Martes, 15.10.2019 - 14:15 h
El próximo martes

Rodrigo Rato vuelve al Congreso... para dar la cara por los errores de la crisis

La Comisión del Congreso rechaza someterle a un interrogatorio. Rato hablará primero y luego los grupos sin un careo pregunta-respuesta.

Rato denuncia un complot del juez, los peritos, fiscalía y el Frob
Rato pasará un tiempo de juzgado en juzgado durante 2018.

Será el primero de los ilustres que este año tendrá que dar explicaciones. Rodrigo Rato deberá dar la cara en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera (martes a las 09.30 horas), el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro. Solo una buena noticia para él. Dicha comisión ha renunciado a someterle a un interrogatorio para la cita del próximo martes y ha optado finalmente por un formato que incluye una intervención inicial de Rato y, a partir de ahí, un intercambio de intervenciones con los grupos, pero sin el careo pregunta-respuesta habitual en otras comisiones de investigación.

Este mismo formato se utilizará para los otros dos exministros de Economía que acudirán también la próxima semana a la comisión de la crisis, Pedro Solbes y Elena Salgado, citados los días 10 y 11, respectivamente. Serán solo algunos de los nombres que irán copando las portadas de los periódicos en un año de intensa 'batalla judicial'.

La excusa es que sería... muy larga

La presidenta de la comisión y diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha justificado la decisión alegando que cuando se utilizó el interrogatorio directo con el exsubgobernador del Banco de España Francisco Javier Aríztegui --única vez que se acordó el intercambio entre el compareciente y diputado--, la comparecencia duró más de tres horas y media, a pesar de que únicamente participaron cuatro grupos parlamentarios.

Además, considera que los temas de los que se hablan en la comisión no requieren del formato interrogatorio. "Las respuestas que se dan en esta comisión no son de un 'sí' o un 'no'. La materia nuestra es muy densa, son respuestas largas. Un minuto de pregunta pueden ser diez minutos de respuesta", asevera, recordando que el tiempo por grupo que se acordó en su momento para este formato descartado es de 15 minutos.

Oramas ha defendido el formato de los turnos de discursos,
pues cree permite "cierta flexibilidad y debate" y asegura que la decisión, adoptada por la comisión el pasado mes de diciembre, antes del parón navideño, fue consensuada por todos los grupos, al igual que el resto de decisiones adoptadas por la comisión, a excepción de las discrepancias manifestadas por Unidos Podemos sobre las comparecencias excluidas.

Sin embargo, desde Unidos Podemos han lamentado reiteradamente, incluso durante la celebración de las comparecencias, que el formato elegido de intervención no permitía un diálogo con el compareciente, que creen necesario para alcanzar una mayor concreción en sus respuestas.

De hecho, subrayan que el formato de interrogatorio elegido para Aríztegui, 'número dos' del exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, solo se eligió tras proponerlo el PP, petición que respaldaron porque así lo quieren para el resto de comparecientes. Además, el propio portavoz de la coalición en la comisión, Alberto Garzón, recordaba en diciembre que al inicio de los trabajos de la comisión ya se había acordado el formato interrogatorio para determinados comparecientes, entre los que se encontraba Rato.

El ex-vicepresidente tendrá un año intenso en los tribunales donde aún tiene pendientes los casos de Bankia y su salida a bolsa, después de que la Audiencia Nacional confirmara el pasado octubre su procesamiento por el caso Bankia, al entender que existen indicios de que como presidente del banco conocía "las presuntas falsedades" en las cuentas o los delitos fiscales de los que le acusa Hacienda desde el año 2009 hasta 2014.

Sin embargo, según el escrito de defensa de Rato, éste argumenta que en todo momento cumplió con las recomendaciones y directrices del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Explicaciones de la gestión de la burbuja inmobiliaria

Aunque el objeto principal de la comparecencia será la gestión de Rato  frente a la burbuja inmobiliaria durante los años en los que era vicepresidente del Gobierno con José María Aznar. No obstante, algunos grupos parlamentarios podrán sacar a relucir las consideraciones que hizo el presidente de la Asociación de Inspectores del Banco de España a su paso por esta comisión, cuando dijo que las provisiones de 6.913 millones de euros que reflejó el grupo Bankia en el folleto de la salida a Bolsa podían haber sido "pintadas" porque eran "imposibles" de conseguir en tres meses.

La mayoría de expertos que han pasado por el Congreso han coincidido en que el auge de la construcción originó la crisis financiera.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, también lo admitió durante su comparecencia al afirmar que gran parte del origen de la crisis provino del exceso inmobiliario y del aumento del crédito para la compra de viviendas. Linde y los exgobernadores Miguel Ángel Fernández Ordoñez y Jaime Caruana también reconocieron que en ese momento el Banco de España no tenía instrumentos legales para frenar la concentración de crédito inmobiliario.

Rato no estará solo: Solbes y Salgado deberán dar la cara

Sobre el boom inmobiliario darán cuenta precisamente los exministros de Economía Pedro Solbes (de 2004 a 2009) y Elena Salgado (2009 a 2011) los próximos miércoles y jueves, respectivamente.

Los diputados les preguntarán por la gestión política que realizaron antes y después del estallido de la crisis, así como por las medidas que pudo tomar el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero conjuntamente con el Banco de España.

La intensidad de estas sesiones parlamentarias se verá incrementada con las comparecencias de los presidentes y expresidentes de la CNMV, que también comparecerán para analizar la fusión de cajas o la salida a bolsa de Bankia.

El primero en intervenir será el expresidente de la CNMV Julio Segura (martes a las 16.30 horas) mientras que el miércoles lo hará la expresidenta Elvira Rodríguez y el jueves el actual presidente de la institución, Sebastián Albella.

Segura fue presidente de la CNMV de 2007 a 2012 con el gobierno socialista y llega al Congreso con la tranquilidad de que la Audiencia Nacional decidió en septiembre no procesarle por el caso Bankia.

Por su parte Elvira Rodríguez, que dirigió el organismo regulador desde 2012 a 2016, poco después de que España pidiera el rescate bancario, detallará previsiblemente cómo gestionó las medidas que reforzaron la legislación financiera a nivel internacional. Durante su mandato también se enfrentó a los escándalos relacionados con la comercialización de preferentes.

En otra línea, Albella acude por segunda vez al Congreso tras su nombramiento en noviembre de 2017 y seguramente explicará el papel del supervisor bursátil antes de la resolución del Banco Popular y su posterior venta al Banco Santander.

Asimismo, por la comisión de investigación también pasarán los exsecretarios de Economía José Manuel Campa (martes 18.30 horas) y Fernando Jiménez Latorre (miércoles 18.30 h) además del abogado del Caso Aziz, Dionisio Moreno, que consiguió que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tumbara la Ley de Ejecución Hipotecaria española por abusiva.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios