena operación para todos ustedes, para nuestros clientes, para el conjunto del sistema bancario español y europeo y para la sociedad en general”.

Botín defendió que la operación permitió "su vuelta a la normalidad operativa" tras la fuerte salida de depósitos -había perdido 20.000 millones en apenas seis meses y el Santander le inyectó 13.000 millones para llenar sus cañerías-, "sin afectar a la estabilidad del sistema financiero y sin ayudas públicas" permitiendo "la continuidad del servicio a clientes".

Ratifica la rentabilidad con Popular

"Es una excelente oportunidad para fortalecer la franquicia en pymes, comercios y autónomos. Recuperamos el liderazgo en España en todos los segmentos y nos convertimos en el primer banco privado en Portugal", admitió la banquera en una junta donde la transacción está en el foco de la junta y se presume que accionistas del Popular pidan explicaciones.

Botín confirmó que, nueve meses después de haber cerrado la transacción y conociendo ya de forma pormenorizada la entidad, el Santander espera lograr una rentabilidad sobre la inversión del 13-14% en el año 2020 y un impacto positivo de, al menos, el 2% del beneficio por acción a partir del próximo ejercicio.

El foco del grupo está en estrechar las relaciones con sus 133 millones de clientes en todo el mundo y buscar negocio en los diez países donde opera, cuyo censo de habitantes alcanza los 1.000 millones de personas. "Nuestra prioridad continúa siendo el crecimiento orgánico", subrayó, dejando al tiempo la puerta abierta a nuevas compras: "Tenemos la obligación de analizar también las oportunidades de crecimiento externo que surja en nuestros mercados y fortalezcan nuestro negocio y cumplan con nuestros criterios estratégicos y financieros". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios