Viernes, 23.02.2018 - 09:31 h
Funciona en Francia sin problemas

Podemos y nacionalistas apoyan la tasa sobre operaciones financieras del PSOE

Ciudadanos y el PP creen que hay que esperar a que haya una armonización fiscal europea para ello y critican el electoralismo socialista.

Fotografía de Pablo Iglesias, líder de Podemos
Fotografía de Pablo Iglesias, líder de Podemos / EFE

El PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, PDeCAT y PNV han manifestado su apoyo en el Congreso a la creación de un impuesto para las operaciones financieras, tal y como recoge una proposición no de ley llevada a la Cámara Baja por la formación socialista. La iniciativa, debatida en la Comisión de Hacienda y Función Pública, pide exigir y defender en la Unión Europea "la aplicación inmediata del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) y, en particular, en el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin)".

Hasta entonces, en la proposición no de ley se pide al Gobierno "remitir de manera urgente" un proyecto de ley con este impuesto, que deberá "gravar tanto la compraventa de acciones como otro tipo de operaciones financieras, singularmente aquellas realizadas con derivados".

Por otro lado, también exige "establecer una tributación efectiva sobre los beneficios reales obtenidos por las empresas multinacionales por su actividad económica", con el fin de evitar que estas sociedades "desvíen sus beneficios a otros países de menor presión fiscal" y así "acabar con el 'dumping' fiscal".

"Es tiempo de implementación"

Durante la defensa de su iniciativa, el portavoz de Presupuestos del PSOE, Javier Lasarte, ha recordado que países como Francia lo han puesto en marcha, creciendo su tipo efectivo del 0,1% al 0,3% "sin hundimiento de las bolsas", y ha criticado que reticencias de carácter técnico, como las de Ciudadanos, o a la espera de acuerdos comunitarios, "esconden", a su juicio, "una falta de compromiso".

De hecho, ha ironizado con la propuesta del PP de ponerlo en marcha una vez se consolide la unión fiscal europea. "Largo me lo fías", ha dicho, pidiendo que "no es momento de estudios, sino de implementación", reclamando su puesta en marcha cuando fuera posible.

Una postura respaldada por la portavoz fiscal de Unidos Podemos, Auxiliadora Honorato, que ha argumentado que permitiría reducir las transacciones de tipo más especulativo, mejorar la recaudación --en Francia se recaudaron cerca de 1.000 millones, ha dicho-- e impulsar su negociación en el ámbito comunitario.

Asimismo, Ferrán Bel, del PDeCAT, ha dicho que los efectos de distorsión por su aplicación no parecen preocupantes, e Idoia Sagastizabal, del PNV, ha manifestado la necesidad de que el sector financiero "internalice el coste social que han tenido algunos comportamientos especulativos".

Convertir a España en una isla

Por su parte, Toni Roldán, de Ciudadanos, ha tachado de "irresponsable" la propuesta, que podría "convertir a España en una isla", y ha instado al PSOE a "estudiar las propuestas que están encima de la misma y proponer unas más razonables".

Ana María Madrazo, del PP, ha ironizado que la propuesta "deja en evidencia al PSOE". "Se les ve demasiado el plumero, porque intentan pescar votos en el caladero de Podemos", ha dicho, ya que ha modificado su propuesta de pedir una negociación en el marco comunitario a "implementar unilateralmente en España".

Por ello, ha abogado a participar "activamente" en la negociación para implementar este tributo en el ámbito comunitario y avanzar en la futura unión fiscal, pero no aplicarlo en solitario, por lo que ha avanzado la abstención de su grupo.

Temas relacionados
Comentarios